Domingo, 22 de julio de 2007
22 Julio (ACI).- Al dirigir este mediod?a el ?ngelus dominical, el Papa Benedicto XVI hizo un en?rgico llamado a la paz y conden? la guerra, ?una calamidad que contrasta con el proyecto de Dios, el cual ha creado todo para la existencia y, en particular, quiere hacer del g?nero humano una familia?.

Antes de dirigir la oraci?n mariana ante unas diez mil personas reunidas en la Plaza Calvi de Lorenzago de Cadore, el Santo Padre dijo que estos d?as de descanso que pasa en la sierra alpina de los Dolomitas, siente ?a?n m?s intensamente? el ?impacto doloroso? de las noticias que le llegan sobre los ?enfrentamientos sangrientos y los episodios de violencia que actualmente sacuden el mundo?.

Reflexionando en el ?drama de la libertad humana en el mundo?, el Pont?fice afirm? que la tierra es un jard?n que Dios entreg? a los hombres para que lo ?custodiaran y cultivaran? y que ?si los hombres vivieran en paz con Dios y entre ellos la tierra asemejar?a verdaderamente a un ?para?so??.

?Por desgracia, el pecado ha arruinado ese proyecto divino, generando divisiones y haciendo entrar en el mundo la muerte. Los hombres ceden a la tentaci?n del Maligno y se hacen la guerra los unos a los otros. La consecuencia es que, en este estupendo ?jard?n? que es el mundo, se abre un espacio de infierno?, asegur?.

El Papa record? la I Guerra Mundial, hace 90 a?os, trayendo a la memoria especialmente las palabras de su antecesor Benedicto XV, en las que calific? la guerra de ?matanza in?til?, expresi?n que ?contiene a?n un amplio valor, prof?tico, y puede aplicarse a tantos otros conflictos que han truncado innumerables vidas humanas?.

Al respecto record? que Benedicto XV no se limit? a condenar la guerra sino que tambi?n habl? de la fuerza moral del derecho, del desarme balanceado y controlado, el arbitraje de las controversias, la libertad de los mares, la devoluci?n de los territorios ocupados y las tratativas para dirimir los problemas.

Los Siervos de Dios Pablo VI y Juan Pablo II, prosigui? el Santo Padre, siguieron esta misma l?nea. La frase ??Nunca m?s la guerra!? que pronunciaron en nombre de la Iglesia en sus respectivos discursos ante la Asamblea de las Naciones Unidas tiene plena vigencia.

?Desde este lugar de paz, donde tambi?n m?s vivamente se advierten como inaceptables los horrores de la ?in?til matanza?, renuevo el llamado a proseguir con tenacidad la v?a del derecho, a rechazar con determinaci?n la carrera de armamentos, y a rechazar la tentaci?n de afrontar las nuevas situaciones con viejos sistemas?, dijo el Pont?fice.

Finalmente, pidi? elevar una oraci?n especial por la paz en el mundo, confi?ndola a Mar?a, la Reina de la Paz.

Finalizado el ?ngelus, el Papa salud? a las autoridades civiles y eclesiales presentes, entre ellas el Obispo de Hong Kong, Cardenal Joseph Zen Ze-Kiun, que acudi? con 60 feligreses chinos; el Patriarca de Venecia, Cardenal Angelo Scola, y el Presidente de la Conferencia Episcopal Italiana, el Arzobispo Angelo Bagnasco. Asimismo salud? entre los presentes a Edoardo Luciani, hermano del Siervo de Dios Juan Pablo I.
Comentarios