Domingo, 22 de julio de 2007
Art?culo publicado en la revista de la Di?cesis de Tenerife "Iglesia Nivariense" JUNIO 2007, n?mero 76

Aurelio Feliciano Sosa
Dr de C?ritas


LEER ES VIVIR


Es como la salud: la valoramos cuando la perdemos. Nos damos cuenta de lo que significa leer cuando alguien no es capaz de descifrar los signos que tiene delante o no podemos leer por cualquier problema en la vista. Y, sin embargo, hay millones de personas en el mundo que no pueden disfrutar la suerte que tiene usted de leer un peri?dico, una revista, un libro.

C?ritas, en esta campa?a puesta en marcha alrededor de la fiesta de Corpus, ha querido poner de relieve este derecho a una educaci?n digna. Desde C?ritas creemos que si "los derechos humanos son universales; las oportunidades deber?an serlo".

Y es que el derecho a la educaci?n es un derecho fundamental para el desarrollo de la persona. Es un derecho al acceso y a la permanencia en un sistema educativo que ha de asegurar el pleno desarrollo de la personalidad y el respeto a los derechos humanos. Y, sin embargo, los pa?ses ricos rara vez dedican m?s del 4% del PIB a la ense?anza p?blica. Tampoco parece una prioridad este tema para muchos de los pa?ses empobrecidos.

La educaci?n ha de ser un factor de reducci?n de desigualdades y de ayuda para conseguir la equidad social. Llama la atenci?n c?mo ha crecido la riqueza en el mundo y c?mo ha crecido paralelamente la brecha de la desigualdad. Desigualdad entre personas dentro de los pa?ses y des-igualdad entre pa?ses y territorios: el 20% m?s rico de la poblaci?n mundial disfruta de las tres cuartas partes del ingreso mundial y el 40% m?s pobre tiene que conformarse con obtener s?lo el 5% del ingreso mundial.
Esta desigual realidad est? denunciando un importante d?ficit de oportunidades educacionales en el mundo. En una econom?a globalizada, en la que cada vez es m?s importante el conocimiento, toda-v?a se niega la m?s b?sica educaci?n primaria a unos 115 millones de ni?os.

La mayor?a de los ni?os no matriculados en la escuela viven en Africa subsahariana y Asia meridional. Si, seg?n la UNESCO, se considera necesario haber cursado entre cinco y seis a?os para logar aprender las habilidades b?sicas de lectura y escritura, comprensi?n y resolu?ci?n de problemas. es sangrante que un ni?o nacido, por ejemplo, en Mozambi?que tenga un promedio de asistencia a la escuela de cuatro a?os, mientras que el promedio de otro nacido en Francia sea de quince a?os.

En Espa?a una cuarta parte de los estudiantes que llegan al final de su educaci?n obligatoria no obtiene el t?tulo de graduado en Secundaria. Y en Canarias somos conscientes de cu?ntos de nuestros escolares no alcanzan el nivel m?nimo que se exige en una educaci?n b?sica.

En la mayor parte de los pa?ses, la desigualdad en la educaci?n es una de las causas generadoras de la desigualdad en materia de ingresos, salud y oportunidades de desarrollo y de participaci?n en la sociedad civil.

La educaci?n tiene el potencial de actuar equiparando oportunidades y de aportar una mayor eficiencia econ?mica y cohesi?n en la sociedad. Pero tal potencial s?lo se puede desplegar con la ayuda de pol?ticas p?blicas que eliminen sistem?ticamente los obst?culos sociales, econ?micos y culturales que han de afrontar los grupos m?s desfavorecidos.

Nos preocupa saber que las desigualades sociales de hoy se convertir?n en las desigualdades sociales y econ?micas globales del futuro. El derecho a una educaci?n de calidad para todos y, en especial, para los m?s vulnerables y desfavorecidos, nos lleva a denunciar y a exigir:

Considerar el derecho a la educaci?n como un factor fundamental del desarrollo.

Concienciar a nuestra sociedad de las desigualdades educativas que afectan especialmente a las personas, colectivos y pa?ses con menos ingresos.

Reclamar el cumplimiento del Objetivo del Desarrollo del Milenio en cuanto a lograr la ense?anza primaria universal para el a?o 2015 (objetivo 3, meta 4).

Mejorar la calidad del proceso de ense?anza/aprendizaje que se establece en la interacci?n entre el alumnado y el profesorado.

Apoyar las iniciativas que instan a los gobiernos de los pa?ses empobrecidos a que elaboren y pongan en marcha estrategias nacionales de educaci?n destinadas a garantizar la universalidad y gratuidad de una ense?anza de calidad para todos los ciudadanos.

Frente a los numerosos desaf?os del porvenir, la educaci?n constituye un instrumento indispensable para que la Humanidad pueda progresar hacia los ideales de paz, libertad y justicia social.

Como ciudadanos que tenemos la suerte de poder leer, esta campa?a es una llamada a la responsabilidad. Los cristianos, que decimos creer en un Dios Padre-Madre de todos, sentimos la urgencia de seguir luchando por este derecho de nuestros hermanos a una educaci?n digna. Precisamente, la fiesta del Corpus, en la que celebramos la entrega de Jes?s como pan partido, repartido y comido y como vino generoso derramado, es una llamada no s?lo a alimentarnos con ese pan de vida, sino a alimentar tambi?n a los hambrientos de cultura, a hacernos pan y luz para los dem?s.
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios