Lunes, 25 de junio de 2007
Art?culo publicado en la revista de la Di?cesis de Canarias "Iglesia al D?a", Mayo de 2007, n?mero 204.


LOS J?VENES Y LA ORACI?N DE TAIZ?

Juan Carlos Medina
Director del Secretariado de Pastoral de Juventud


De los objetivos que se ha marcado el Secretariado Diocesano de Pastoral de Juventud est? el relacionado con la dimensi?n espiritual: "Ofrecer espacios de oraci?n para los j?venes que les ayude en su madurez espiritual desde el encuentro con Jes?s, y descubran su vocaci?n en la Iglesia". Teniendo en cuenta este objetivo, el pasado verano se program? un encuentro de oraci?n en Taiz? con un grupo de animadores.

TAIZ? EN LA DI?CESIS DE CANARIAS

Aquella experiencia es lo que nos ha motivado a preparar este encuentro de oraci?n de Taiz? en la Di?cesis, con la presencia de Samuel Incertis Jarillo, Hermano de Taiz?, quien nos iniciar? en un nuevo estilo de oraci?n para acompa?ar a los j?venes.

?Qu? aporta este estilo de oraci?n?

Que los j?venes descubran que Dios ya ha puesto un deseo de comuni?n en sus vidas. Ello se descubre a trav?s de tres dimensiones:

1. Una oraci?n accesible con simples cantos meditativos, concentrados en un s?lo vers?culo, medit?ndolo juntos, dejando que resuene y que encuentre experiencias que iluminar. De esta manera se siente que la oraci?n es una invitaci?n a buscar qu? nos empuja a ir m?s all? de nosotros mismos. Sin darse cuenta, el joven se siente como forzado a descentrarse, a vaciarse para encontrarse consigo mismo y con Dios.

2. Una oraci?n meditativa con las canciones de Taiz?, ayud?ndole a meditar con la Biblia, repitiendo uno o dos versos. La canci?n abre un acceso directo a la Palabra de Dios permiti?ndole interiorizar la Palabra de Dios. Es como "masticar", respirar la Palabra que le da vida.

3. Una oraci?n del coraz?n, del silencio que le da la posibilidad de incli?narse sobre lo que habita en su coraz?n sin saberlo: la presencia amorosa de Dios. Describir lo que el silencio hace posible: "escuchar al coraz?n", "pensar sobre sus problemas", "vaciar la mente", "hacer una pausa", "volverse sobre s? mismo", "dejar caer las mascaras"...

Por medio de estas tres dimensiones intentamos que el joven de hoy descubra que la oraci?n de Taiz? le ayuda a: "descentrarse" de s? mismo, "masticar" las Escrituras y estar en "escucha vigilante" del coraz?n.
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios