Lunes, 16 de abril de 2007
Al igual que hiciera el pasado a?o, el obispo de Tenerife Don Bernardo ?lvarez Afonso se dirige a los sacerdotes en una carta pascual.

San Crist?bal de La Laguna a, 10 de abril de 2007


A MIS HIJOS, HERMANOS Y AMIGOS SACERDOTES.


?Feliz Pascua! ?En Su Resurrecci?n hemos resucitados todos!

Les saludo a todos con la alegr?a que nos da la certeza de que Cristo, resucitado de entre los muertos, vive y camina con nosotros. Reci?n renovadas nuestras promesas sacerdotales y bautismales, seguimos adelante confiados en que el poder de Su Resurrecci?n nos capacita para llevar a feliz t?rmino nuestra vocaci?n cristiana y sacerdotal.

Sin duda, el retorno anual de las Fiestas de Pascua es un regalo de Dios que contin?a fi?ndose de nosotros y nos ofrece ?por la celebraci?n de tos misterios que nos dieron nueva vida? una oportunidad extraordinaria para retornar con nuevos br?os nuestra vida y ministerio. Por tanto, como San Pablo, olvidando lo que queda atr?s, lanc?monos hacia lo que est? por delante y corramos hacia la meta a la que Dios nos llama en Cristo Jes?s. Quien nos ha llamado es fiel y ?l es quien lo realizar?.

Como les dec?a en la Misa Crismal, ya Dios ha puesto su parte y no se vuelve atr?s. Tanto el bautismo como la ordenaci?n son irreversibles. A nosotros nos toca dejarle actuar en nuestra vida con esa energ?a que El tiene para somet?rselo todo. Ahora bien, sabemos que la acci?n de Dios en nosotros no funciona como un ?electrochok?, sino que es una oferta de gracia a nuestra libertad. S?lo nuestra respuesta obediente puede hacer operativo y fecundo el don recibido.

Es el Se?or quien obra todo en todos, pero nosotros hemos de corresponder con alma, coraz?n y vida para el don de Dios no se frustre, sino que alcancemos aquel fin para el que nos llam? el Se?or: "os he elegido para que deis fruto y vuestro fruto dure". Recordaba en la homil?a las recomendaciones de Pablo a su disc?pulo Timoteo y les invitaba a tenerlas presentes en todo momento:

?Te recomiendo que reavives el carisma de Dios que est? en ti por la imposici?n de mis manos. Porque no nos dio el Se?or a nosotros un esp?ritu de timidez, sino de fortaleza de caridad v de templanza>; (2 Tim. 1.6-71)

Pablo hace esta exhortaci?n porque el carisma sacerdotal puede oscurecerse, dormirse, perder su luminosidad, no ser percibido en toda su fuerza y, en consecuencia, ser ineficaz para nosotros y para los dem?s. Pero, aunque ya no lo sintamos, aunque tengamos la sensaci?n de haber perdido el carisma de la vocaci?n, en realidad no ha desaparecido y se puede reavivar como se reanima el fuego bajo las cenizas. Para eso el ap?stol nos recomienda:

?Procura, ser para los creyentes modelo en la palabra, en el comportamiento, en la caridad, en la fe, en la pureza. Ded?cate a la lectura, a la exhortaci?n, a la ense?anza. No descuides el carisma que hay en ti, que se te comunic? por intervenci?n prof?tica mediante la imposici?n de las manos del colegio de presb?teros Oc?pate en estas cosas; vive entregado a ellas para que tu aprovechamiento sea manifiesto a todos. Vela por ti mismo y por la ense?anza? (1 Tim. 4,12-16).

Aprovecho esta oportunidad para adjuntarles un sencillo ?vadem?cum para los pastores? que hace unos d?as lleg? a mis manos. Lo compuso el a?o pasado el Cardenal Medina Est?vez ?el que tuvo el honor de anunciar al mundo entero ?Habemus Papam? cuando fue elegido S.S. Benedicto XVI--. En su sobriedad, me parece un texto lleno de sabidur?a y con magn?ficos consejos pr?cticos para nuestro ?ser y hacer? como pastores del pueblo de Dios. Incluso puede servirnos para hacer nuestro examen de vida. Ley recomiendo tenerlo a mano y repasarlo con frecuencia.

Finalmente, a quienes no han hecho Ejercicios Espirituales este curso, les recuerdo la obligaci?n jur?dica y moral que tienen los cl?rigos de hacer el ?retiro anual?, y que la ?ltima semana de abril (22 a la cena, hasta el 27 al atardecer) tendr? lugar una tanda de ejercicios para sacerdotes en la Casa de Ejercicios de Santa Cruz, dirigida por el P. Francisco Cerro, director del Centro de Espiritualidad de Valladolid. Como San Pablo a los presb?teros de Efeso les digo: ?Tened cuidado de vosotros?.

Les reitero mi afecto y preocupaci?n por cada uno de ustedes, especialmente por aquellos que pasan por dificultades y tributaciones en un sentido u otro. Todos los d?as les tengo presentes en mi oraci?n. Les ruego tambi?n lo hagan ustedes conmigo.
?La paz con vosotros?. Con el deseo de que el saludo de Cristo Resucitado nos alcance a cada uno y nos llenemos de alegr?a al ver al Se?or, les bendice de coraz?n, ?todo de todos?,

Bernardo ?lvarez Afonso
Obispo de Tenerife


Comentarios