S?bado, 07 de abril de 2007
06 Abril (ACI).- Al presidir el Via Crucis realizado en el Coliseo esta noche en Roma, el Papa Benedicto XVI record? que el Dios cristiano ?tiene un coraz?n de carne? para amarnos y perdonarnos.

La cruz del Via Crucis fue cargada sucesivamente y de manera emblem?tica primero por el Papa Benedicto XVI, y luego por representantes de diversas partes del mundo y de distintos ministerios y vocaciones en la Iglesia: El Cardenal Camillo Ruini, una joven de la di?cesis de Brazzaville (Rep?blica del Congo), una familia de la Di?cesis de Roma (Italia), un joven de la di?cesis de Talca (Chile), una joven de la Di?cesis de Incheon (Corea), otra joven china, dos frailes franciscanos de la Custodia de Tierra Santa y una joven de la Arquidi?cesis de Luanda (Angola).

?Siguiendo a Jes?s en el camino de su pasi?n ?dijo el Pont?fice- vemos no s?lo la pasi?n de Jes?s sino tambi?n la de todos los sufrientes del mundo?.

?Esta es la profunda intenci?n de la oraci?n del Via Crucis: abrir nuestros corazones y ayudarnos a ver con el coraz?n?; agreg? al Santo Padre, al explicar que ?los padres de la Iglesia consideraban como el m?s grande pecado del mundo pagano la insensibilidad y la dureza de coraz?n. Por ello amaban al Profeta Ezequiel, que dec?a: ?Os arrancar? el coraz?n de piedra y os dar? un coraz?n de carne??.

Benedicto XVI a?adi? que ?Convertirse a Cristo quer?a decir recibir un coraz?n de carne, sensible a la pasi?n y el sufrimiento de los otros. Nuestro Dios no es un Dios lejano, intocable en su beatitud, sino que tiene un coraz?n?.

?M?s a?n, tiene un coraz?n de carne, se ha hecho carne precisamente para poder sufrir con nosotros y estar con nosotros en nuestros sufrimientos?, agreg?.

?Se ha hecho hombre para darnos un coraz?n de carne y despertar en nosotros el amor por los sufrientes y necesitados. Oremos por todos los sufrientes del mundo, para que Dios nos de realmente un coraz?n de carne, nos haga mensajeros no s?lo con las palabras sino con toda nuestra vida?, concluy? el Santo Padre.
Comentarios