Lunes, 12 de marzo de 2007
VATICANO - Camino de oraci?n para la Cuaresma - La XIV estaci?n del V?a Crucis: Jes?s es puesto en el sepulcro

Ciudad del Vaticano (Agencia Fides) - Proponemos a la reflexi?n y a la meditaci?n, la XIV estaci?n del V?a Crucis seg?n el esquema usado el 25 de marzo de 2005, viernes Santo, en el rito celebrado en el Coliseo.

V /. Adoramus te, Christe, et benedicimus tibi.
R /. Quia per sanctam crucem tuam redemisti mundum.

Lectura del Evangelio seg?n San Mateo 27, 59-61
Jos?, tomando el cuerpo de Jes?s, lo envolvi? en una s?bana limpia, lo puso en el sepulcro nuevo que se hab?a excavado en una roca, rod? una piedra grande a la entrada del sepulcro y se march?. Mar?a Magdalena y la otra Mar?a se quedaron all? sentadas enfrente del sepulcro.

Meditaci?n

Jes?s, deshonrado y ultrajado, es puesto en un sepulcro nuevo con todos los honores. Nicodemo lleva una mezcla de mirra y ?loe de cien libras para difundir un fragante perfume. Ahora, en la entrega del Hijo, como ocurriera en la unci?n de Betania, se manifiesta una desmesura que nos recuerda el amor generoso de Dios, la ?sobreabundancia? de su amor. Dios se ofrece generosamente a s? mismo. Si la medida de Dios es la sobreabundancia, tambi?n para nosotros nada debe ser demasiado para Dios. Es lo que Jes?s nos ha ense?ado en el Serm?n de la monta?a (Mt 5, 20). Pero es necesario recordar tambi?n lo que san Pablo dice de Dios, el cual ?por nuestro medio difunde en todas partes el olor de su conocimiento. Pues nosotros somos [...] el buen olor de Cristo? (2 Co 2, 14-15). En la descomposici?n de las ideolog?as, nuestra fe deber?a ser una vez m?s el perfume que conduce a las sendas de la vida. En el momento de su sepultura, comienza a realizarse la palabra de Jes?s: ? Si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo; pero si muere, dar? mucho fruto? (Jn 12, 24). Jes?s es el grano de trigo que muere. Del grano de trigo enterrado comienza la gran multiplicaci?n del pan que dura hasta el fin de los tiempos: ?l es el pan de vida capaz de saciar sobreabundantemente a toda la humanidad y de darle el sustento vital: el Verbo de Dios, que es carne y tambi?n pan para nosotros, a trav?s de la cruz y la resurrecci?n. Sobre el sepulcro de Jes?s resplandece el misterio de la Eucarist?a.

Oraci?n

Se?or Jesucristo, al ser puesto en el sepulcro has hecho tuya la muerte del grano de trigo, te has hecho el grano de trigo que muere y produce fruto con el paso del tiempo hasta la eternidad. Desde el sepulcro iluminas para siempre la promesa del grano de trigo del que procede el verdadero man?, el pan de vida en el cual te ofreces a ti mismo. La Palabra eterna, a trav?s de la encarnaci?n y la muerte, se ha hecho Palabra cercana; te pones en nuestras manos y entras en nuestros corazones para que tu Palabra crezca en nosotros y produzca fruto. Te das a ti mismo a trav?s de la muerte del grano de trigo, para que tambi?n nosotros tengamos el valor de perder nuestra vida para encontrarla; a fin de que tambi?n nosotros confiemos en la promesa del grano de trigo. Ay?danos a amar cada vez m?s tu misterio eucar?stico y a venerarlo, a vivir verdaderamente de ti, Pan del cielo. Aux?lianos para que seamos tu perfume y hagamos visible la huella de tu vida en este mundo. Como el grano de trigo crece de la tierra como reto?o y espiga, tampoco t? pod?as permanecer en el sepulcro: el sepulcro est? vac?o porque ?l -el Padre- no te ?entreg? a la muerte, ni tu carne conoci? la corrupci?n? (Hch 2, 31; Sal 15, 10). No, t? no has conocido la corrupci?n. Has resucitado y has abierto el coraz?n de Dios a la carne transformada. Haz que podamos ale-grarnos de esta esperanza y llevarla gozosamente al mundo, para ser de este modo testigos de tu resurrecci?n.

Pater noster, qui es in c?lis:
sanctificetur nomen tuum;
adveniat regnum tuum;
fiat voluntas tua, sicut in c?lo, et in terra.
Panem nostrum cotidianum da nobis hodie;
et dimitte nobis debita nostra,
sicut et nos dimittimus debitoribus nostris;
et ne nos inducas in tentationem;
sed libera nos a malo.
Quando corpus morietur,
fac ut anim? donetur
paradisi goria. Amen.

Bendici?n

V/. Dominus vobiscum.
R/. Et cum spiritu tuo.
V/. Sit nomen Domini benedictum.
R/. Ex hoc nunc et usque in s?culum.
V/. Adiutorium nostrum in nomine Domini.
R/. Qui fecit c?lum et terram.
V/. Benedicat vos omnipotens Deus,
Pater, et Filius, et Spiritus Sanctus.
R/. Amen.
(J.M.) (Agencia Fides, 10/3/2007)
Publicado por verdenaranja @ 9:20  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios