Lunes, 02 de julio de 2007
DOMINGO 15 DEL TIEMPO ORDINARIO / C
15 de julio de 2007


El Se?or, que da fuerza a nuestros corazones para amarle y amar a nuestros hermano y hermanas, como Jesucristo nos am?, est? com todos vosotros.

Un domingo m?s nos encontramos alrededor del altar para alimentarnos con la escucha de su palabra y con su cuerpo y su sangre.
Somos hombres y mujeres que caminamos hacia la Pascua de nuestra vida. Con frecuencia las preocupaciones cotidianas nos llenan de pesar: dificultades econ?micas, desacuerdos familiares, problemas de salud, la convivencia con los que m?s amamos, o la ausencia de quienes echamos tanto de menos... Con frecuencia nos vienen ganas de pararnos y quedarnos a un lado del camino, can?sados, dolidos, malheridos. Y Jes?s es el ?nico que se acerca a donde estamos, nos recoge, nos acoge y sana nuestras heridas.
Somos la familia de los hijos e hijas de Dios. Cada uno de nosotros hace presente a Jesucristo en medio de nuestras casas, de nuestros ?mbitos laborales, de nuestros amigos. Cada uno de nosotros es otro Cristo para con los dem?s. Por eso estamos llamados a hacer lo mismo que ?l hizo: atender, consolar, curar, liberar, amar, a aquellos hombres y mujeres que lo necesitan.

A. penitencial: Porque nuestra vida desfallece. Porque nuestro coraz?n se cierra a la Palabra de Dios. Porque no hemos vivido amando como Jesucristo. Por eso, al inicio de nuestra celebraci?n, pedimos perd?n por nuestros pecados.

- Defensor de los pobres: SE?OR, TEN PIEDAD.
- Refugio de los d?biles: CRISTO, TEN PIEDAD.
- Esperanza de los pecadores: SE?OR, TEN PIEDAD.


Antes de las lecturas: Hoy escucharemos en el evangelio la par?bola del buen samaritano y el mandato de Jes?s: "Haz t? lo mismo". Antes, desde el libro del Deuteronomio, Mois?s nos vendr? a decir que esto de amar a Dios es algo siempre nuevo, y no un cumplimiento auto?m?tico de sus preceptos. Los cristianos y cristianas estamos siempre buscando a Dios, siempre dispuestos a convertirnos, a escuchar su voluntad para poder llevarla a buen t?rmino: ?l habla a nuestro coraz?n e inscribe su ley m?xima, la de amar con toda gratuidad. Lo mismo que hizo Jesucristo, imagen del Dios invisible, como oiremos en el maravilloso himno de la carta a los Colosenses, en la segunda lectura. Y lo que hace la cabeza, no puede dejar de hacerlo su cuerpo, que es la Iglesia. Escuch?moslo todo con atenci?n.

Oraci?n universal: Oremos a Dios, que conoce nuestra debilidad y nuestro af?n de serle fieles. Un?monos a cada petici?n diciendo: TE LO PEDIMOS, SE?OR.

1. Porque la Iglesia sea lugar de consuelo, de refugio y de paz para todos los desheredados de nuestro mundo.
OREMOS.

2. Porque los que ejercen un ministerio en la Iglesia fomenten el di?logo como expresi?n de caridad.
OREMOS.

3. Porque los responsables pol?ticos y sociales construyan un mundo m?s justo y libre. OREMOS.

4. Porque los menospreciados y abandonados puedan llevar una vida verdaderamente humana. OREMOS.

5. Porque los que recibimos la misericordia del Se?o en esta casa la comuniquemos a quienes nos rodean. OREMOS

Se?or, Dios nuestro, acepta la s?plica insistente de tus siervos y api?date de nosotros. Por Jesucristo nuestro Se?or.

Padrenuestro: Porque nos sentimos pobres y nece sitados de la acci?n de Dios en nosotros, no: atrevemos a decir:
Publicado por verdenaranja @ 22:59  | Liturgia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios