Jueves, 24 de mayo de 2007
VATICANO - AVE MARIA por don Luciano Alimandi - Mar?a, ?Mujer? del Esp?ritu

Ciudad del Vaticano (Agencia Fides) - En el per?odo entre la Ascensi?n y Pentecost?s la Iglesia invita a los fieles a detenerse en oraci?n en el Cen?culo, en modo particular ante Jes?s Eucarist?a, para prepararse a acoger al Esp?ritu Santo ?en uni?n espiritual con la Virgen Mar?a?, como el Santo Padre Benedicto XVI afirm? recientemente en el ?ngelus del 20 de mayo de 2007.
El mes de mayo, dedicado a Mar?a, nos ayuda a entrar con mayor intimidad en comuni?n con la Virgen, que tiene una relaci?n totalmente ?nica con el Esp?ritu Santo, porque es ?l el que se pos? sobre Ella, cuando ?extendi? sobre Ella su sombra la potencia del Alt?simo? (Lc 1, 35) para obrar el m?s grande milagro de la salvaci?n: la Encarnaci?n del Verbo.
Escribe Montfort a prop?sito de este sublime misterio: ?el Esp?ritu Santo, que es est?ril en Dios, es decir que no da origen a otra persona divina, se hizo fecundo por medio de Mar?a a quien espos?. Con ella, en ella y por ella ?l ha realizado su obra maestra, que es un Dios hecho hombre, y todos los d?as, hasta el fin del mundo, dona la vida a los predestinados y a los miembros del cuerpo de esta Cabeza adorable. Por lo tanto, cuanto m?s el Esp?ritu Santo encuentra a Mar?a, su esposa querida e indisoluble, en un alma, tanto m?s se esfuerza por formar a Jesucristo en esta alma y a esta alma en Jesucristo? (TVD n. 20). As? tambi?n, otro gran santo, el franciscano Maximiliano Mar?a Kolbe, afirmaba: ?el Esp?ritu Santo, el divino Esposo de la Inmaculada, act?a solamente en Ella y a trav?s de Ella, comunica la vida sobrenatural, la vida de la gracia, la vida divina, la participaci?n al amor divino, a la divinidad? (SK 1326).
Dichas expresiones pueden ser comprendidas ?nicamente a la luz del misterio de la Encarnaci?n, cuando Dios entr? en el mundo y en la historia uni?ndose esponsalmente a una creatura querida por ?l Inmaculada: ?te har? mi esposa para siempre, te har? mi esposa en la justicia y en el derecho, en la benevolencia y en el amor? (Os 2,21).
El v?nculo entre el Esp?ritu Santo y la Virgen Mar?a debe ser profundizado por todo cristiano, sobre todo en este especial tiempo de preparaci?n a Pentecost?s, a una nueva efusi?n del Amor de Dios que, junto a Mar?a, quiere reproducir en nuestras almas el milagro de una ?encarnaci?n m?stica?, como la llamaba la m?stica mexicana Concepci?n Cabrera de Armida.
El ?nico objetivo de nuestra vida, efectivamente, es justamente el de la plena conformaci?n a Jes?s, a trav?s de un progresivo camino de conversi?n actuado por el Esp?ritu Santo, que nos hace subir cada vez m?s alto, ?para llegar a vivir a Cristo!
Descubrir el v?nculo que une Mar?a al Esp?ritu Santo dona a nuestra vida un empuje inexpresable, porque entramos en sinton?a con el potente misterio de la Encarnaci?n de Dios, del que surge nuestra salvaci?n. Entrar en uni?n espiritual con la Virgen Mar?a, en esta dimensi?n del Amor trinitario, significa encontrar la clave para acceder al m?s profundo conocimiento de Jes?s: ?Fruto del Esp?ritu Santo en Mar?a!
El Magisterio Pontificio ha presentado al creyente varias veces esta uni?n indisoluble entre el Amor eterno del Padre y la Virgen Madre, mostr?ndolo como un v?nculo esponsal. Por ejemplo Paolo VI, en la Exhortaci?n apost?lica ?Marialis cultus?, recuerda como algunos santos Padres y escritores eclesi?sticos, ?vieron en la misteriosa relaci?n Esp?ritu-Mar?a un aspecto esponsalicio, descrito po?ticamente por Prudencio: ?la Virgen n?bil se desposa con el Esp?ritu?? (MC, n. 26). En la Redemptoris Mater, el Siervo de Dios Juan Pablo II, reafirmaba claramente que, cuando el Esp?ritu descendi? sobre Mar?a en la Anunciaci?n, ella ?se convirti? en su fiel esposa? (RM n. 26). Tantos santos y beatos, innumerables fieles la han invocado y la invocan con el t?tulo ?esposa del Esp?ritu Santo?, viendo en Mar?a la ?esposa de Dios?, es decir la que es ?toda de Dios?, siempre e incondicionalmente fiel a su Amor. Tambi?n nosotros no nos cansamos de invocar la venida del Par?clito a nuestros corazones y mirando a la Inmaculada repitamos: ??Ven Esp?ritu Santo, ven por Mar?a?! (Agencia Fides 23/5/2007; l?neas 48, palabras 711)



Publicado por verdenaranja @ 23:08  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios