Lunes, 28 de mayo de 2007
Intervenci?n del cardenal Norberto Cardenal Rivera Carrera, arzobispo primado de M?xico, en la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe.


Quisiera alentar la propuesta de la Misi?n continental como una conclusi?n concreta de esta V Conferencia del Episcopado Latinoamericano y del Caribe. Evidentemente no se trata de una misi?n eventual o pasajera ni confiar la misi?n a una comunidad o movimiento quedando nuestras estructuras diocesanas o parroquiales fuera del proyecto.

Las estructuras mismas de la di?cesis, del decanato y de la parroquia, deben ser el eje de la misi?n para que la Iglesia local, como tal, sea misionera. La misi?n debe ser la vida ordinaria de la di?cesis y no un evento aislado.

La Arquidi?cesis de M?xico ha venido haciendo un esfuerzo a partir del Segundo S?nodo Diocesano, teniendo como momento culminante la Misi?n 2000 con ocasi?n del A?o Jubilar. Para esa ocasi?n nos propusimos hacer una Misi?n intensiva que nos impulsara en el camino que deber?amos recorrer en el futuro. Dijimos que era como un ensayo de lo que deber?a ser nuestra pastoral ordinaria. De ah? que a nuestro proyecto Pastoral Arquidiocesano se le ha llamado ?Misi?n Permanente?.

Un proyecto de esa naturaleza l?gicamente supone toda una infraestructura de sectorizaci?n, de preparaci?n de agentes para acciones espec?ficas, de un momento fuerte de primer anuncio, de paciencia para emprender el Catecumenado, de materiales adecuados y de un seguimiento constante por parte de la Asamblea Diocesana, y sobre todo de sus pastores. Por otra parte no estamos inventando el ?hilo negro?, el proceso evangelizador ya est? delineado en ?Ad Gentes?, ?Evangeli Nuntiandi?, ?Catechesi Tradendae?, ?Redemptoris Missio?, ?Christifideles Laici? y, sobre todo, en el Directorio General para la Catequesis.

La convicci?n misionera la tenemos todos los aqu? presentes, ciertamente, pero para no quedarnos en las nubes, ?mirando al cielo?, creo que debemos descender a los ?c?mos? y a las estrategias concretas para alcanzar el anhelo de ser y hacer ?disc?pulos y misioneros?.

Debo testimoniar que Santa Mar?a de Guadalupe ha sido la que convoca y abre caminos para la Misi?n; es m?s, ella misma es la Misionera.

Me gustar?a que manifest?ramos m?s la identidad Mariana de nuestro Continente.
Publicado por verdenaranja @ 23:32  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios