Jueves, 07 de junio de 2007
Consejos publicados en la HOJA DE DIFUSI?N PARROQUIAL DE SANTA RITA DE CASIA DE PUNTA BRAVA Y DE SAN PABLO AP?STOL , EN LAS DEHESAS - PUERTO DE LA CRUZ, a?o 3, n?mero 73.

ALQUNOS CONSEJOS PARA PONER EN PR?CTICA


Los malos h?bitos adquiridos por la repetici?n de un mismo pecado, lo que hace es darle m?s fuerza ala inclinaci?n que nuestra naturaleza ya tiene hacia el mal o hacia lo m?s f?cil. Cuando nuestras pasio?nes se vician se vuelven tiranas y se hacen muy dif?ciles de dominar. No se trata de simplemente conocer la maldad de un pecado o de su gravedad, sino de poner los medios pr?cticos para salir de ese vicio o pecado, hasta uno verse libre de esa esclavitud. Cuando uno peca queda atado al peca-do. No podemos dejar sueltas nuestras pasiones, porque se van haciendo due?as de nuestra voluntad y al final parecemos veletas movidas por el viento. Curiosamente dentro de nosotros est? rei?nando Dios cuando estamos en gracia; pero si pecamos el diablo sustituye a Dios y empieza a gobemar dentro de nosotros invadi?ndonos de todos los pecados capitales. As? como practicando una virtud practicamos todas las virtudes, as? tambi?n un vicio arrastra a otros vicios y es mucho m?s f?cil caer en los vicios que adquirir las virtudes. El vicio es camino hacia abajo y el camino de la virtud, como hemos dicho tantas veces, es el que sube, es nadar en contra de la corriente.

528.Nadie se hace un perverso de un d?a para otro, como tampoco se hace Santo de un d?a para otro. Porque uno haga algo malo, no puede decirse que es un malvado. Es uno una persona mala cuando la costumbre que tiene es siempre hacer el mal. Tampoco puedes decir que una persona es Santa porque hizo una cosa buena, sino cuando ya ad?quirido la costumbre de hacer siempre el bien. Una vez observ? detenidamente c?mo una persona muy famosa y tenida por santa lleg? a tal corrupci?n que lleg? hasta declararse ateo y perseguidor de la Iglesia. Esta persona, en cuesti?n, empez? por abandonar su vida de oraci?n, luego no asist?a a los actos comunitarios, porque estaba ?exento por el mucho trabajo que tenia" luego se empez? a olvidar de que era un hombre y comenz? a dedicar horas y horas a dirigir "espiritualmente" a una persona, luego abandon? "el oficio divino", tam?bi?n porque estaba muy ocupado, luego comen?zaron las salidas y vueltas en la calle y con toda la liberad porque como esta persona era el supe?rior y no tenia que pedir permiso a nadie, al final abandon? la vida religiosa de mala manera; ha
ciendo todo lo que estaba prohibido por la moral. Esto me puede pasar a m? y a ti... y a ti.

En una persona muy Santa, la corrupci?n es lenta y se va minando poco a poco. Va decayendo la fe. Va dejando la confesi?n sacramental y "la bola de nieve empieza a hacerse cada vez m?s grande" Comienza a comulgar sin confesarse por verg?en?za. Al principio, a lo mejor, hace "una contrici?n perfecta", luego se va habituando a comulgar en pecado y las comuniones, en lugar de ayudarle espiritualmente, le van hundiendo cada vez m?s por los sacrilegios cometidos. Luego empieza a sentir la soledad interior, la apat?a por todo lo espiritual. Durante un tiempo es posible que vaya viviendo "de rentas" y le vaya quedando un barniz de virtu?des, s?lo la apariencia y quiz? un poco de la an?tigua buena fama, y si no se reacciona a tiempo con una buena confesi?n, con unos retiros espiri?tuales serios, se corre el peligro de caer en un estado de "tibieza espiritual" De esa tibieza de la que habla el libro del Apocalipsis, de la cual dice el Se?or que le producen n?useas y le entran ganas de vomitarle. Ahora no est?s pensando en nadie en con?creto. Piensa que t?, si te descuidas, puedes caer en todo aquello que ahora te parece mal.

Cuando se tienen muchas actividades, se corre el peligro de abandonar la oraci?n, dejar el Rosario y dejar el divino oficio para ?ltima hora y luego, por culpa del cansancio y del sue?o, no se hace nada. Debes asegurar por la ma?ana la oraci?n, y emplear los mejores tiempos del d?a para hablar con Dios. Con el est?mago vac?o se ora m?s f?cilmente y en la primeras horas de la ma?ana. Tambi?n al atardecer es buena hora, antes de cenar. No debes dejar para Dios, las sobras. El es el primero. Tienes que organizarte. El propio trabajo al que tienes que dedicarte por tu oficio o por tu empleo, debes ordenarlo bien. Piensa todo bien antes y a?n debes tenerlo anotado por escri?to. Cu?nto tiempo se pierde por no organizarse o no establecer un orden de importancia o de ur?gencia. Al llegar el final del d?a, que se quede sin hacer, si no se puede, todo lo que es menos importante y cuando estemos bajo las ?rdenes de alguien entonces hemos de adaptarnos a esas ?rdenes y no ir por libres.
Publicado por verdenaranja @ 23:33  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios