Martes, 01 de mayo de 2007
Orientaciones pr?cticas para la celebraci?n del Sacramento de la Confirmaci?n, publicadas en "hojas amarillas" de MISA DOMINICAL 2007 (6) (CPL)


Algunas orientaciones pr?cticas
para la celebraci?n
del Sacramento de la Confirmaci?n


1. Es conveniente celebrar el sacramento de la Confirmaci?n en una de las misas habituales del domingo (o de la vigilia) de la parroquia, para asegurar la participaci?n de la comunidad.

2. El tiempo lit?rgico id?neo para la celebraci?n de la Confirmaci?n es el tiempo de Pascua. Si no, el tiempo ordinario. No es adecuado celebrarla en otros tiempos lit?rgicos fuertes, y totalmente inoportuna durante la Cuaresma (salvo que coincida con la visita pastoral del obispo a aquella parroquia).

3. Si se celebra durante la Pascua, los ornamentos del celebrante son blancos. Si en el tiempo ordinario, rojos.

4.- Si se celebra durante la Pascua, las oraciones son las propias del domingo correspondiente (colecta, ofrendas, poscomuni?n). Se puede decir el prefacio propio de la Confirmaci?n, y en la plegaria eucar?stica la intercesi?n propia. En el tiempo ordinario, las oraciones son las propias de la Confirmaci?n.

5. Si se celebra en un domingo del tiempo de Pascua, o en otra solemnidad lit?rgica, hay que mantener las lecturas del d?a. Si es un domingo del tiempo ordinario, hay que ver si las lecturas del d?a son adecuadas y, en tal caso, mantenerlas; si no, cambiar todas las lecturas, o alguna, por las lecturas propias del ritual de la Confirmaci?n.

6. En el momento de la presentaci?n de los confirmandos (o al final de la celebraci?n), es conveniente evitar "manifiestos" que no respondan a la realidad. Lo adecuado es hacer una presentaci?n sencilla y realista del grupo.

7. Puede ser conveniente una monici?n introductoria despu?s de la homil?a del se?or obispo. Ofrecemos un modelo para esa monici?n. [Ver hojas verdes]

8. Para la renovaci?n de las promesas del Bautismo, es conveniente usar una f?rmula simple, clara, y que adem?s sea realmente de renovaci?n de las promesas bautismales. Ofrecemos tambi?n un modelo adaptado a la celebraci?n de la confirmaci?n. [Ver hojas verdes]. La renovaci?n se puede hacer con una candela encendida del cirio pascual.

9. La imposici?n de manos sobre el grupo de los confirmandos antes de la crismaci?n la hace s?lo el obispo (o presb?tero delegado que preside la celebraci?n). Si a causa del gran n?mero de confirmandos el obispo pidiera a algunos presb?teros que lo ayudaran en el momento de la crismaci?n, tambi?n estos har?an la imposici?n de manos (pero no los dem?s concelebrantes).

10. Para hacer m?s visible que la imposici?n de manos se hace sobre el grupo de los confirmandos y no sobre toda la asamblea, all? donde sea posible, el grupo podr?a acercarse y situarse ante el obispo. Quiz? se podr?an acercar ya desde el momento de la renovaci?n de las promesas del bautismo.

11. Hay que velar por la autenticidad y significaci?n del signo de la crismaci?n. Que sea crisma consagrado en la ?ltima misa crismal, en un recipiente digno, que permita una unci?n real y significativa.

12. Hay que prestar atenci?n al tema del padrino o madrina. Que sea real-mente una persona que pueda ayudar al confirmando en su vida cristiana; por tanto, que sea adulto, confirmado y cristiano coherente en su vida, as? como participante en la vida de la Iglesia. Si no se dan estas condiciones, puede ser m?s conveniente que los confirmandos tengan como padrino o madrina al catequista que los ha preparado.

13. Las intenciones de la oraci?n de los fieles pueden ser preparadas y le?das por los confirmandos, siempre que respondan realmente a una "oraci?n de los fieles". Independientemente de que se puedan a?adir plegarias m?s ligadas a los que se confirman (los j?venes, los que no creen, la paz...), no pueden faltar los temas propios de la oraci?n: por la Iglesia, por el mundo, por los que sufren, por la comunidad cristiana local.

14. En el momento del ofertorio, lo importante es ofrecer el pan y el vino, y "tambi?n se puede aportar dinero u otras donaciones para los pobres o para la Iglesia, que los mismos fieles pueden presentar o que pueden ser recolectados en la Iglesia" (IGMR, 73). Es bueno, por tanto, que los que reciben la confirmaci?n ofrezcan, junto al pan y el vino, alg?n elemento que exprese la ofrenda de s? mismos. Pero tienen que ser ofrendas reales, no "simb?licas"; puede ser una aportaci?n econ?mica o material, pero de ellos, y que no tenga que ser devuelta despu?s.

15. No hay que olvidar que la celebraci?n finaliza con la bendici?n solemne propia.
Publicado por verdenaranja @ 23:26  | Liturgia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios