Lunes, 02 de julio de 2007
Carta publicada en Bolet?n "Iglesia Necesitada" presentando informe 2006.

Queridos amigos:

2006 fue un a?o bueno. Los expertos financieros afirman incluso que fue uno de los mejores en los 60 a?os de historia de nuestra Asociaci?n. Ciertamente, los n?meros dicen algo, pero no pueden medir el amor, vuestro amor.

El P. Werenfried nos encarg? secar las l?grimas de Dios en cualquier sitio en que las descubramos. Pues bien, ?stas son las l?grimas que pudimos enjugar el a?o pasado: 5.089 proyectos. Van desde la ayuda al sustento de religiosas y estipendios de misas para los sacerdotes, a fin de que puedan consagrarse de lleno al apostolado, hasta la ayuda a la construcci?n de 537 capillas e iglesias, para disponer espacios adecuados a la celebraci?n de la Santa Eucarist?a. Desde el apoyo a 16.724 seminaristas de todo el mundo, para convertirlos en sacerdotes bien formados y firmemente anclados en la fe cat?lica, hasta facilitar bicicletas, motos, barcas y coches, para que los disc?pulos de Cristo puedan alcanzar a todos aquellos que en la selva o en las monta?as no pueden llegar a los profetas de la palabra divina. Tanto en la construcci?n del seminario de Lemberg o en la edificaci?n de una catedral o en la ayuda a novicios y sacerdotes? vosotros est?bais all?.

El a?o 2006 vivi? grandes turbulencias. El asunto de las caricaturas conmocion? al mundo isl?mico y expuso la vida de los cristianos a m?s peligros. Oriente Pr?ximo (Egipto, Irak, Ir?n, Israel, Jordania, L?bano, Palestina, Siria, Turqu?a) y en general la presencia de los cristianos en pa?ses isl?micos (por ejemplo, Pakist?n
o el norte de Nigeria) han cobrado suma importancia en nuestro trabajo. Las necesidades y sufrimientos de estos hermanos y hermanas son grandes. Adem?s, hemos continuado apoyando la reconstrucci?n de iglesias y parroquias tras las grandes cat?strofes de los pasados a?os, por ejemplo el tsunami. En todas partes hab?is suministrado consuelo con vuestra ayuda y ofrecido motivos para la esperanza. Una gran esperanza ha nacido en Polonia. Tras decenios en los que ellos mismos experimentaron la solidaridad, los cat?licos polacos quieren, a su vez, ser solidarios con la Iglesia que sufre en todo el mundo. El nuevo Secretariado Nacional, el decimos?ptimo de la gran familia de los bienhechores, se halla ya, tras un breve per?odo de experimentaci?n, en plena marcha. Esto constituye una esperanza para nosotros, pues nos muestra c?mo el amor al pr?jimo es una fuente duradera de bendiciones. El Card. Lubomyr Husar, cabeza de la Iglesia Grecocat?lica de Ucrania -al que ayud?steis tan fielmente en los a?os de la opresi?n-, lo expresa as?, en nombre de todos los obispos de Ucrania, en su carta de felicitaci?n: ?Con agradecimiento pensamos hoy en el P. Werenfried, que fund? hace 60 a?os esta Obra de ayuda. Los medios materiales que miles de cristianos reciben a trav?s de su Asociaci?n constituyen un testimonio expresivo de la solidaridad fraterna y el amor evang?lico con los que los cristianos se fortalecen mutuamente y hacen cre?ble su testimonio ante el mundo. Si, tras el cambio, nuestra Iglesia de Ucrania pudo reanudar con ?xito su misi?n, para llevar a las gentes la Buena Nueva, ello es un fruto visible de su apoyo y ayuda. Por eso ofrecemos hoy nuestra oraci?n agradecida por todos ustedes: directivos, colaboradores y bienhechores de Ayuda a la Iglesia Necesitada?.

No tenemos nada que a?adir a estas palabras. Excepto la esperanza de que el 2007 ser? todav?a mejor que el 2006, no para nosotros sino para la Iglesia necesitada.

Vuestros agradecidos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios