Martes, 15 de mayo de 2007
La Delegacion Episcopal de Tenerife de Apostolado Seglar nos ha enviado las moniciones para la celebraci?n del d?a de la Acci?n Cat?lica, el pr?ximo 27 de Mayo de 2007.

"SEMILLAS DEL REINO"
Los laicos en la mis?n de la Iglesia


D?a de la Acci?n Cat?lica
y del Apostolado Seglar


EUCARISTIA


Solemnidad de Pentecost?s
27 de mayo de 2007


MONICI?N DE ENTRADA

"La nueva evangelizaci?n se har?, sobre todo, por los laicos, o no se har?", son palabras prof?ticas de nuestros obispos, con las que finaliza el documento "Los cristianos laicos, Iglesia en el mundo", del cual celebramos el XV Aniversario de su promulgaci?n.

Podr?amos decir que, si en el primer milenio de la Iglesia el protagonismo fue de los monjes, y en el segundo milenio fue de los cl?rigos, en este tercer milenio el protagonismo est? en los laicos. Trabajemos corresponsablemente para que deje de ser ese "gran gigante dormido".

Celebrar en la Solemnidad de Pentecost?s, el d?a de la Acci?n Cat?lica y del Apostolado Seglar, es reconocer este protagonismo de los laicos en la construcci?n del Reinado de Dios.

Dispong?monos a celebrar con un esp?ritu abierto y generoso, esta Eucarist?a, para que las "semillas del Reino" que hemos recibido por nuestro Bautismo y por la Confirmaci?n, y que de nuevo hoy van a ser derramadas sobre nuestros corazones, puedan fructificar en los ambientes donde estamos, vivimos y trabajamos.

PALABRA DE DIOS

Hechos 2, 1-11; Salmo 103, 1-2.24.34; 1 Cor 12, 3b-7.12-13; Juan 20, 19-23

Monici?n

La primera lectura es el relato del acontecimiento de Pentecost?s. Lucas recoge con diversas im?genes el momento decisivo en que los disc?pulos de Jes?s reciben su Esp?ritu. Se cumple la promesa hecha por Jes?s al final del evangelio de Lucas y al inicio del libro de los Hechos: nos env?a su Esp?ritu, ese Esp?ritu con el que comienza una nueva etapa que nos da a todos el lenguaje del entendimiento porque es el lenguaje del amor, que permite superar el desamor y las barre-ras que, sin la presencia y actuaci?n de ese Esp?ritu, separan a las personas y a los pueblos.

En la segunda lectura de la carta a los Corintios vemos c?mo la comunidad animada por el mismo Esp?ritu ha recibido diversidad de dones, funciones y ministerios, que, como semillas, crecen en cada uno de los miembros de la Iglesia y en la comunidad cristiana, manifest?ndose para el bien com?n.

En el Evangelio se narra la aparici?n del Se?or Resucitada a los disc?pulos el d?a de Pascua. Todo el relato est? determinado por una indicaci?n temporal (es el primer d?a de la semana) y una indicaci?n espacial (las puertas del lugar donde est?n los disc?pulos est?n cerradas). Jes?s Resucitado est? presente en medio de sus disc?pulos y les otorga cuatro "semillas del Reino",) cuatro dones fundamentales: la paz, el gozo, la misi?n y el Esp?ritu Santo, raz?n de ser de la nueva comunidad.

ORACI?N DE LOS FIELES

Presidente

En esta Solemnidad de Pentecost?s, pidamos al Padre para que nos env?e su Esp?ritu, renueve su Iglesia y transforme la faz de la tierra, diciendo: Danos, Se?or, tu Esp?ritu. (Se puede sustituir por una respuesta similar cantada)

Por quienes formamos la Iglesia: por nuestros pastores, por los religiosos y religiosas, por todos los cristianos y cristianas, para que hagamos de la Iglesia un hogar c?lido en el que la fe puede crecer y fructificar en bien de toda la sociedad. Oremos.

Por los Movimientos de Apostolado Seglar y Acci?n Cat?lica, para que vivamos el ardor de ap?stoles que procede de nuestro bautis?mo, y seamos as? testigos valientes de Jesucristo y su Evangelio entre las personas con las que vivimos y trabajamos. Oremos.

Por los Movimientos Juveniles y por todos los j?venes, para que vivamos atentos a la Palabra de Dios, construyendo nuestras vidas sobre los aut?nticos valores del Evangelio y los anunciemos a los dem?s j?venes. Oremos.

Por los Movimientos Infantiles y por todos los ni?os y ni?as, para que con la ayuda de los adultos y de los j?venes conozcamos mejor a Jes?s y vaya creciendo en nuestros corazones la semilla de la fe. Oremos.

Por los Movimientos Familiares y por todos los padres y madres de familia, para que nos esforcemos en hacer crecer la semilla de la fe en nosotros, en nuestros hogares, y podamos ayudar a que germine y crezca en nuestros hijos e hijas. Oremos.

Por nuestras Iglesias Diocesanas, para que sigan poniendo sus esfuerzos en promover y formar cristianos laicos, adultos, militantes y corresponsables, que renueven nuestras comunidades parroquiales y vivan en medio del mundo siendo sembradores de las semillas del Reino. Oremos.

Por quienes participamos en esta Eucarist?a, por los m?s pobres de nuestro mundo (excluidos, v?ctimas de la violencia y ?l terrorismo, inmigrantes, refugiados, sin techo, parados...), para que su grito sea escuchado y provoque en nosotros una reacci?n de solidaridad y compromiso por la justicia. Oremos

Danos tu Esp?ritu, Se?or, que nos haga valientes testigos del Evangelio de tu Hijo en medio del mundo, que vive y reina contigo por los siglos de los siglos.

OFRENDAS

(Sugerencia o gesto para el ofertorio)

Junto con el pan y el vino, queremos presentar "peque?as semillas del Reino" (estar?a bien que estuviesen relacionadas con la paz, el gozo, la misi?n, y el Esp?ritu Santo) representadas por alg?n peque?o s?mbolo, gesto o "memoria" de actividades realizadas en la Di?cesis o en la Comunidad Parroquial por la Acci?n Cat?lica, por el Apostolado Seglar, y por otros Movimientos.
El d?a de Pentecost?s, Jes?s otorg? a sus disc?pulos cuatro semillas, cuatro dones. Hoy tambi?n nos los otorga a nosotros, y por eso que-remos presentar estas "peque?as semillas del Reino":

Como "semilla de la paz", presentamos una Biblia. La Palabra de Dios escuchada, meditada y orada iluminar? nuestra vida y nos har? experimentar y transmitir la Paz que Jes?s, la Palabra hecha carne, da a sus disc?pulos.

Como "semilla de gozo", presentamos un temario de Formaci?n. Profundizar en los contenidos de nuestra fe no es una carga, sino una fuente de gozo porque nos hace conocer mejor y amar m?s al Se?or Resucitado, aprendiendo a descubrir su presencia en cada persona y en cada acontecimiento.

Como "semilla de la misi?n", presentamos esta Memoria de acti?vidades realizadas por nuestro(s) Movimiento(s). Con nuestro actuar fundamentado en la Formaci?n e iluminado por la Palabra de Dios, nos convertimos en continuadores y cooperadores en la misi?n de hacer realidad el Reinado de Dios.
Finalmente, para simbolizar la "semilla del Esp?ritu Santo", pre?sentamos esta vela encendida junto con el pan y el vino, que por la acci?n del Esp?ritu se convertir?n en el Cuerpo y la Sangre de Jes?s, su nueva presencia como alimento indispensable para la misi?n.

SUGERENCIAS PARA LA HOMIL?A

VER:

El aprendizaje tiene un final y una finalidad

Imaginemos que un padre est? ense?ando a nadar a su hijo en una piscina. Al principio se mete con ?l en el agua, le sujeta, le ense?a a mover los brazos y las piernas, a respirar... Est? todo el rato a su lado para que su hijo no tenga miedo y aprenda a nadar. Pero cuando ya le ha ense?ado todo, llega el momento en el que el padre sale del agua, se va al otro extremo de la piscina y desde all? invita a su hijo a que llegue nadando adonde ?l est?. Es el momento de que el hijo ponga en pr?ctica lo que su padre le ha ense?ado. Durante el trayecto, el padre anima al hijo, pero espera a que el hijo, por sus propios medios y con lo que ?l le ha ense?ando, llegue hasta el otro extremo en que ?l se encuentra. Y all? lo recibe con alegr?a. El peligro est? en que al hijo le entre miedo, se bloquee, olvide y no ponga en pr?ctica todo lo que el padre le ha ense?ado, pues eso le impedir?a nadar, avanzar y se ahogar?a.

Hay que soltarse, pero... "?Que me quede como estoy!"

Hoy son muchos los cristianos que viven su fe, en medio de la "piscina del mundo", con cierto "miedo": da reparo mostrar o decir que uno es creyente, que participa en la Eucarist?a, que tiene alg?n compromiso en la Comunidad Parroquial o en una organizaci?n o instituci?n civil como creyente.

Ante temas de justicia social, los cristianos de a pie se ven impotentes para responder a las cr?ticas que suscitan a gente de su alrededor, lo que provoca en muchos un replegamiento, callando y ocultado su opini?n, bien porque no se ven con ?nimo de entrar en pol?mica, bien porque piensan: "Es que no sabemos qu? responder a lo que nos dicen".

JUZGAR

Una visita inesperada lo trastoca todo

En el Evangelio hemos escuchado que los disc?pulos estaban en una casa, con las puertas cerradas, por miedo. No se atrev?an a mostrarse en p?blico. Estaban juntos, s?, pero ocultos.

Pero algo ocurri?: Jes?s, a pesar de la cerraz?n y miedo de los disc?pulos, se manifiesta presente en medio de ellos. Y lo primero que hace es darles paz, quitarles el miedo que les mantiene paralizados y ocultos. Y a continuaci?n, renueva la confianza en ellos, envi?ndolos como el Padre lo ha enviado a El. Y para que puedan continuar su misi?n, les hace recibir su Esp?ritu.

La uni?n hace la fuerza

La venida del Esp?ritu Santo inaugura una nueva ?poca, marca el comienzo de la Comunidad nacida de la Pascua del Se?or, que es la Iglesia. Y hoy celebramos esa nueva presencia de Jes?s entre nosotros, por medio de su Esp?ritu, con esta fiesta de Pentecost?s.

Y al aceptar el Esp?ritu que Jes?s derrama sobre ellos, en esos disc?pulos se produjo un gran cambio: de ser un grupo miedoso, callado y escondido, pasaron a proclamar su fe, y a proclamarla de tal modo que todos los entend?an, como hemos escuchado en la primera lectura. El Esp?ritu de Dios nos da a todos el lenguaje del entendimiento porque es el lenguaje del amor, que permite superar el desamor y las barreras que, sin la presencia y actuaci?n de ese Esp?ritu, separan a las personas y a los pueblos.

Y en esa comunidad animada por el mismo Esp?ritu, hay diversas funciones. Y esta diversidad, por la acci?n del Esp?ritu, se convierte no en motivo de discrepancias, sino en enriquecimiento mutuo, puesto que en cada uno de los miembros de la Iglesia se manifiesta el mismo Esp?ritu de modo distinto, pero todo para construir y alcanzar el bien com?n.

ACTUAR

De la teor?a a la pr?ctica


Ante las situaciones de tensi?n, ante los miedos a declararnos cat?licos, ante la opci?n de ocultarnos y vivir nuestra fe en privado... lo primero que debemos pedir al Se?or es que nos otorgue su paz, para poner en calma nuestro coraz?n, todo nuestro ser.

A partir de esa paz que el Se?or nos regala, podremos recordar que cada uno de nosotros, desde nuestro bautismo y confirmaci?n, estamos habitados por el Esp?ritu de Dios; nos falta reavivar esa presencia para que "arda nuestro coraz?n" y nos dispongamos a vivir al estilo de Jes?s, aunque a veces suponga ir contracorriente de las tendencias del mundo, aportando lo que podamos para construir un mundo mejor, el Reinado de Dios.

Obras son amores...

Precisamente, hoy celebra su fiesta la Acci?n Cat?lica y el Apostolado Seglar, que son Movimientos de laicos que han descubierto su vocaci?n como miembros de la Iglesia: ser semillas del Evangelio en las parroquias, en el mundo del trabajo, en el mundo estudiantil, en el mundo rural, en el profesional, en el mundo de la salud... Semillas peque?as, a veces casi insignificantes, pero que contienen en potencia toda la fuerza del Esp?ritu de Jes?s Resucitado, para que el Evangelio arraigue y crezca en las personas y en los ambientes, puesto que se vive y se ofrece desde ese terreno com?n que es el amor, imagen del Amor de Dios, del Amor que es Dios.

Estamos celebrando el XV aniversario de la promulgaci?n, por parte de la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Espa?ola, del documento "Cristianos Laicos, Iglesia en el Mundo", que finaliza afirmando: La nueva evangelizaci?n se har?, sobre todo, por los laicos, o no se har?. (n? 148).

Tenemos a nuestra disposici?n un instrumento muy v?lido para ser semillas del Evangelio, "Cristianos en el coraz?n del mundo", para vencer el miedo y salir, como los disc?pulos, a anunciar la Buena Noticia de Jes?s, dando razones fundamentadas de nuestra fe, siendo personas de criterio en medio de tanta desinformaci?n. El Esp?ritu de Dios, que hizo surgir en la Iglesia la A.C. y los dem?s movimientos de apostolado seglar, nos animar? a ello.

El que quiera coger peces...

?C?mo preferimos vivir nuestra fe, con miedo y "encerrados", o de un modo natural y abierto, como semillas que, con la fuerza del Esp?ritu, hacen crecer el Evangelio aun en medio de terrenos duros, pedregosos o entre zarzas?

De nosotros depende aprovechar o no este regalo del Esp?ritu, pero que no se nos olvide que ser?n los cristianos laicos, que viven EN EL CORAZON DEL MUNDO, los que con su familia y su trabajo, su actividad profesional y social, su intervenci?n en la cultura y en la pol?tica... impregnar?n de sentido cristiano la sociedad de hoy y la ayudar?n a avanzar en la orientaci?n del Reino de Dios.

GESTO DEL ENV?O

(Para realizar tras la oraci?n despu?s de la comuni?n)

Monici?n al env?o (2 lectores)

1 Lector

El Esp?ritu de Jes?s fue derramado sobre sus disc?pulos, como Jes?s mismo lo hab?a prometido: "Recibir?is el Esp?ritu Santo". Con estas semillas que se nos entregan queremos simbolizar que tambi?n nosotros reci?bimos ese mismo Esp?ritu, el cual puede hacer de nosotros disc?pulos verdaderos de Cristo que ayudemos a fructificar el Reino de Dios.

La Palabra de Dios es como una semilla que un d?a explota de vida. Primero da paz, y unifica el coraz?n. Luego nos hace salir: " Como el Padre me envi?, Yo os env?o". No podemos quedarnos encerrados. Su Aire, su Aliento, su Esp?ritu, el mismo Esp?ritu del Padre es su donaci?n para la tarea. Todos los que estamos aqu? reunidos, y con la fuerza que nos ha sido dada por el Esp?ritu, sembremos lo que nos-otros mismos hemos recibido.

Oraci?n lit?nica

Dirijamos nuestra oraci?n suplicante a Dios Padre para que nos env?e su Esp?ritu, respondiendo a cada invocaci?n: Env?anos, Se?or, tu Esp?ritu. (Se puede sustituir por una respuesta similar cantada).

Esp?ritu de Amor, abr?sanos en tu inmensa caridad. R/ Env?anos, Se?or, tu Esp?ritu.

Esp?ritu de unidad, conf?rmanos en la fraternidad.
Esp?ritu de los pobres, ay?danos a ser desprendidos y solidarios. Esp?ritu de tolerancia, ens??anos a aceptar las diferencias.
Esp?ritu defensor de los d?biles, llena a los desvalidos de tu fortaleza
Esp?ritu liberador de los oprimidos, rompe sus cadenas y dales tu libertad.
Esp?ritu Consolador, c?lmanos de tu esperanza.
Esp?ritu de Luz, sana nuestras cegueras.
Esp?ritu de Dios, ll?nanos de todos tus dones.
Esp?ritu misionero, impulsa nuestra labor misionera.
Esp?ritu Santo, santifica nuestra vida y nuestro trabajo.

2 Lector

Apagaremos el Cirio Pascual como indicativo de la culminaci?n de la Pascua. Ahora, al igual que hicieron los ap?stoles, nos toca a nos-otros ser "luz del mundo y sal de la tierra", debemos sembrar las "semillas del Reino" recibidas esparci?ndolas entre todos los hombres y mujeres con los que nos encontramos donde vivimos y trabajamos.

SUGERENCIAS PARA LOS CANTOS

Entrada

ESP?RITU SANTO, VEN, VEN.
ESP?RITU SANTO, VEN, VEN.
ESP?RITU SANTO, VEN, VEN.
EN EL NOMBRE DE JES?S.
Acomp??ame, cond?ceme toda mi vida.
Santif?came, transf?rmame. Esp?ritu Santo, ven.
Resuc?tame, convi?rteme
todos los d?as.
Glorif?came, renu?vame. Esp?ritu Santo, ven.
Fortal?ceme, consu?lame en mis pesares.
Respland?ceme, lib?rame. Esp?ritu Santo, ven.
Ilum?name, insp?rame
cuando decaiga.
Aniqu?lame, cons?meme.

Otros cantos

Env?a tu Esp?ritu (Cantoral Lit?rgico Nacional, CLN  a ,
254),
Reunidos en el nombre del Se?or (CLN A9), El Se?or nos llama, estrofa 3 (CLN A5)...

Salmo

Oh Se?or, env?a tu Esp?ritu (CLN 252 o D38). Comuni?n
Te conocimos al partir el pan (CLN 025). Donde hay caridad (CLN 026).

Env?o

Nos env?as por el mundo / a anunciar la Buena Nueva. (2). Mil antorchas encendidas / y una nueva primavera. (2). Siendo siempre tus testigos / cumpliremos el destino. (2). Sembraremos de esperanza / y alegr?a los caminos. (2).

Otro canto

Iglesia peregrina (CLN 408).



Publicado por verdenaranja @ 22:54
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios