Mi?rcoles, 27 de junio de 2007
Textos de ayuda a la reflexi?n del retiro sacerdotal de la Zona Norte de Tenrife, bajo el t?tulo "El misterio de la comuni?n en la vida y ministerio del presb?tero.


CARTA A LOS EFESIOS 4

v1 Os exhorto, pues, yo, preso por el Se?or, a que viv?is de una manera digna de la vocaci?n con que hab?is sido llamados, Iv2 con toda humildad, mansedumbre y paciencia, soport?ndoos unos a otros por amor, Iv3 poniendo empe?o en conservar la unidad del Esp?ritu con el v?nculo de la paz. Jv4 Un solo Cuerpo y un solo Esp?ritu, como una es la esperanza a que hab?is sido llamados. (v5 Un solo Se?or, una sola fe, un solo bautismo, Iv6 un solo Dios y Padre de todos, que est? sobre todos, por todos y en todos.

v7 A cada uno de nosotros le ha sido concedido el favor divino a la medida de los dones de Cristo. Iv8 Por eso dice: Subiendo a la altura, llev? cautivos y dio dones a los hombres. Iv9 ?Qu? quiere decir ?subi? sino que tambi?n baj? a las regiones inferiores de la tierra? 'v10 Este que baj? es el mismo que subi? por encima de todos ios cielos, para llenarlo todo.

v11 El mismo ?dio? a unos el ser ap?stoles; a otros, profetas; a otros, evangelizadores; a otros, pastores y maestros, v12 para el recto ordenamiento de los santos en orden a las funciones del ministerio, para edificaci?n del Cuerpo de Cristo, v13 hasta que lleguemos todos a la unidad de la fe y del conocimiento pleno del Hijo de Dios, al estado de hombre perfecto, a la madurez de la plenitud de Cristo. 1v14 Para que no seamos ya ni?os, llevados a la deriva y zarandeados por cualquier viento de doctrina, a merced de la malicia humana y de la astucia que conduce enga?osamente al error, 1v15 antes bien, siendo sinceros en el amor, crezcamos en todo hasta Aquel que es la Cabeza, Cristo, Iv16 de quien todo el Cuerpo recibe trabaz?n y cohesi?n por medio de toda clase de junturas que llevan la nutrici?n seg?n la actividad propia de cada una de las partes, realizando as? el crecimiento del cuerpo para su edificaci?n en el amor.

CATECISMO 760

"El mundo fue creado en orden a la Iglesia", dec?an los cristianos de los primeros tiempos (Hermas, vis. 2, 4, 1; cf Ar?stides, Apol. 16, 6; Justino, Apol. 2, 7). Dios cre? el mundo en orden a la comuni?n en su vida divina, "comuni?n" que se realiza mediante la "convocaci?n" de los hombres en Cristo, y esta "convocaci?n" es la Iglesia. La Iglesia es la finalidad de todas las cosas (cf San Epifanio, hacer. 1,1, 5), e incluso las vicisitudes dolorosas como la ca?da de los ?ngeles y el pecado del hombre, no fueron permitidas por Dios m?s que como ocasi?n y medio de desplegar toda la fuerza de su brazo, toda la medida del amor que quer?a dar al mundo:

"As? como la voluntad de Dios es un acto y se llama mundo, as? su intenci?n es la salvaci?n de los hombres y se llama Iglesia" (Clemente de Alejandr?a. paed. 1, 6).
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios