Martes, 15 de mayo de 2007
Art?culo publicado en bolet?n "Misioneros Javerianos" ABRIL 2007, N?mero 432.

BEATO GUIDO M.? CONFORTI S.X.

ENTRE NOSOTROS

compartiendo una ilusi?n

CONFORTI FUNDADOR


Conforti no puede realizar su sue?o de ser misionero, la enfermedad primero y los encargos que le da su obispo hacen imposible la realizaci?n de su sue?o m?s querido y acariciado desde los tiempos de la adolescencia. Todo esto no impedir? la realizaci?n de su vocaci?n: no pudo ser misionero, pues ser? padre de misioneros, fundar? un instituto misionero: los Misioneros Javerianos.

Desde su juventud, Conforti hab?a so?ado con ser misionero y predicar el Evangelio, en tierras que no conoc?an a Cristo, hasta el martirio. Cuando visit? en Mil?n el Seminario de Misiones Extranjeras, qued? profundamente impresionado al leer la l?pida de los nombres de los misioneros ca?dos en Birmania. Este sue?o de su juventud nunca se hab?a extinguido y acompa?? toda su vida, hasta que pudo hacerlo realidad.

Intentos fallidos

Viendo que su salud (ten?a principios de epilepsia, que m?s tarde desaparecieron) y la voluntad de su obispo no le permit?an marchar a misiones, intent?, en repetidas ocasiones, dedicarse a ellas formando misioneros.

Expuso sus deseos y proyectos a su obispo Mons. Miotti, el cual se mostr? dispuesto a favorecer dichos proyectos, aunque no tan pronto como Conforti deseaba. Viendo que el tiempo pasaba, y el permiso del obispo no llegaba, Conforti pidi? ser asignado a una parroquia que hab?a quedado vacante, la de Beduzzo; esta parroquia estaba en un lugar tranquilo y ten?a una casa parroquial, suficiente-mente grande, para acoger a un grupo de j?venes que quisieran ser misioneros. De esta forma pod?a seguir trabajando en la di?cesis, como quer?a el obispo, y realizar su sue?o misionero formando misioneros. La cosa no funcion?; tampoco funcion? otra propuesta de otra parroquia.

El obispo nombr? a Conforti can?nico de la catedral y le encarg? la fundaci?n de una instituci?n para ni?os abandonados. El sue?o de Conforti parec?a desvanecerse.

Primeros pasos

En 1893, muri? el obispo Miotti, la propuesta de la instituci?n para ni?os andonados muri? con ?l. Mientras tanto, Conforti es nombrado Director diocesano de la obra de la Propagaci?n de la Fe, lo que llamamos ahora Delegado diocesano de Misiones. Nuevo obispo, nuevo encargo que le pone m?s en contacto con las misiones y con su sue?o permanente. Conforti vuelve a la carga: escribe una carta al cardenal Ledochowscki, prefecto de Propaganda Fide en Roma, y le expone ?lo que ?l llamar?a siempre? su audaz proyecto.

Carta al Cardenal

El 9 de marzo de 1894, Conforti escribe al cardenal Ledochoswschi:

?Desde los a?os m?os m?s j?venes, he sentido siempre fort?sima la pasi?n de dedicarme a las misiones extranjeras. No habiendo podido secundar esta santa inclinaci?n en tiempo debido, por razones enteramente independientes de m?, he pensado desde hace a?os fundar yo mismo un seminario destinado a esta nobil?sima causa.

Este prop?sito nunca disminuy? en m?, ni con el paso del tiempo ni con el cambio de las circunstancias; por el contrario, se hizo siempre cada vez m?s fuerte?.


Despu?s de explicar al cardenal su proyecto misionero, Conforti conclu?a: ?Me atrevo a esperar de vuestra Eminencia una palabra de aliento para ponerme manos a la obra. Me sacrificar? enteramente, junto con todos mis bienes, para alcanzar esta santa empresa?.

Poco m?s de un mes m?s tarde, el 24 de abril, llegaron las bendiciones y la aprobaci?n de Roma para que Conforti pudiera hacer realidad su sue?o, su audaz proyecto.

Pasos definitivos

Con la aprobaci?n de Roma y la autorizaci?n del nuevo obispo, Mons Magani, Conforti puso la mano en el arado para nunca volverse atr?s: con la herencia que le hab?a dejado su padre, muerto en marzo de 1895, compra una casa en Parma, cerca del seminario, la restaura y co?mienza a dar a conocer su obra: un seminario para misioneros.

El 3 de diciembre de 1895, fiesta de San Francisco Javier, el obispo Magani inaugura y bendice el nuevo instituto misionero, la presencia de sacerdotes, amigos y simpatizantes fue numerosa. En esta fecha hab?a 17 seminaristas misioneros, provenientes de diversas parroquias y del mismo seminario diocesano de Parma. M?s tarde, los aspirantes fueron aumentando, la casa se hac?a peque?a; Conforti, ayudado por los muchos que sinto?nizaban con su obra, pone la primera piedra de lo que ser?a, y sigue siendo, la Casa Madre de los Javerianos; estaba situada a las afueras de Parma, era el 24 de abril de 1900.

El sue?o de Conforti crece y se con-solida, sigue sirviendo a la di?cesis de Parma ?como deseaba el obispo? y realiza su audaz proyecto de servir al mundo y a la Iglesia misionera siendo padre de misioneros.

P. Luis P?rez Hern?ndez s.x.
Publicado por verdenaranja @ 23:13  | Misiones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios