Mi?rcoles, 14 de marzo de 2007
Comentario a las lecturas del jueves de la tercera semana de Cauresma, sacado del el libro "Ens??ame tus caminos" de Guillermo Guti?rrez.

Jueves de la Tercera Semana


Primera. Jer 7,23-28: Obediencia mejor que sacrificios Evangelio. Lc 11,14-23: Jes?s acusado de magia


I. No vale el culto. Si Dios que es el centro, ocupa el centro de la vida, todo es orden y grandeza. Si a Dios se le desplaza a la periferia para que el hombre ocupe el centro, se crea desorden y una situaci?n de peligro. La sanci?n no suele venir de inmediato. Dios es paciente y de mucha misericordia, espera e invita al hombre desorientado a recapacitar y entrar en raz?n, siempre dispuesto a admitirle en la intimidad de su amistad. Muchas veces las palabras de Dios caen al desierto: el coraz?n se endurece y el hombre queda impenitente.
Dejarse impresionar por la voz de Dios, ablandar el coraz?n y crear un coraz?n nuevo, es una buena oraci?n de cuaresma.
?Al que se entrega de coraz?n y sin reservas a Dios, todo le saldr? derecho aunque parezca torcido? (John Chapman).

II. El pr?ncipe de los demonios. Algunas ex?gesis modernas explican los casos de posesi?n diab?lica del evangelio como simples casos de epilepsia o trastornos mentales. El demonio ser?a un fen?meno fant?stico y monstruoso de una mentalidad primitiva y acr?tica propensa a creer en la grotesca fauna de demiurgos ya extinguidos de la que el evangelio de-be ser purificado.

?Carec?a el Se?or tan radicalmente del conocimiento profundo del hombre como para caer v?ctima de un error tan craso y tan grave? Por otra parte, si se elimina la existencia del demonio se cae necesariamente en una concepci?n pesimista del hombre. ?Qu? se puede pensar de un coraz?n que ha puesto tanto mal sobre la tierra? Hambre, esclavitud, tortura, explotaci?n o corrupci?n... no son criaturas de Dios. Muchos millones de hombres buenos se emplean con ardor en desterrar del mundo todos esos males con resultados parciales. Este hecho obliga a pensar en el pecado y a creer en la existencia de un principio del mal tan universalizado que no puede explicarse suficientemente por la sola mal-dad de algunos hombres.

Pablo VI habl? inequ?vocamente de la existencia del demonio. Su afirmaci?n fue sometida a encuestas de resultados dudosos. Hay que advertir que cierto tipo de verdades no se demuestran ni refutan por mayor?a de votos, aparte de que quien emite un voto debe estar bien in-formado del objeto de su voto. ?Qu? informaci?n teol?gicamente exacta existe sobre el demonio? En esta materia muchos no tienen otra idea que la infantil de un ser grotesco con rabo y cuernos: ?Eso s? es perfecto primitivismo cultural! Son los mejor informados sobre la palabra revelada los que tienen que dar su opini?n. El que tan f?cilmente mata al diablo es porque en su universo espiritual ha matado ya a Dios.

III. Conmigo o contra m?. Jes?s afirma tener poder para someter los demonios y es distinto de ellos porque nadie puede actuar contra s? mismo. Hay pues un poder para el mal y otro poder de Dios. El mal tiene su reino; el bien tiene el suyo. Si Jes?s demuestra que act?a en nombre del bien y es superior al mal, dondequiera que el bien vence al mal, all? ha llegado el reino de Dios. Es necesario optar por ?l o contra ?l. Quien act?a seg?n los dict?menes de la conciencia ya le acepta en la medida en que se la ha revelado. Quien le conoce y confiesa tiene en ?l un defensor ante el padre (Mt 10,32). Quien conoci?ndole no le confiesa ya est? juzgado (Jn 3,18). Conocerle y no confesarle es negarle. No es lo mismo un buen humanista que un buen cristiano.
Publicado por verdenaranja @ 22:24  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios