Martes, 01 de mayo de 2007
Mensaje del Padre Giovanni Slerno, s.p.t.m., publicado en CIRCULAR EXTRAORDINARIA, 1? de Mayo de 2007,de los Misioneros Siervos de los Pobres del Tercer Mundo, OPUS CHRISTI SALVATORIS MUNDI.


?Queridos amigos:

Desde esta lejana Cordillera de los Andes os deseo a todos vosotros buena salud con una lluvia de grandes gracias, y sobre todo ruego a Santa Mar?a para que en este mes de mayo haga realidad cada uno de vuestros deseos, d?ndoos a todos una profunda alegr?a.

Esta circular extraordinaria llega a vuestras manos en un momento muy especial de nuestro Movimiento de los Misioneros Siervos de los Pobres del Tercer Mundo. El presente a?o 2007, en efecto, ser? espectador de la inauguraci?n de la Ciudad de los Muchachos, el complejo que est? surgiendo en Andahuaylillas, localidad que dista unos 40 km de la ciudad del Cuzco.

Hasta hace pocos a?os pens?bamos en ella como un sue?o incansable. Hace algunos meses la ve?amos como un arduo proyecto y ahora la contemplamos hecha realidad.
Es ?sta la demostraci?n de que la Divina Providencia sabe d?nde estamos y cu?les son las necesidades de los pobres que servimos, pero sobre todo es la prueba de que hay personas que creen en nuestro trabajo y en nuestro carisma, personas que se han dado cuenta que los Misioneros Siervos de los Pobres del Tercer Mundo son de verdad, una obra que Dios quiere fuertemente.

Cada vez que en estos largos meses he podido visitar los trabajos que avanzaban en Andahuaylillas, en mi coraz?n ha surgido constantemente una consideraci?n: Dios quiere que esta obra se lleve a cabo porque servimos a los pobres, porque nuestra ?nica preocupaci?n es la de llevar a los pobres los tesoros de la Iglesia.

Esta preocupaci?n, que constituye el centro de nuestro carisma, debe ser adem?s el motivo esencial que nos mueve a empezar una obra tan grande como es la ciudad de los muchachos.

En efecto, es all? donde nuestros Padres y Hermanos van a poder vivir plenamente y madurar nuestro carisma. Ser educadores de los ni?os m?s pobres a trav?s de las riquezas de la Iglesia, la verdadera experta en humanidad.

Actualmente la construcci?n est? a un buen punto, aunque faltan todav?a muchas cosas, sobre todo en la Iglesia, que deber? acoger al menos a 500 personas, entre padres, hermanos, educadores y muchachos. De todos modos, a pesar de que la Ciudad de los Muchachos a?n no est? totalmente terminada, a finales del mes de febrero nuestros ni?os hu?rfanos internos de "San Tarcisio" se mudaron all?, porque el 20 de enero pasado venci? el contrato de alquiler del local de la escuela, que hasta el pasado mes de diciembre acogi? nuestro colegio ben?fico ?Santos francisco y Jacinta Mato?; adem?s, el 1? de marzo ha comenzado en todo el Per? el nuevo a?o escolar.

Vosotros f?cilmente pod?is imaginar lo que significa para estos chicos ir a vivir a un centro mucho m?s grande y con muchas cosas sin terminar. De cualquier manera, si Dios quiere, el s?bado 25 de agosto del presente a?o inaugura-remos la ?Ciudad de los Muchachos?, aprovechando los meses que todav?a nos separan del acontecimiento para terminarla completamente con la ayuda del Se?or.

Al d?a siguiente a la inauguraci?n, domingo 26 de agosto, la Iglesia de la Ciudad de los Muchachos acoger? otro gran acontecimiento que llena de alegr?a nuestros corazones y los corazones de nuestros ni?os. Ese d?a domingo ser? ordenado sacerdote Misionero Siervo de los Pobres del Tercer Mundo nuestro di?cono franc?s J?rome Gouallier, y en la misma celebraci?n ser? ordenado di?cono el seminarista franc?s Luis-Mar?a Sall?, que ya desde el a?o pasado concluy? su periodo de formaci?n en nuestro Seminario de Ajofr?n (Toledo-Espa?a).

Agradecemos de todo coraz?n a Dios por su Providencia, que, gracias a vosotros, se ha hecho y sigue haci?ndose concreta. Dios contin?a obrando en la historia a trav?s de medios humanos para ir al encuentro del hombre, de forma especial si ?ste es d?bil, pobre, abandonado, explotado.

Justamente por este motivo, sabemos que ayudar a los pobres no es una simple elecci?n personal, sino un gran don de Dios, un don que debemos proteger celosamente. Es un don que muchos reciben, puesto que la persona humana, por su constituci?n, se realiza plenamente en el don gratuito de s? misma, pero es un don que no todos acogen, cegados muchas veces por otros intereses.

Vosotros, por el contrario, hab?is sabido acoger este don, hab?is abierto vuestro coraz?n al hermano lejano, al hermano que, puede ser, nunca vais a conocer personalmente. Sin embargo, tenemos que ser m?s que nunca conscientes que esta misma capacidad de responder al don es tambi?n un regalo de Dios.

Nuestro Dios es exigente, ahora nos pide no sentarnos satisfechos por el objetivo alcanzado, sino que nos empuja a otras metas, a corto, mediano y largo plazo.

Pienso en las numerosas salas del internado que deben ser amuebladas con camas, armarios, sillas, mesas, etc. Pienso en los nuevos talleres profesionales que necesitan maquinarias ade?cuadas, empezando por los gastos de la panader?a y por los sueldos de los nu?merosos padres de familia empleados que trabajar?n con nosotros. Ten?is que pensar en el hecho de que cada d?a nuestras dos panader?as hornean un m?nimo de dos mil panes, con un gasto diario m?nimo de 120 d?lares (unos 90 euros).

Pienso en los ingentes gastos que una estructura como la Ciudad de los Muchachos conlleva, gastos ordinarios, como los de luz, de agua, y gastos extraordinarios, como asfaltar la carretera que une la Ciudad de los Muchachos al pueblo de Andahuaylillas. Pienso en los n?meros desaf?os que Dios nos tiene reservados, desaf?os para los cuales no recibimos ninguna ayuda, ni del gobierno, ni de alguna organizaci?n internacional. Caritas Christi urget nos (2 Cor. 5, 14)

Sint?monos todos juntos responsables del servicio a los pobres que el Se?or ha puesto en nuestro camino. La Ciudad de los Muchachos representa para todos nosotros el inicio de una gran aventura de caridad cristiana.

Mi coraz?n se regocija pensando en la muchedumbre de ni?os que, bajando de los pueblos de la Cordillera, ser?n acogidos en la Ciudad de los Muchachos; pensando en los muchachos que tendr?n la posibilidad de ser educados y formados cristianamente.

Es un gozo que experimento cada vez que visito los otros centros. El Colegio Ben?fico "Santa Mar?a Goretti", donde una marea de ni?as cada d?a recibe alimentaci?n, instrucci?n, educaci?n y cari?o; el Hogar "Santa Teresa del Ni?o Jes?s", donde nuestras hermanas Misioneras Siervas de los Pobres del Tercer Mundo acogen y cuidan maternalmente a casi 100 ni?os, muchos de ellos con graves minusval?as f?sicas y ps?quicas. C?ritas Christi urget nos (2 Con 5, 14)

El sue?o de hace algunos meses, la realizaci?n de la Ciudad de los Muchachos, se est? haciendo realidad, pero ahora ya no es tiempo de sue?os, es tiempo de abrir sus puertas para acoger a muchos ni?os que esperan ansiosa-mente. Esto no depende s?lo de nosotros, sino tambi?n y sobre todo de la cantidad de corazones generosos dispuestos a ayudar a tantos ni?os y muchachos.

Con gran afecto os saludo y pido a Santa Mar?a, Madre de los Pobres del Tercer Mundo, que os d? sus gracias a manos llenas.?

P. Giovanni Salerno, s. p. t. m
Publicado por verdenaranja @ 23:44  | Misiones
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por PierreSimon
Jueves, 23 de agosto de 2007 | 21:22
Este articulo del padre P. Giovanni Salerno, s. p. t. m
es muy interessante en Europa par entender lo que hacen los Ciervos de los pobres y del Tercer Mundo en Peru.

Espero que tengan vosotros mucho ?xito para el nuevo centro 40 km norte de Cuzco.