Mi?rcoles, 09 de mayo de 2007

9 de Mayo de 2007

(Fuente de la Guancha) El próximo 10 de mayo se celebra, en todas las diócesis españolas, el día de San Juan de Ávila, patrono de los sacerdotes. Por tal motivo, nuestra Diócesis Nivariense, ha realizado un encuentro de todos los presbíteros, el miércoles, 9 de mayo, en la villa mariana de Candelaria. A las 10:00 horas tuvo lugar la acogida en la Plaza de la Basílica y a las 12:30 horas el Obispo presidió la Eucaristía, que este año se desarrolló, por primera vez en este día tan singular, en la Basílica de la Virgen de Candelaria.

Durante el encuentro fueron homenajeados diferentes sacerdotes que se encuentran celebrando sus bodas de oro y de plata. Entre ellos, el Obispo Emérito Felipe Fernández, que ha cumplido, recientemente, 50 años de vida sacerdotal. El resto de sacerdotes a los que se hizo especial mención por sus bodas de oro son: Mauricio González, Alonso Méndez, Ramón Padilla, José Ventura e Ignacio Sáenz. En cuanto a los sacerdotes que celebraron sus bodas de plata fueron reconocidos: Daniel Padilla, Diego Carmelo, Manuel Ángel Izquierdo, Manuel Navarro, Juan José Bernardo, José Fernando Lorenzo y Ramón García. Por otro lado, tuvieron un sentido recuerdo los sacerdotes difuntos: Sotero Álvarez y Miguel Díaz.

Actualmente, el total de párrocos en Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro es de 162, con una edad media de 51 años. Asimismo, el total de sacerdotes diocesanos es de 219, algunos de ellos desarrollando su actividad fuera de España, por lo que será difícil su participación en dicha festividad.

San Juan de Ávila nació en el año 1500 en el seno de una familia rica. Al morir sus padres repartió todos sus bienes entre los pobres y después de tres años de oración y meditación, se decidió por el sacerdocio. Estudió filosofía y teología en la Universidad de Alcalá y allá hizo amistad con el Padre Guerrero que fue después arzobispo de Granada y su amigo de toda la vida. Dios le concedió a San Juan de Ávila el don de ejercer una gran influencia sobre los sacerdotes. Por eso Pío XII lo nombró "Patrono de los sacerdotes españoles".
En 1560, San Juan de Ávila, se retiró a Montilla (Córdoba) donde murió el 10 de mayo de 1569 agotado por sus trabajos y después de una larga enfermedad. En esta zona descansan sus restos mortales.


Comentarios