Domingo, 08 de abril de 2007
08 de Abril (ACI).- Ante miles de feligreses reunidos en la Plaza de San Pedro tras la Misa de Pascua, el Papa Benedicto XVI ofreci? este mediod?a desde el balc?n principal de la Bas?lica Vaticana el tradicional y emotivo mensaje y bendici?n Urbi et Orbi en el que exhort? a los cristianos a dar a la humanidad un testimonio renovado de la resurrecci?n de Cristo.

??Cristo ha resucitado! ?Paz a vosotros! Se celebra hoy el gran misterio, fundamento de la fe y de la esperanza cristiana: Jes?s de Nazaret, el Crucificado, ha resucitado de entre los muertos al tercer d?a, seg?n las Escrituras. ??Por qu? busc?is entre los muertos al que vive? No est? aqu?, ha resucitado!??, dijo el Santo Padre al inicio de su mensaje transmitido al menos por 108 cadenas de televisi?n en 67 pa?ses del mundo.

Citando la experiencia del ap?stol Tom?s, el Pont?fice exhort? a renovar la profesi?n de fe que ?ste hiciera ante Jes?s resucitado y destac? que "la humanidad actual espera de los cristianos un testimonio renovado de la resurrecci?n de Cristo; necesita encontrarlo y poder conocerlo como verdadero Dios y verdadero Hombre?.

?Si en este Ap?stol ?continu?- podemos encontrar las dudas y las incertidumbres de muchos cristianos de hoy, los miedos y las desilusiones de innumerables contempor?neos nuestros, con ?l podemos redescubrir tambi?n con renovada convicci?n la fe en Cristo muerto y resucitado por nosotros. Esta fe, transmitida a lo largo de los siglos por los sucesores de los Ap?stoles, contin?a, porque el Se?or resucitado ya no muere m?s. ?l vive en la Iglesia y la gu?a firmemente hacia el cumplimiento de su designio eterno de salvaci?n?.

Al referirse a la experiencia personal de la incredulidad reconoci? que cada uno puede ?ser tentado por la incredulidad de Tom?s. ?El dolor, el mal, las injusticias, la muerte, especialmente cuando afectan a los inocentes - por ejemplo, los ni?os v?ctimas de la guerra y del terrorismo, de las enfermedades y del hambre-, ?no someten quiz?s nuestra fe a dura prueba??.

?No obstante, -agreg?- justo en estos casos, la incredulidad de Tom?s nos resulta parad?jicamente ?til y preciosa, porque nos ayuda a purificar toda concepci?n falsa de Dios y nos lleva a descubrir su rostro aut?ntico: el rostro de un Dios que, en Cristo, ha cargado con las llagas de la humanidad herida. Tom?s ha recibido del Se?or y, a su vez, ha transmitido a la Iglesia el don de una fe probada por la pasi?n y muerte de Jes?s, y confirmada por el encuentro con ?l resucitado?.

??Hermanos y hermanas en la fe, que me escuch?is desde todas partes de la tierra! Cristo resucitado est? vivo entre nosotros, ?l es la esperanza de un futuro mejor. Mientras decimos con Tom?s: ??Se?or m?o y Dios m?o!?, resuena en nuestro coraz?n la palabra dulce pero comprometedora del Se?or: ?El que quiera servirme, que me siga, y donde est? yo, all? tambi?n estar? mi servidor; a quien me sirva, el Padre lo premiar?.

Benedicto XVI concluy? afirmando que "tambi?n nosotros, unidos a ?l, dispuestos a dar la vida por nuestros hermanos, nos convertimos en ap?stoles de paz, mensajeros de una alegr?a que no teme el dolor, la alegr?a de la Resurrecci?n. Que Mar?a, Madre de Cristo resucitado, nos obtenga este don pascual. ?Feliz Pascua a todos!?.

Saludo pascual en 62 lenguas

Al t?rmino de su mensaje pascual y antes de impartir la Bendici?n a los fieles presentes en el recinto vaticano y a cuantos lo escuchaban a trav?s de la radio y la televisi?n, el Papa pronunci? los saludos de Pascua a los pueblos y naciones en 62 lenguas.

?Os deseo a todos una buena y feliz fiesta de Pascua, con la paz y la alegr?a, la esperanza y el amor de Jesucristo Resucitado!?, dijo el Santo Padre en lengua espa?ola tras haber enviado su saludo en italiano, franc?s, ingl?s y alem?n.

Posteriormente, Benedicto XVI salud?, entre otros idiomas, en portugu?s, holand?s, luxemburgu?s, griego, alban?s, rumano, h?ngaro, polaco, checo, ruso, mongol, irland?s, turco, ?rabe, hebreo, arameo, armenio, suahili, kirundi e kinyaruanda, hindi, tamil, chino, japon?s, coreano, vietnamita, filipino, esperanto y lat?n.
Comentarios