Mi?rcoles, 11 de julio de 2007
ZENIT publica las palabras que dirigi? en ingl?s Benedicto XVI al final de la audiencia general del mi?rcoles, 4 de Julio de 2007, cuando falta un a?o para la Jornada Mundial de la Juventud de Sydney (Australia)

Queridos j?venes:

?Dentro de un a?o nos encontraremos con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud en Sydney! Quiero alentaros a prepararos bien para esta maravillosa celebraci?n de fe, que tendr? lugar en compa??a de vuestros obispos, sacerdotes, religiosos, l?deres juveniles, y de todos vosotros. ?Entrad de lleno en la vida de vuestras parroquias y participad con entusiasmo en vuestros eventos diocesanos! De esta manera os preparar?is espiritualmente para experimentar nuevas profundidades de comprensi?n de todo aquello en lo que creemos, cuando nos reunamos en Sydney en julio pr?ximo.

?Recibir?is fuerza del Esp?ritu Santo, que descender? sobre vosotros, y ser?is mis testigos hasta los confines de la tierra? (Hechos 1, 8). Como sab?is, estas palabras de Jes?s constituyen el tema de la Jornada Mundial de la Juventud 2008. S?lo podemos imaginar c?mo se sintieron los ap?stoles cuando escucharon estas palabras, pero su confusi?n fue suavizada por un sentimiento de sobrecogimiento y de impaciente espera en la venida del Esp?ritu. Unidos en oraci?n con Mar?a y con los dem?s reunidos en el Cen?culo (Cf. Hechos 1, 14), experimentaron el aut?ntico poder del Esp?ritu, cuya presencia transforma la incertidumbre, el miedo y la divisi?n en prop?sito, esperanza y comuni?n.

El sentido de sobrecogimiento e impaciente espera describe tambi?n la manera en que nos sentimos al preparar el encuentro en Sydney. Para muchos de nosotros, ser? un largo viaje. Australia y su pueblo evocan im?genes de c?lida bienvenida y de belleza maravillosa, de una historia antigua aborigen y de una multitud de vibrantes ciudades y comunidades. S? que tanto las autoridades eclesiales como las gubernamentales, junto a numerosos j?venes australianos, est?n trabajando mucho para que todos vivamos una experiencia excepcional. Les doy las gracias de todo coraz?n.

La Jornada Mundial es mucho m?s que un evento. Es un momento de profunda renovaci?n espiritual, cuyos frutos benefician a toda la sociedad. Los j?venes peregrinos quieren rezar, alimentarse con la Palabra y el Sacramento, ser transformados por el Esp?ritu Santo, que ilumina el esplendor del esp?ritu humano y muestra el camino para ser ?expresi?n e instrumento del amor que proviene de Cristo? (?Deus Caritas Est?, 33).

Este amor, el amor de Cristo, es lo que el mundo anhela. Por este motivo, est?is llamados a ?ser sus testigos?. Algunos de vosotros ten?is amigos con pocos objetivos reales en su vida, quiz? atrapados en una b?squeda vana de experiencias nuevas sin fin. ?Traedles tambi?n a la Jornada Mundial de la Juventud! De hecho, he visto que contra la corriente del secularismo, muchos j?venes est?n volviendo a descubrir la satisfactoria b?squeda de la aut?ntica belleza, bondad y verdad. Con vuestro testimonio, les ayudar?is en la b?squeda del Esp?ritu de Dios. ?Sed valientes para dar este testimonio! Tratad de difundir la luz de Cristo, que gu?a y da sentido a la vida, haciendo que la alegr?a y la felicidad est?n al alcance de todos.

Queridos j?venes, hasta que no nos veamos en Sydney, que el Se?or os proteja a todos. Encomendemos esta preparaci?n a Nuestra Se?ora de la Cruz del Sur, Auxilio de los Cristianos. Con ella, recemos: ?Ven Esp?ritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor?.

[Traducci?n del original en ingl?s realizada por Zenit
? Copyright 2007 - Libreria Editrice Vaticana]
Publicado por verdenaranja @ 23:24  | Habla el Papa
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios