Lunes, 18 de junio de 2007
Comentario al evangelio (Mt 5, 43-48) del martes de la und?cima semana del Teimpo Ordinario, sacado de "Ens??ame tus caminos " de Guillermo Guti?rrez.

Amad a vuestros enemigos


Con el mandato del amor a los enemigos llegamos al ?pice de la perfecci?n moral evang?lica. No se pide lo imposible, sino lo perfecto. Los reflejos humanos chocan violentamente con las exigencias de una invitaci?n moral a cumplir lo que la naturaleza instintivamente rechaza. ?Qu? es lo que se pide?

En tiempo de Jes?s la palabra enemigo pod?a designar al perseguidor del pueblo elegido, al extranjero, al extra?o al propio clan. Al verbo odiar no se le puede asignar, sin m?s, el sentido fuerte del diccionario. Debe aplic?rsele un sentido rebajado como sin?nimo de ?prescindir de?, ?no preocuparse de?, ?no tener obligaci?n de? amar.

Nunca orden? Mois?s odiar. La voz del amor resuena poderosa en el AT, como vgr. en Lev 19,17-18, donde se manda amar al pr?jimo como a s? mismo. Al pr?jimo se le podr?a amar menos, o prescindir de ?l, pero no odiar. El sacerdote y el levita, que pasaron de lejos ante el hombre herido de la par?bola por pertenecer a otra naci?n, le consideraron como enemigo y le ?odiaron?. Jes?s ampl?a los c?rculos del amor a todos.

El amor pedido no puede entenderse como sentimiento, que no es libre. Se pide un acto humano libre, dependiente de la voluntad, que consiste en no excluir a nadie del ?mbito de nuestra ayuda. La condena del Tali?n y el amor a los enemigos elevan el amor al nivel de perfecci?n que ?se venga? del mal haciendo el bien. Todo a ejemplo del Padre celestial, que no excluye a nadie de su sol y de sus lluvias.

Nos extra?arnos: ??Por qu? Dios permite, por qu? no castiga...??. Son preguntas inspiradas en la naturaleza pero, no en la gracia. El lenguaje de Dios es otro. Hoy se ha logrado sensibilizar la conciencia social ante las necesidades ajenas. No deben ponerse l?mites. Si s?lo damos a los que pueden devolver, o a los que conocernos... ?no hacen eso tambi?n los paganos? El seguidor de Jes?s ampl?a las exigencias del amor por encima de la pura filantrop?a o sentimientos na
Publicado por verdenaranja @ 22:37  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios