Lunes, 12 de marzo de 2007
Comentario a las lecturas del lunes de la tercera semana de cuaresma, sacado del libro "Ens??ame tus caminos" de Guillermo Guti?rrez.


Lunes de la Tercera Semana de cuaresma


Primera. 2 Re 5,1-15a: Naam?n de Siria y Eliseo
Evangelio. Lc 4,24-30: Nadie es profeta en su tierra


I. Los de fuera y los de dentro. El caso de Naam?n curado en Israel podr?a actualizarse por la hipot?tica historia de un budista o un musul?m?n desahuciado, que peregrina a F?tima o Lourdes, arranca el milagro de una curaci?n y regresa a su patria curado y creyente, mientras miles de cristianos vuelven a casa con el consuelo de la resignaci?n. Jes?s cita el pasaje del sirio Naam?n en la sinagoga de su pueblo y quiere demostrar que tambi?n fuera del ?mbito nominalmente creyente pueden darse casos de fe y de una fe mayor. Los de fuera pueden tener una fe m?s activa que los de dentro. Porque la fe no es una denominaci?n exterior de pertenencia, ni consiste en la maquinaci?n labial de unos rezos rutinarios, todav?a frecuente en amplios sectores de religiosidad popular femenina. La fe es un movimiento del coraz?n a Dios. Naam?n no acepta te?ricamente el credo de Israel pero es curado por el Dios de Israel, previo un test de fe siete veces repetido en las aguas del Jord?n. La fe hace milagros y no hay milagros donde falta fe.

II. En Nazaret no hubo milagros. Vuelve Jes?s en olor de multitudes al pueblo que le vio crecer. Piensa que no puede privar a sus paisanos de lo que gratis y en abundancia concede a los dem?s. Entra en la sinago?ga, hace un comentario al texto prof?tico y concluye: ?hoy se cumple entre vosotros?. Quiere decir: ?Yo inauguro la ?poca mesi?nica de la que habla el texto de Isa?as que acab?is de escuchar?.
Hubo un primer momento de admiraci?n, la cosa pas? a decepci?n y termin? en violencia, en conato de linchamiento frustrado. Le reciben un poco resentidos porque no ha hecho en su pueblo los signos hechos en otras partes. Est?n deseosos de prodigios y les habla de la evangelizaci?n de los pobres. De la admiraci?n inicial saltan a la descalificaci?n decepcionada: ?Si le conoceremos bien nosotros!
A los enviados del Bautista respondi? Jes?s casi con las mismas palabras del texto de Isa?as le?do en Nazaret. Y a?adi?: ?Dichoso el que no se escandalice de m?? (Mt 11,6). Sus paisanos se escandalizaron y le des-preciaron por su origen humilde: ?No es ?ste el hijo de Jos??
No accede al deseo de sus compatriotas de convertirse en un Mes?as-utilitario o un Mes?as-espect?culo, no acepta el chantaje. La incredulidad y orgullo priva a sus paisanos de lo que no neg? a nadie con buena voluntad. El?as y Eliseo no obraron de distinta manera en tiempo de calamidades p?blicas (vv. 25-27).

III. Se abri? paso y se alejaba. El hombre ha sido creado a imagen de Dios. Es un principio de fe verdadera. Pero muchos seres humanos fabrican un dios a su propia imagen, d?cil a su voluntad y caprichos, a quien manejan con gusto. No es Dios el que crea y es obedecido sino a la inversa. La fe debe estar sometida a continuo proceso de revisi?n. El estancamiento en concepciones est?ticas, aprior?sticas, reacciona con descalificaci?n a quien viene a someter a revisi?n las creencias. Puede haber desprecio o conatos de linchamiento, como en el caso de Nazaret.
Jes?s se fue. No se dice que volviera otra vez a evangelizar en su pueblo. Se fue a anunciar la Buena Noticia a otras gentes mejor dispuestas. Nadie est? excluido a priori del mensaje de Dios. A nadie es l?cito monopolizar el Evangelio. Los de fuera pueden entrar. Los de dentro pueden ser arrojados fuera.Criterio es la disposici?n del coraz?n.
Publicado por verdenaranja @ 9:28  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios