Mi?rcoles, 13 de junio de 2007

El boletín SANTA MADRE MARAVILAS DE JESÚS, número 147 cola en uno de sus artículos "Algunas de la emágenes veneradas por SAnta Maravillas.

«LA VIRGEN DE LAS SEPULTURAS»

El 7 de mayo de 1961, aniversario de la primera Comunión y Profesión Simple de Santa Maravillas, se inauguró la ermita del cementerio en el recién fundado Carmelo de La Aldehuela, y presidiéndola se colocó una Virgen del Carmen; la «Virgen de las Sepulturas». Esta devota imagen, del siglo XVIII, propiedad de una familia argentina, fue donada —con el deseo del donante de que la Santísima Virgen fuese honrada en su Carmelo— a las Carmelitas Descalzas del Cerro de los Ángeles, que a su vez la regalaron a la Madre Maravillas. Así se lo agradecía la Santa a sus hijas:
«No saben cómo está la "Virgen de las Sepulturas" Una verdadera idealidad. La queremos mucho y nos da mucha devoción. Todavía está en el coro preciosa con sus nardos. Bueno, todos no, que han ido muchos a la iglesia. Es la imagen que más queremos de aquí» (C 3439).

«LA VIRGEN DE LOS DOLORES»

Una de las devociones preferidas de Santa Maravillas era la Virgen de los Dolores. El 4 de noviem¬bre de 1962, día en que la Madre celebraba su cum¬pleaños, las monjas de La Aldehuela le ofrecieron como «regalo» una de las ermitas de la huerta, que estaba construyéndose por entonces. Estaba presidida por un devoto cuadro del Ecce Horno. En 1970 llegó a La Aldehuela un precioso retablo de la familia de la Madre Dolores de Jesús, y formando parte del retablo, un cuadro de la Virgen de los Dolores, «su Virgen», como le gustaba decir a la Santa en tantas ocasiones. La Madre entonces reformó la ermitica, colocando a la Virgen Dolorosa en lugar del Ecce Homo. Unas antiquísimas maderas del Monasterio de La Encarnación 1e Avila sirvieron para enmarcar el cuadra y para un .ústico banquito en el interior, Entre los regalos que la Santa recibió el 21 de abril de 1970, fecha en que celebraba sus Bodas de Oro de hábito, sus hijas de La Encarnación le han enviado una preciosa imagen de la Virgen de los Dolores que se encontraba en aquel monasterio desde el tiempo de Santa Teresa de Jesús. La Madre les escribe emocionada:

«Quiero agradecerles con toda el alma el tesoro que nos han enviado para mis dichosísimas Bodas de Oro. ¡Qué puedo decirles de la alegría de la llegada de nuestra dulcísima Madre de los Dolores...! No podía creerlo, no lo quería, porque era tanto...; pero en fin, es una realidad que está aquí, en su pobrecita Casa de la Aldehuela y que en el cielo les pagará Ella tan grande caridad. Estoy entusiasmada, como compren¬derán, y les agradezco muchísimo este precioso rega¬lo, que de las cosas materiales nada me podía hacer tanta ilusión en esta vida» (C 4235).

«LA VIRGEN DE LA CONVERSIÓN»

En 1967, Santa Maravillas recibió un regalo de sus hijas del Carmelo de Montemar. Era una talla de madera de la Virgen, imitación de las imágenes románicas. Su autora, una joven americana que tallándola recibió el don de la fe, la regaló al Carmelo de Montemar. Santa Maravillas la llamaba por eso «la Virgen de la Conversión» y le tuvo hasta su muerte una devoción muy grande.

«No saben lo muchísimo que nos gustó la Virgen que nos mandaron por el día 30. ¡Qué regalazo! Es una preciosidad y da muchísima devoción. La hemos puesto en un sitio precioso y muy devoto. y la llamamos la Virgen de la Conversión", que nos da muchísima devoción todo lo que nos ha contado» (C 4481).

Al final de su vida, estando ya muy enferma la Madre, el doctor aconsejó a las hermanas enfermeras que a aquélla le convendría dar un paseíto todos los días. Aunque añadió: «En el estado en que se encuentra, les será imposible conseguirlo».
Al día siguiente, las hermanas le dicen a la Madre que es la hora del paseo. Ella contesta:
-Hijas, ¡si no puedo!
-Madre, ¿y no iríamos por un pecador?
Inmediatamente, la Madre hizo ademán de incorporarse, y todos los días, caminando fatigosamente, ayudada por la Madre Dolores y otra hermana, se llegaba hasta «la Virgen de la Conversión» a reclamar su pecador.


Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios