Martes, 24 de abril de 2007
Con motivo de la Jornada de las Vocaciones Nativas, la revista ILLUMINARE, n?mero 370, Abril 2007, nos ofrece una posible vigilia de oraci?n.


PRESENTACI?N

La Jornada de "Vocaciones Nativas" coincide con la Jornada Mundial de Oraci?n por las Vocaciones, en el IV Domingo de Pascua, fiesta del Buen Pastor.

La oraci?n comienza en silencio. Para ello, el lugar donde se va a orar ha de estar ambientado de tal manera que facilite este clima de oraci?n: signos, poca luz y, si se quiere. m?sica orante (tipo "Momentos de paz"). Pueden destacar:

? Un mapamundi o un globo terr?queo que invite a la universalidad, a la dimensi?n misionera y cat?lica de la Iglesia.

? Un icono o imagen de la Virgen con flores, como signo de que Ella oraba con la primitiva comunidad cristiana en la espera del Esp?ritu.

▪ Flores variadas, ya que estamos en primavera. La diversidad de colores, olores, tama?os y formas es signo de la variedad de vocaciones presentes en la Iglesia.
▪ La primavera puede evocar el incremento vocacional en las Iglesias j?venes.

MONICI?N

Nos hemos congregado como los primeros disc?pulos junto a Mar?a, la Madre del Se?or, para orar. para pedir que la pr?xima venida del Esp?ritu Santo fecunde su Iglesia con nuevas vocaciones consagradas, especialmente en los territorios de misi?n. Todos los bautiza-dos est?n llamados a construir la Iglesia con sus dones, carismas, ministerios y servicios. Todo debe favorecer el bien com?n, todos "al servicio de la comunidad".

Sin embargo, algunos son llamados a un servicio estable y permanente: son los religiosos, las religiosas, los sacerdotes y los laicos consagrados.

Es necesario pedir con fe al "due?o de la mies" que siga suscitando personas consagradas "al servicio de la comunidad", especialmente en los lugares donde la Iglesia est? empezando su implantaci?n. Nuestra oraci?n se apoya en la certeza de que el Se?or escucha la oraci?n comunitaria de los que se re?nen en su nombre con confianza.

A la vez, la s?plica se extiende tambi?n por los que tienen m?s medios, para que colaboren generosamente con sus bienes a favor de los que se preparan en los seminarios y casas de formaci?n. Ellos dependen tambi?n de estas ayudas econ?micas.

Canto de entrada

Cada comunidad o grupo elige el que considere oportuno. Todos permanecen en pie durante el canto y el primer momento celebrativo.

PRIMER MOMENTO CELEBRATIVO

Preparaci?n y ambientaci?n

1 Quien preside saluda a la comunidad e invita al silencio y a la oraci?n.

2 A continuaci?n se trae en procesi?n el cirio pascual, mientras se canta ("El Se?or es mi luz y mi salvaci?n", "?Oh luz gozosa...!" u otro apropiado), y se coloca en un lugar debidamente destacado y adornado.

3 Posteriormente se trae tambi?n en procesi?n el libro de la Palabra de Dios, mientras se va cantando "Tu Palabra me da vida" u otro, y se coloca en el amb?n que estar? adornado con un pa?o blanco y flores.

4 Del cirio se enciende una l?mpara que se colocar? cerca del icono o imagen de la Virgen. Se har? una breve monici?n espont?nea alusiva a la oraci?n realizada en compa??a de la Virgen Mar?a.

SEGUNDO MOMENTO CELEBRATIVO

La realidad de las "Vocaciones Nativas"
desde la escucha de la Palabra de Dios


1 Todos sentados, se invoca al Esp?ritu Santo mediante un canto u oraci?n apropiada.

2 Se proyectan con un Power Point, con carteles o de palabra, seg?n las posibilidades, algunas noticias que expresen la realidad y necesidades de las Iglesias misione-ras. Se~ha de resaltar la importancia de los sacerdotes y religiosos en dichas comunidades: hay vocaciones pero faltan recursos. (Pueden servir los DVD editados por OMP sobre la Obra de San Pedro Ap?stol y sobre la realidad de las vocaciones nativas en India).

3 Se da paso a un rato de reflexi?n personal con m?sica ambiental o instrumental.

4 Proclamaci?n de la Palabra de Dios:

? Hechos de los Ap?stoles 13,1-5, seguido de una breve reflexi?n.
? Silencio orante.
? Evangelio de Lucas 10,38-42, con un breve comentario.

5 Si procede, un buen rato de oraci?n silenciosa.

TERCER MOMENTO CELEBRATIVO

Testimonio misionero

1 Comenzar con un canto vocacional.

2 Testimonio de un misionero o misionera. Si no se puede contar con ello, se podr? hacer le?do o escucharlo en off (Puede encontrarse en la revista ]iluminare o en el CD que edita OMP con motivo de esta Jornada. En el CD hay canciones misioneras, entrevistas y testimonios).

3 Al terminar, el que presida podr? hacer estas o parecidas preguntas:

?a qu? nos invita el Se?or?,

?qu? podemos hacer?,

?qu? sentimientos e ideas surgen en lo ?ntimo del coraz?n?,

?nos hemos dado cuenta de que en las j?venes Iglesias presentes en territorios de misi?n hay un florecimiento de vocaciones, pero faltan los medios para acompa?arlas?...

4 Este tercer momento se cierra con un rato de silencio para la oraci?n y reflexi?n personal.

CUARTO MOMENTO CELEBRATIVO

Es la hora del compromiso misionero

1 Quien preside invita a realizar un gesto con estas o parecidas palabras:

Todos en la Iglesia por la fe recibida en el Bautismo somos piedras vivas, todos hemos sido llamados a seguir a Jes?s, "el ?ltimo de todos v el servidor de todos ". El Esp?ritu Santo ha sembrado en nuestros corazones la capacidad de amar y servir al pr?jima va que cada uno posee unos talentos para el bien com?n. Jes?s nos mostr? c?mo servir a los dem?s con su vida, pasi?n, muerte r resurrecci?n; de manera pl?stica lo expres? la noche del Jueves Santo en el lavatorio de los pies. Evoquemos ese gesto de servicio procediendo ci realizarlo en este momento.

2 Mientras suena una m?sica ambiental, se hace el gesto del lavatorio (se ha de tener preparado lo necesario para realizar el signo; en lugar del lavatorio, y si se cree oportuno, se realiza el lavatorio de las manos). Una vez lavado, cada uno se acerca al cirio pascual y enciende una lamparita o velita, para retornar en silencio a su sitio.

3 Puestos en pie, se invita a orar con preces espont?neas (peticiones, acci?n de gracias...). concluidas con la oraci?n del padrenuestro (es evocador rezarlo todos juntos con la mano en el hombro del que tenemos al lado, indicando que, para vivir la fe. necesitamos apoyarnos en los hermanos).

4 Se termina la celebraci?n con la oraci?n de la estampa oracional de la Jornada:

Te rogamos por nuestros hermanos y hermanas
que han respondido "s?" a tu llamada
al sacerdocio, a la vida consagrada
y a la misi?n.
Haz que sus existencias
se renueven d?a a d?a,
y se hagan evangelios vivientes.
?Se?or misericordioso y santo,
sigue enviando nuevos operarios
a la mies de tu Reino!
Ayuda a los que has llamado
a seguirte en este tiempo nuestro;
haz que, contemplando tu rostro,
respondan con alegr?a
a la maravillosa misi?n
que les has confiado
por el bien de tu Pueblo
y el de todos los pueblos. Am?n.

(Benedicto XVI)



DESPEDIDA

Se termina con un canto a la Virgen y,. mientras tanto, cada uno deposita la lamparita encendida cerca del icono o imagen. Mar?a, con su disponibilidad y servicio, alienta a todos los cristianos para que
pongan sus dones y cualidades al servicio de los hermanos. Ella es modelo de entrega a Dios y al pr?jimo. Mar?a es la "esclava del Se?or": su vida fue un "s?" incondicional a Dios y a los hombres.

Juan Manuel Yanes.
Delegado Diocesano de Misiones. Tenerife



Publicado por verdenaranja @ 23:50  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios