Lunes, 16 de abril de 2007
ZENIT publica la intervenci?n de Benedicto XVI del segundo domingo de Pascua, Domingo de la Misericordia, 15 de Abril de 2007, antes del rezo del Regina Caeli junto a los peregrinos en la Plaza de San Pedro, en el Vaticano.

?Queridos hermanos y hermanas!

A todos vosotros os renuevo el deseo de una feliz Pascua en el domingo que concluye la Octava y es tradicionalmente llamado ?in Albis?. Por voluntad de mi venerado Predecesor el Siervo de Dios Juan Pablo II, que muri? precisamente despu?s de las primeras V?speras de la Festividad, este domingo est? dedicado tambi?n a la Divina Misericordia. En tan especial fiesta, he celebrado esta ma?ana, en la Plaza de San Pedro, una Santa Misa acompa?ado de cardenales, obispos y sacerdotes, de fieles de Roma y de muchos peregrinos que han querido estrecharse con el Papa la v?spera de sus 80 a?os. A todos renuevo desde lo profundo del coraz?n mi agradecimiento m?s sincero, que extiendo a toda la Iglesia, la cual, como una verdadera familia, especialmente en estos d?as, me rodea de su afecto.

Este domingo ?como dec?a- concluye la semana, o m?s propiamente, la ?Octava? de Pascua, que la liturgia considera como un ?nico d?a: ?el d?a que ha hecho el Se?or? (Sal117, 24). No es un tiempo cronol?gico, sino espiritual, que Dios ha abierto en el entramado de los d?as cuando resucit? a Cristo de entre los muertos. El Esp?ritu Creador, infundiendo la vida nueva y eterna en el cuerpo sepultado de Jes?s de Nazaret, llev? a cumplimiento la obra de la creaci?n dando origen a una ?primicia?: primicia de una humanidad nueva que al mismo tiempo es primicia de un mundo nuevo y de una nueva era. Esta renovaci?n del mundo se puede resumir en una palabra: la misma que Jes?s resucitado pronunci? como saludo y m?s a?n como anuncio de su victoria a los disc?pulos: ??Paz a vosotros!? (Lc 24,36; Jn 20,19.21.26). La Paz es el don que Cristo ha dejado a sus amigos (Jn 14,27) como bendici?n destinada a todos los hombres y a todos los pueblos. No la paz seg?n la mentalidad del ?mundo?, como equilibrio de fuerzas, sino una realidad nueva, fruto del Amor de Dios, de su Misericordia. Es la paz que Jesucristo ha ganado al precio de su Sangre y que comunica a cuantos conf?an en ?l. ?Jes?s, conf?o en ti?: en estas palabras se resume la fe del cristiano, que es fe en la omnipotencia del Amor misericordioso de Dios.

Queridos hermanos y hermanas: mientras os agradezco nuevamente vuestra cercan?a espiritual con ocasi?n de mi cumplea?os y del aniversario de mi elecci?n como sucesor de Pedro, os conf?o a todos a Mar?a Mater Misericordiae, Madre de Jes?s, quien es la encarnaci?n de la Divina Misericordia. Con su ayuda dej?monos renovar por el Esp?ritu para cooperar en la obra de paz que Dios est? cumpliendo en el mundo y que no hace ruido, pero se realiza en los innumerables gestos de caridad de todos sus hijos.

[Despu?s del Regina Caeli, el Papa salud? a los peregrinos en varios idiomas. En espa?ol dijo:]

Saludo con afecto a los peregrinos de lengua espa?ola. En particular a los alumnos del Instituto de Fuensalida, Toledo. En este domingo dedicado a la Divina Misericordia acudamos a la Virgen Mar?a, Madre del Amor misericordioso, para que encontremos en Cristo resucitado la fuente de la vida nueva. Al mismo tiempo, aprovecho para agradeceros de coraz?n vuestra felicitaci?n y vuestras oraciones por mi cumplea?os. ?Que Dios os bendiga!

[En polaco:]

Saludo cordialmente a todos los compatriotas del Papa Juan Pablo II. Hace cinco a?os, en Cracovia, ?l confi? el mundo entero a la Divina Misericordia, de la cual la humanidad tiene tanta necesidad cada d?a. Pidamos que este don de Dios se conceda sobre todo en aquellas naciones donde domina la vejaci?n, el odio y la tragedia de la guerra. Que el Divino Amor derrote el pecado y que el bien venza el mal. Debemos ser testigos de la misericordia. Os deseo a todos vosotros la verdadera alegr?a pascual.

[En italiano:]

Saludo, finalmente, a los peregrinos de lengua italiana, en especial a los fieles que, con ocasi?n del Domingo de la Divina Misericordia, se han dado cita en la iglesia de Santo Spirito in Sassia y han venido aqu? para la oraci?n del Regina Caeli. Aliento la obra de tal Centro de espiritualidad e invoco sobre ?l la celeste protecci?n de Santa Faustina Kowalska y del Siervo de Dios Juan Pablo II [...].

[Traducci?n del original pluriling?e realizada por Zenit ]
Publicado por verdenaranja @ 0:39  | Habla el Papa
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios