Martes, 03 de julio de 2007
El obispo Promotor del Apostolado del Mar don Luis Quinteiro Fiuza ha dirigido carta pastoral ante "Festividad de la Virgen del Carmen. D?a de las Gentes del Mar" bajo el lema MAR?A EN LA EUCARIST?A.

Mar?a en la Eucarist?a


16 de julio de 2007



Queridos hermanos:

Todos los a?os, al llegar el verano, un gran n?mero de pueblos de nuestro litoral espa?ol, celebr?is con gran solemnidad la fiesta de la Virgen del Carmen, patrona de las gentes del mar. Esta fiesta de la Virgen, de la Stella Maris, es la advocaci?n m?s querida y entra?able de toda la gran familia marinera.

La devoci?n de los hombres de la mar a la Virgen es uno de los hechos religiosos m?s notables y de m?s tradici?n en la Iglesia, en sinton?a con aquella afirmaci?n del Concilio Vaticano II: ?En la Santa Iglesia, Mar?a ocupa el lugar m?s alto despu?s de Cristo y el m?s cercano a nosotros? (L.G. 54).

El amor de los marineros a la Virgen pertenece al misterio de los planes divinos. Es un regalo de Dios. Es la herencia, transmitida de generaci?n en generaci?n, de aquellos primeros marineros que conocieron en persona y amaron a Mar?a, los Ap?stoles. Como Obispo Promotor del Apostolado del Mar, tengo el grat?simo compromiso de encomendaros y de compartir con vosotros la ternura de la Madre.

El lema para la fiesta del Carmen de este a?o es ?Mar?a en la Eucarist?a?. De este modo queremos responder a la llamada de nuestro Santo Padre, Benedicto XVI, que nos invita a toda la Iglesia a vivir en este momento con especial intensidad el misterio de la Eucarist?a. En su Exhortaci?n Apost?lica ?Sacramentum Caritatis? hace el Papa una importante reflexi?n en torno al tema ? La Eucarist?a y la Virgen ?. Recordemos algunas de sus palabras: ??Cada vez que en la Liturgia Eucar?stica nos acercamos al Cuerpo y Sangre de Cristo, nos dirigimos tambi?n a Ella (su Madre) que, adhiri?ndose plenamente al sacrificio de Cristo, lo ha acogido para toda la Iglesia?.Ella, es la Inmaculada, que acoge incondicionalmente el don de Dios y, de esa manera, se asocia a la obra de la salvaci?n. Mar?a de Nazareth, icono de la Iglesia naciente, es el modelo de c?mo cada uno de nosotros est? llamado a recibir el don que Jes?s hace de si mismo en la Eucarist?a? ( S.C.,33 ).

Tambi?n el Papa Juan Pablo II, en su ?ltima Enc?clica ?Ecclesia de Eucarist?a?, dedicaba un cap?tulo a Mar?a y la Eucarist?a.All? nos habla de la profunda relaci?n que ?l establece entre Nuestra Madre y el Sacramento de la Eucarist?a. Y nos dice que ?contemplar el rostro de Cristo, y contemplarlo con Mar?a, es el programa que he indicado a la Iglesia en el alba del Tercer Milenio, invit?ndola a remar mar adentro en las aguas de la historia con el entusiasmo de la nueva evangelizaci?n? (E.E.,6).

El hecho definitivo y real es que de la Eucarist?a vive la Iglesia; de este ?pan vivo?, que es el Cuerpo de Cristo, ella se alimenta y camina hacia la Casa del Padre ?C?mo no sentir, pues, todos en estos momentos una profunda necesidad de realizar en nuestras vidas una renovada experiencia de la Eucarist?a?

Los primeros cristianos se reun?an para la oraci?n y la fracci?n del pan (Hch. 2, 42). La Virgen acompa?aba a los ap?stoles, estaba en el Cen?culo con ellos esperando la venida del Esp?ritu Santo y su presencia no pudo faltar en aquellas primeras celebraciones eucar?sticas de confraternidad y uni?n.

?Haced lo que ?l os diga? (Jn. 2, 5 ) dijo Mar?a a los sirvientes del vino en las bodas de Can?, manifestando su gran fe en el poder sobrenatural de su Hijo. Ella sab?a que ?l, su Hijo, era el Salvador, el que ten?a que venir al mundo a rescatar lo que estaba perdido. ?l nos dej? como vi?tico para la Vida Eterna su propio Cuerpo y su propia Sangre: ?Mi Cuerpo es verdadera comida y mi Sangre es verdadera bebida. El que coma mi Cuerpo y beba mi Sangre tendr? vida en m? (Jn. 6, 55).

Mar?a est? ?ntimamente ligada a la Eucarist?a, sacramento de salvaci?n. Ella tiene hacia nosotros los mismos sentimientos y deseos que su Hijo y participa de modo directo en nuestra salvaci?n. Es la mediadora entre nosotros y su Hijo. Por eso acudimos a ella en todas las necesidades.

Encomend?ndoos con profundo afecto a Mar?a, la Mujer Eucar?stica, bajo la advocaci?n de Nuestra Se?ora del Carmen, os deseo a todos unas felices fiestas.

Con mi bendici?n

Luis Quinteiro Fiuza
Obispo Promotor del Apostolado del Mar
Publicado por verdenaranja @ 0:23  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios