Domingo, 22 de abril de 2007
ZENIT publica el comentario del padre Raniero Cantalamessa, ofmcap., predicador de la Casa Pontificia, a la liturgia del domingo, III de Pascua, 20 de Abril de 2007.

?Me amas?


III Domingo de Pascua
Hechos 5, 27b-32.40b-41;
Apocalipsis 5, 11-14; Juan 21,1-19



Leyendo el Evangelio de Juan se entiende que originariamente terminaba con el cap?tulo 20. Si fue a?adido este nuevo cap?tulo 21 es porque el propio evangelista o alguno de sus disc?pulos sintieron la necesidad de insistir una vez m?s en la realidad de la resurrecci?n de Cristo. ?sta es, de hecho, la ense?anza que se deduce del pasaje evang?lico: que la resurrecci?n de Jes?s no es s?lo un modo de hablar, sino que ha resucitado, en su verdadero cuerpo. ?Nosotros hemos comido y bebido con ?l despu?s de su resurrecci?n de los muertos?, dir? Pedro en los Hechos de los Ap?stoles, refiri?ndose probablemente precisamente a este episodio (Hechos 10, 41).

A la escena de Jes?s que come con los ap?stoles el pez puesto en las brasas, le sigue el di?logo entre Jes?s y Pedro. Tres preguntas: ??T? me amas??; tres respuestas: ?T? sabes que te amo?; tres conclusiones: ??Apacienta mis ovejas!?. Con estas palabras Jes?s confiere de hecho a Pedro -y seg?n la interpretaci?n cat?lica, a sus sucesores- la tarea de supremo y universal pastor de la grey de Cristo. Le confiere ese primado que le hab?a prometido cuando dijo: ?T? eres Pedro, y sobre esta piedra edificar? mi Iglesia. A ti te dar? las llaves del Reino de los Cielos? (Mateo 16, 18-19).

Lo que m?s conmueve de esta p?gina del Evangelio es que Jes?s permanece fiel a la promesa realizada a Pedro, a pesar de que Pedro hab?a sido infiel a la promesa hecha a Jes?s de no traicionarle jam?s, a?n a costa de la vida (Mateo 26, 35). (La triple pregunta de Jes?s se explica con el deseo de dar a Pedro la posibilidad de suprimir su triple negaci?n durante la Pasi?n). Dios da siempre a los hombres una segunda posibilidad; frecuentemente una tercera, una cuarta e infinitas posibilidades. No expulsa a las personas de su libro al primer error. ?Qu? ocurre entretanto? La confianza y el perd?n del Maestro han hecho de Pedro una persona nueva, fuerte, fiel hasta la muerte. ?l ha apacentado la grey de Cristo en los dif?ciles momentos de sus comienzos, cuando era necesario salir de Galilea y lanzarse a los caminos del mundo. Pedro ser? capaz de mantener, por fin, su promesa de dar la vida por Cristo. Si aprendi?ramos la lecci?n contenida en la forma de obrar de Cristo con Pedro, dando confianza a alguien despu?s de que se ha equivocado una vez, ?cu?ntas personas menos, fracasadas y marginadas, habr?a en el mundo!

El di?logo entre Jes?s y Pedro hay que trasladarlo a la vida de cada uno de nosotros. San Agust?n, comentando este pasaje evang?lico, dice: ?Interrogando a Pedro, Jes?s interrogaba tambi?n a cada uno de nosotros?. La pregunta: ??Me amas?? se dirige a cada disc?pulo. El cristianismo no es un conjunto de doctrinas y de pr?cticas; es algo mucho m?s ?ntimo y profundo. Es una relaci?n de amistad con la persona de Jesucristo. Muchas veces, durante su vida terrena, hab?a preguntado a las personas: ??Crees??, pero nunca: ??Me amas??. Lo hace s?lo ahora, despu?s de que, en su pasi?n y muerte, dio la prueba de cu?nto nos ha amado ?l.

Jes?s hace que el amor por ?l consista en servir a los dem?s: ??Me amas? Apacienta mis ovejas?. No quiere ser ?l el que reciba los frutos de este amor, sino quiere que sean sus ovejas. ?l es el destinatario del amor de Pedro, pero no el beneficiario. Es como si le dijera: ?Considero hecho a m? lo que har?s por mi reba?o?. Tambi?n nuestro amor por Cristo no debe quedarse en un hecho intimista y sentimental, sino que debe expresarse en el servicio de los dem?s, en hacer el bien al pr?jimo. La Madre Teresa de Calcuta sol?a decir: ?El fruto de amor es el servicio, y el fruto del servicio es la paz?.

[Traducci?n del original italiano realizada por Zenit]



Publicado por verdenaranja @ 1:49  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios