Martes, 13 de marzo de 2007
13 Marzo (ACI).- El Papa Benedicto XVI confirm? el ?car?cter obligatorio para la tradici?n latina? del celibato sacerdotal, y lo present? como la ?conformaci?n con el estilo de vida del propio Cristo?, en la nueva Exhortaci?n Apost?lica Sacramentum Caritatis.

El Pont?fice reafirm? ?el sentido profundo del celibato sacerdotal considerado justamente como una riqueza inestimable y confirmado por la praxis oriental de elegir como obispos s?lo entre los que viven el celibato?.

Seg?n el Papa, ?esta opci?n del sacerdote es una expresi?n peculiar de la entrega que lo conforma con Cristo y de la entrega exclusiva de s? mismo por el Reino de Dios. El hecho de que Cristo mismo, sacerdote para siempre, viviera su misi?n hasta el sacrificio de la cruz en estado de virginidad es el punto de referencia seguro para entender el sentido de la tradici?n de la Iglesia latina a este respecto?.

No es solo funcional
El Santo Padre reiter? que ?no basta con comprender el celibato sacerdotal en t?rminos meramente funcionales? porque ?en realidad, representa una especial conformaci?n con el estilo de vida del propio Cristo. Dicha opci?n es ante todo esponsal; es una identificaci?n con el coraz?n de Cristo Esposo que da la vida por su Esposa?.

?Junto con la gran tradici?n eclesial, con el Concilio Vaticano II y con los Sumos Pont?fices predecesores m?os, reafirmo la belleza y la importancia de una vida sacerdotal vivida en el celibato, como signo que expresa la dedicaci?n total y exclusiva a Cristo, a la Iglesia y al Reino de Dios, y confirmo por tanto su car?cter obligatorio para la tradici?n latina. El celibato sacerdotal, vivido con madurez, alegr?a y dedici?n, es una grand?sima bendici?n para la Iglesia y para la sociedad misma?.

Escasez de clero
Seg?n el Papa, hay preocupaci?n por la escasez de sacerdotes en muchas di?cesis tanto ?en algunas zonas de primera evangelizaci?n? como ?en muchos pa?ses de larga tradici?n cristiana?.

Adem?s de ?una distribuci?n del clero m?s ecu?nime? y ?un trabajo de sensibilizaci?n capilar?, el Papa propuso iniciativas pastorales que favorezcan ?sobre todo en los j?venes, la apertura interior a la vocaci?n sacerdotal?.

Sin embargo, aclar? que ?esta situaci?n no se puede solucionar con simples medidas pragm?ticas. Se ha de evitar que los Obispos, movidos por comprensibles preocupaciones por la falta de clero, omitan un adecuado discernimiento vocacional y admitan a la formaci?n espec?fica, y a la ordenaci?n, candidatos sin los requisitos necesarios para el servicio sacerdotal?.

?Un clero no suficientemente formado, admitido a la ordenaci?n sin el debido discernimiento, dif?cilmente podr? ofrecer un testimonio adecuado para suscitar en otros el deseo de corresponder con generosidad a la llamada de Cristo. La pastoral vocacional, en realidad, tiene que implicar a toda la comunidad cristiana en todos sus ?mbitos. Obviamente, en este trabajo pastoral capilar se incluye tambi?n la acci?n de sensibilizaci?n de las familias, a menudo indiferentes si no contrarias incluso a la hip?tesis de la vocaci?n sacerdotal. Que se abran con generosidad al don de la vida y eduquen a los hijos a ser disponibles ante la voluntad de Dios. En s?ntesis, hace falta sobre todo tener la valent?a de proponer a los j?venes la radicalidad del seguimiento de Cristo, mostrando su atractivo?, indic?.

Asimismo, record? que ?es necesario tener mayor fe y esperanza en la iniciativa divina. Aunque en algunas regiones haya escasez de clero, nunca debe faltar la confianza de que Cristo sigue suscitando hombres que, dejando cualquier otra ocupaci?n, se dediquen totalmente a la celebraci?n de los sagrados misterios, a la predicaci?n del Evangelio y al ministerio pastoral?.
Comentarios