Jueves, 22 de marzo de 2007


VATICANO - "El cristiano est? llamado a movilizarse para hacer frente a los m?ltiples ataques a los que est? expuesto el derecho a la vida": declaraci?n final de la XIII Asamblea General de la Pontificia Academia por la Vida

Ciudad del Vaticano (Agencia Fides) - En los d?as 23 y 24 de febrero pasado, la Pontificia Academia por la Vida, con ocasi?n de su XIII Asamblea General, ha tenido el Congreso internacional sobre el tema: "La conciencia cristiana en apoyo del derecho a la vida", d?nde se ha discutido sobre la objeci?n de conciencia y la continua formaci?n y profundizaci?n de la conciencia.
Como es usual, en la conclusi?n de los trabajos, la Pontificia Academia por la Vida ha publicado las consideraciones que surgieron del debate.
"En lo m?s profundo de su conciencia descubre el hombre la existencia de una ley que ?l no se dicta a s? mismo, pero a la cual debe obedecer, y cuya voz resuena, cuando es necesario, en los o?dos de su coraz?n, advirti?ndole que debe amar y practicar el bien y que debe evitar el mal". Este el primer punto fuertemente sustentado por los congresistas que, haciendo referencia a la Constituci?n Pastoral Gaudium et Spes (16), han recordado que "el hombre tiene una ley escrita por Dios en su coraz?n, en cuya obediencia consiste la dignidad humana y por la cual ser? juzgado personalmente?.
"Para que el hombre pueda llegar a actuar siempre seg?n los juicios de su conciencia moral para realizar el bien en la verdad, es necesario que ?l realice todos los esfuerzos para una formaci?n continua, nutri?ndola con aquellos valores que corresponden a la dignidad de la persona humana, de la justicia y el bien com?n", se cita en el documento conclusivo.
"Adem?s, no se pueden callar las numerosas dificultades que la conciencia cristiana de los creyentes encuentra hoy en sus juicios y en su recorrido formativo, a causa del contexto cultural en que se encuentra sumergida la vida de los creyentes, o de las normas jur?dicas vigentes que han abierto y est?n abriendo la brecha ruinosa de las despenalizaciones: se prev?n excepciones al derecho individual a la vida, se est?n legitimando cada vez m?s numerosos atentados contra la vida humana, terminando de hecho por desconocer que la vida es el fundamento de cualquier otro derecho de la persona, y que el respeto debido a la dignidad de todo ser humano es el fundamento de la libertad y la responsabilidad. A este prop?sito, Benedicto XVI ha recordado que 'el cristiano est? llamado a movilizarse para hacer frente a los m?ltiples ataques a que est? expuesto el derecho a la vida"' (Benedicto XVI, ibid).
En el documento se evidencia como, "en particular para las profesiones sanitarias, es dif?cil el ejercicio del derecho a la objeci?n de conciencia, puesto que este derecho generalmente s?lo es reconocido a las personas individuales, y no a las estructuras hospitalarias o asociaciones."
Por ?ltimo, se desea "una legislaci?n que complete el art?culo 18 de la Declaraci?n Universal de los Derechos Humanos, proclamado por las Naciones Unidas en 1948, para garantizar el derecho a la objeci?n de conciencia y defender este derecho contra toda discriminaci?n en los campos del trabajo, de la educaci?n y de la atribuci?n de los beneficios por parte de los gobiernos." (AP) (17/3/2007 Agencia Fides; L?neas: 39 Palabras: 547)

Links:
El texto completo de la declaraci?n final
http://www.evangelizatio.org/portale/adgentes/2007/pav_170307.html
Comentarios