Viernes, 20 de julio de 2007
17 de Junio

En el circuito de tres d?as a las islas de Fuerteventura y Lanzarote, el grupo parroquial ?Guancha-San Jos? dedic? d?a y medio a la isla de Lanzarote quedando admirados c?mo los lanzarote?os han sabido conservar las maravillas ?nicas de su Isla que indican el hist?rico cuidado puesto por la poblaci?n en su relaci?n con el entorno: playas, zonas rurales, paisajes casi "lunares", jameos, gastronom?a. Nombres para el recuerdo son: Yaiza con el parque nacional de Timanfaya, Har?a con la Cueva de Los Verdes y los Jameos del Agua, Teguise con el Jard?n de Cactus y su Costa, T?as con Puerto del Carmen, Arrecife con el Charco de San Gin?s e Iglesia del mismo nombre y su hermosa playa.

Pero sin duda alguna lo que m?s impact? al grupo ?PARROQUIA GUANCHA-SAN JOS? en su recorrido por la isla de Lanzarote fue la visita al Parque Nacional de Timanfaya.

A continuaci?n colocamos su descripci?n tal como aparece en hojas de difusi?n publicadas por el Cabildo de Lanzarote:

PARQUE NACIONAL DE TIMANFAYA
MONTA?AS DEL FUEGO


Entre los a?os 1730 y 1736, en un paraje de tierras f?rtiles situado en la zona centrooccidental de Lanzarote, se produjo una de las erupciones m?s importantes de la historia de la volcanolog?a. Durante esos a?os, las tierras de cultivo se convirtieron en extensos campos de lava: m?s de veinte pueblos y caser?os quedaron sepultados por la furia de los cr?teres, seg?n anot? con especial precisi?n el cura-p?rroco de Yaiza en aquellos tiempos, Andr?s Lorenzo Curbelo. En el a?o 1824, tuvo lugar la ?ltima erupci?n de estas caracter?sticas en Lanzarote. La brutal acci?n de la naturaleza configur? esta impresionante zona donde nos encontramos declarada Parque Nacional en 1974.

Son un total de 51 kil?metros cuadrados de superficie los que constituyen el ?rea del Parque Nacional de Timanfaya, en cuyo interior se alza una cadena de volcanes que produjeron las m?s importantes erupciones y que se denominan de forma general Monta?as del Fuego. En esta extensi?n de terreno que llega hasta el mar, y a pesar de su apariencia hostil a cualquier forma de vida, existen especies animales como el lagarto de Har?a. los cuervos, las gaviotas o las pardelas, y tambi?n gran cantidad y variedad de l?quenes (m?s de 300 especies distintas), as? como aulagas juncos, topos, lenguas de vaca y otros ejemplares de flora end?mica. Numerosos expertos en bot?nica, zoolog?a y geolog?a utilizan el Parque Nacional de Timanfaya como base para diferentes estudios y experimentos.

En las proximidades del parque se encuentra el Centro de Visitantes e Interpretaci?n de Mancha Blanca, perteneciente al Ministerio de Medio Ambiente, un lugar donde podemos encontrar amplia informaci?n sobre las caracter?sticas de Timanfaya. Aqu? existe una exposici?n permanente con paneles interpretativos y simulaci?n volc?nica, un servicio de gu?as-int?rpretes y un programa audiovisual multimedia, todo ello dentro de un edificio de gran calidad arquitect?nica integrado en el mar de lava donde se asienta.

Una vez que accedemos al interior de las Monta?as del Fuego, tenemos la sensaci?n de hallarnos en un paraje sobrecogedor e irrepetible. El primer punto que visitamos es el llamado Islote de Hilario, un lugar donde el subsuelo presenta una temperatura de 140 grados cent?grados a s?lo io cent?metros de profundidad y de 400 grados cent?grados si la excavaci?n llega a los 6 metros. En este enclave podemos participar de distintos experimentos geot?rmicos, como prender la aulaga con el calor del volc?n o comprobar las emanaciones calor?ficas de la superficie. Tambi?n podemos ver los g?iseres artificiales que producen unos tubos introducidos en el suelo cuando se arroja agua fr?a a las entra?as de la tierra.

En el Islote de Hilarlo presentimos la mano crea-dora de C?sar Manrique. El artista ide? aqu? un nuevo Centro de Arte, Cultura y Turismo del Cabildo Insular de Lanzarote y dise?? el Restaurante El Diablo, un recinto circular que destaca, junto a las construcciones adyacentes (el horno, la tienda), por su perfecta utilizaci?n de la piedra volc?nica y por su integraci?n en el medio que lo rodea. Es muy interesante la presencia de un horno natural perforado en la monta?a que parece descender a las profundidades del volc?n y donde se cocina gran parte de los platos que se ofrecen en el restaurante.
El Islote de Hilarlo es el punto de partida hacia la Ruta de Los Volcanes. Se trata de un recorrido muy peculiar donde tenemos la oportunidad de contemplar los lugares e mayor inter?s de todo el Parque.

En unas guaguas especialmente acondicionadas y sonorizadas para la visita nos adentramos en un recorrido de 14 kil?metros de longitud mimetizado con el entorno y. atravesamos todas las zonas volc?nicas de mayor inter?s geol?gico y paisaj?stico, guiados por una grabaci?n donde se recogen descripciones inspiradas en el manuscrito del cura de Yaiza, Andr?s Lorenzo Curbelo, principal testigo de la tr?gica acci?n de la naturaleza en las erupciones del siglo XVIII. Durante la visita debemos fijar nuestra atenci?n en las numerosas alineaciones de volcanes, las lenguas de lava, los hornitos y los tubos volc?nicos existentes en estos lugares. La Ruta de Los Volcanes fue dise?ada por el artista lanzaroteno Jes?s Soto, y constituye un itinerario inolvidable para el visitante porque nos introduce en los parajes m?s rec?nditos y fascinantes de Timanfaya.

(Estamos construyendo un templo)
Comentarios