Jueves, 15 de marzo de 2007
14 Marzo (ACI).- Ante m?s de 25 mil personas, el Papa Benedicto XVI pronunci? su habitual catequesis en la Audiencia General de los mi?rcoles en la Plaza de San Pedro, en la que destac? que la unidad de la Iglesia debe reflejar la unidad de Dios.

Al continuar la serie de catequesis sobre los padres apost?licos, el Santo Padre destac? la figura del santo Obispo de Antioqu?a entre los a?os 70 y 107, ciudad en donde por primera vez ?los disc?pulos recibieron el nombre de cristianos".

El Papa explic? que ?Ignacio es llamado ?doctor de la unidad?? y ?en definitiva su ?realismo? invita a los fieles de ayer y hoy a realizar una s?ntesis progresiva entre configuraci?n con Cristo? y ?compromiso con su Iglesia (unidad con el obispo y apertura al mundo)? as? como ?entre comuni?n de la Iglesia en su interior y misi?n que es la proclamaci?n del Evangelio a los dem?s".

"Ning?n padre de la Iglesia ha expresado con la intensidad de Ignacio el anhelo de uni?n con Cristo y a la vida en El", dijo el Papa y explic? que en San Ignacio confluyen "dos corrientes espirituales: la de Pablo, que tiende a la uni?n con Cristo y la de Juan, concentrada en la vida en ?l. A su vez estas dos corrientes se unen en la imitaci?n de Cristo".

"La irresistible tensi?n de Ignacio hacia la uni?n con Cristo funda una verdadera y propia m?stica de la unidad", prosigui? Benedicto XVI, y record? que en las siete cartas que el obispo antioque?o escribi? durante su viaje hacia Roma, repite a menudo que "Dios existiendo en tres personas es Uno en absoluta unidad" y dice a los cristianos que "la unidad que tienen que realizar en esta tierra no es m?s que una imitaci?n, lo m?s conforme posible al arquetipo divino".

Seguidamente, el Pont?fice coment? que en el santo se advierte ?una dial?ctica constante y fecunda entre dos aspectos caracter?sticos de la vida cristiana: por una parte la estructura jer?rquica de la comunidad eclesial, y por otra la unidad fundamental que liga entre s? a todos los fieles en Cristo. Por lo tanto, los roles no se pueden contraponer. Al contrario, la insistencia de la comuni?n de los creyentes entre ellos mismos y sus pastores, se refuerza? con analog?as tomadas de la m?sica, como "la c?tara, las cuerdas? o la sinfon?a.

"Es evidente la responsabilidad peculiar de los obispos, de los presb?teros y los di?conos en la edificaci?n de la comunidad. Para ellos es v?lido ante todo el llamamiento al amor y la unidad", a?adi? el Santo Padre.
Comentarios