Domingo, 22 de julio de 2007
ZENIT publica las palabras que pronunci? Benedicto XVI el domingo, 22 de julio de 2007, al rezar la oraci?n mariana del ?ngelus en Lorenzago de Cadore, la localidad de los Dolomitas italianos en la que transcurre las vacaciones de verano.


Queridos hermanos y hermanas:

En estos d?as de descanso que, gracias a Dios, estoy disfrutando aqu?, en Cadore, experimento a?n m?s intensamente el impacto de las noticias que me llegan sobre enfrentamientos sangrientos y episodios de violencia que se verifican en muchas partes del mundo. Esto me lleva a reflexionar una vez m?s sobre el drama de la libertad humana en el mundo. La belleza de la naturaleza nos recuerda que Dios nos ha puesto para ?cultivar y custodiar? este ?jard?n?, la Tierra (Cf. G?nesis 2, 8-17). Si los hombres vivieran en paz con Dios y entre s?, la Tierra se parecer?a verdaderamente a un ?para?so?. El pecado, por desgracia, ha arruinado este proyecto divino, engendrando divisiones y haciendo que entre la muerte en el mundo. De este modo, los hombres ceden a las tentaciones del Maligno y se hacen la guerra mutuamente. La consecuencia es que, en este estupendo ?jard?n?, que es el mundo, se abren espacios de ?infierno?.

La guerra, con su estela de luto y destrucci?n, es considerada siempre y con raz?n una calamidad que atenta contra el proyecto de Dios, quien lo cre? todo para que exista y que, en particular, quiere hacer del g?nero humano una familia.

En este momento, no puedo dejar de recordar una fecha significativa: el 1 de agosto de 1917 --hace 90 a?os-- mi venerado predecesor, el Papa Benedicto XVI, public? su famosa ?Nota a las potencias beligerantes?, pidiendo que acabaran con la primera guerra mundial (Cf. AAS 9 [1917], 417-420). Cuando arreciaba aquel enorme conflicto, el Papa tuvo el valor de afirmar que se trataba de una ?matanza in?til?. Esta expresi?n suya se ha grabado en la historia. Estaba justificada por la situaci?n concreta de aquel verano de 1917, especialmente en este frente v?neto. Pero aquellas palabras, ?matanza in?til?, tienen tambi?n un valor m?s amplio, prof?tico, y se pueden aplicar a otros muchos conflictos que han desgajado innumerables vidas humanas.

Precisamente estas tierras en las que nos encontramos, que de por s? hablan de paz y de armon?a, fueron escenario de la primera guerra mundial, como siguen evocando muchos testimonios y algunos conmovedores cantos de los alpinos. ?Son hechos que no hay que olvidar! Es necesario aprender de las experiencias negativas que por desgracia sufrieron nuestros padres para no repetirlas.

La ?Nota? del Papa Benedicto XVI no se limitaba a condenar la guerra; indicaba, a nivel jur?dico, los caminos para construir una paz justa y duradera: la fuerza moral del derecho, el desarme balanceado y controlado, el arbitraje en las controversias, la libertad de los mares, la condonaci?n rec?proca de los gastos b?licos, la restituci?n de los territorios ocupados y negociaciones justas para dirimir las cuestiones.

La propuesta de la Santa Sede estaba orientada al futuro de Europa y del mundo, seg?n un proyecto de inspiraci?n cristiana, pero que puede ser compartido por todos, pues se fundamenta en el derecho de gentes.

Este es el mismo planteamiento que siguieron los siervos de Dios Pablo VI y Juan Pablo II en sus memorables discursos ante la Asamblea de las Naciones Unidas, repitiendo en nombre de la Iglesia: ??Nunca m?s la guerra!?.

Desde este lugar de paz, en el que se experimentan m?s a?n como inaceptables los horrores de las ?matanzas in?tiles?, renuevo el llamamiento a seguir con tenacidad el camino del derecho, a rechazar con determinaci?n la carrera de armamentos, a oponerse m?s en general a la tentaci?n de afrontar nuevas situaciones con viejos sistemas.

Con estos pensamientos y auspicios en el coraz?n, elevemos ahora una oraci?n especial por la paz en el mundo, encomend?ndola a Mar?a sant?sima, reina de la paz.

[Traducci?n del original italiano realizada por Zenit.
? Copyright 2007 - Libreria Editrice Vaticana]
Publicado por verdenaranja @ 21:36  | Habla el Papa
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios