Martes, 24 de julio de 2007
AFRICA/MARRUECOS - La Iglesia, los pueblos y las naciones: Marruecos

Roma (Agencia Fides) - Marruecos se extiende en una superficie de 458.730 km y una poblaci?n de alrededor de 33 millones de habitantes, de los cuales casi 28 millones viven en el territorio de la Arquidi?cesis de Rabat. Actualmente el 44% de la poblaci?n vive en zonas rurales. Hasta hace 30 a?os atr?s el porcentaje de la poblaci?n que viv?a en el campo era del 70%. El 30% de los marroqu?es tiene menos de 15 a?os y el 60% menos de 30 a?os. M?s de 2 millones son inmigrantes, especialmente en Europa, por motivos de trabajo. Los grupos ?tnicos son 4: bereber (divididos en diversos grupos), ?rabes, hebreos y negros.

Marruecos es una monarqu?a constitucional, democr?tica y social de tipo teocr?tico. Existe un parlamento bicameral: la C?mara de Diputados y la C?mara de Consejeros. El Primer Ministro es elegido por el partido de la mayor?a
El Rey Mohammed VI, tiene el t?tulo de "Emiro de los Creyentes" en el sentido de "defensor del Islam?. El Soberano tiene el poder civil y religioso, controla las mezquitas y la ense?anza de los ?Oulema?. Desde que subi? al trono, el 30 de julio de 1999, el Rey Mohammed VI realiz? gestos de gran apertura: amnist?a, concesi?n de la libertad e expresi?n, particularmente de la prensa.

Desde el punto de vista econ?mico, es importante evidenciar que la fuerte componente rural y agr?cola del Reino lo hace particularmente sensible a las fluctuaciones clim?ticas. La continua deforestaci?n constituye una preocupaci?n. Sin embargo se iniciaron grandes trabajos, especialmente en el campo del turismo. Se trabaja para asegurar la presencia de m?s de 10 millones de turistas antes del 2010.
La situaci?n social no es favorable: la tasa de desocupaci?n es muy alta, los sueldos son insuficientes y crece la pobreza. Tambi?n la estructura sanitaria se encuentra en dificultad y no todos pueden acceder a las curas m?dicas. Sin embargo, un signo de esperanza surge de una clase media que, de a poco, est? asumiendo sus responsabilidades.

La situaci?n religiosa

El Islam es un factor de cohesi?n de la poblaci?n marroqu?. La oraci?n y la ense?anza del Cor?n son obligatorios en las escuelas. Se observan fielmente el Ramadam y las fiestas musulmanas. Hasta el d?a de hoy el car?cter tolerante de los marroqu?es y el riguroso control del poder impidieron la extensi?n del integrismo musulm?n, que predomina en Pa?ses en los cuales el laicismo y el secularismo remplazaron la religi?n.

A pesar que el Pa?s existe una considerable tolerancia religiosa, no se puede pasar del Islam a otra religi?n, es decir, un cristiano no puede casarse con una musulmana sin convertirse en musulm?n y es por esta raz?n que algunos cristianos se convierten en musulmanes. Una cristiana, en cambio, puede casarse con un musulm?n sin cambiar de religi?n, pero si los hijos se educan seg?n los preceptos de la religi?n isl?mica.

Las corrientes ideol?gicas se manifiestan a trav?s de los partidos pol?ticos: el ?Istiqla? propugna el reformismo ortodoxo, mientras que la Uni?n Socialista de las Fuerzas Populares se inspira al humanismo socialista y laico de tipo franc?s; el Partido para el Progreso y el Socialismo, es considerado un partido comunista, pero se limita a hablar de ?socialismo cient?fico?.

Las Mezquitas son numerosas. Las escuelas de Cor?n est?n declinando, pero el joven soberano declar? un centenar de Mezquitas como lugares de instrucci?n isl?mica.
Los cristianos no cat?licos son una peque?a minor?a, extranjeros, y mantienen buenas relaciones con los cat?licos: existen comunidades evang?licas y anglicanas y de la Iglesia ortodoxa rusa y ortodoxa griega. Los hebreos son alrededor de 200 mil.

El Cristianismo entra en Marruecos ya en el siglo II. En 1121 se completa el proceso de islamizaci?n. En 1220 algunos Franciscanos son asesinados.
En 1985 el Siervo de Dios, el Papa Juan Pablo II, en visita a Marruecos, recibe todos los honores reservados a un Jefe de Estado.
En Marruecos la Iglesia, contrariamente a otros pa?ses musulmanes, goza de un estatuto especial concedido por el "Dahir Royal" del Rey Hassan II, en 1983 que le permite ejercitar p?blica y libremente sus propias actividades, en particular las relativas al culto, al magisterio, a la jurisdicci?n interna, a la beneficencia y a la ense?anza religiosa de sus miembros. Por lo tanto se reconoci? la libertad de culto, pero no aquella de conciencia y religi?n; por esto es un crimen catequizar o, acoger en la comunidad cristiana un musulm?n.

La Iglesia cat?lica en Marruecos, es un peque?o reba?o. El contexto socio-cultural y pol?tico de Marruecos crea un condicionamiento distinto de otros pa?ses del Maghreb. La presencia de la Iglesia es activa en las escuelas cat?licas y en los hospitales de la Iglesia. Sin embargo, hay religiosas que trabajan en los hospitales del Estado.

No existe una estructura a nivel nacional del Episcopado cat?lico. La Conferencia Episcopal Regional del Norte de ?frica (CERNA) que agrupa Algeria, T?nez, Libia y Marruecos, act?a como una Conferencia Nacional.
La CERNA., que tiene su sede en Algeria, depende de la Congregaci?n para los Obispos, mientras que las dos di?cesis de Marruecos y la Prefectura Apost?lica de Sahara Occidental dependen de la Congregaci?n para la Evangelizaci?n de los Pueblos.
La Jerarqu?a est? formada por dos Arzobispos. El Arzobispo de T?nger, Su Exc. Mons. Santiago A. Mart?nez, es religioso (OFM) y espa?ol, mientras que el de Rabat, Su Exc. Mons. Vincent Landel, tambi?n ?l religioso (SCI) es franc?s.

La situaci?n de la Iglesia

En Marruecos, desde siempre, la Iglesia goza de simpat?a gracias a la bondad de los franciscanos y a su trabajo de abnegaci?n de las religiones. La prudente conducta de la Iglesia durante la independencia, la visita del Santo Padre y la actitud de la Santa Sede durante la crisis del Golfo, favorecieron que se confirmarse esta simpat?a. Si bien las diversidades culturales de los fieles en Marruecos es una dificultad, es asimismo una ventaja porque permite testimoniar la catolicidad de la Iglesia que une sin ser totalitaria, respetando la identidad cultural de cada persona. En Marruecos hay s?lo dos Arquidi?cesis inmediatamente sujetas a la Santa Sede: Rabat y T?nger.
La Arquidi?cesis de Rabat fue erigida en 1955. Tiene una superficie de 400 mil Km. y una poblaci?n de m?s de 28 millones de habitantes. Desde el 2001 es Ordinario Su Exc. Mons. Vincent Landel, SCI, de origen franc?s. Nacido en Marruecos en 1941, ordenado sacerdote en 1969, Obispo Coadjutor en el 2000, asume el Arzobispado el 5 de mayo de 2001. Los cat?licos son alrededor de 25 mil, todos subsaharianos. Los estudiantes cat?licos son m?s de 1.000. La mayor parte de los fieles quedan en el Pa?s seg?n cu?nto dura su contrato de trabajo.

La Arquidi?cesis, para facilitar el trabajo pastoral, est? dividida en 4 regiones. En la Arquidi?cesis hay 3 Conventos de vida contemplativa, uno masculino (Trapenses) en F?s, en donde se busca de reconstruir la comunidad trapense de Nuestra Se?ora del Atlas (que es el seguimiento de Tibhirine), y dos femeninas (Clarisas y Melquitas de rito oriental). Entre los Fidei Donum, en su mayor?a franceses, hay sacerdotes de Ben?n y Camer?n.

En estos ?ltimos a?os dos Congregaciones religiosas femeninas dejaron el Pa?s. De todos modos lleg? la Congregaci?n de las Hijas del Coraz?n Inmaculado de Mar?a de Mali y est? por llegar otra Congregaci?n del ?frica Subsahariana. Las religiosas desempe?an su apostolado entre los m?s pobres y las madres solteras en T?nger y Casablanca. Est?n congregadas en un ?Consejo de las Religiosas?.
En una Iglesia como la de Marruecos en donde los cristianos son pocos y extranjeros, la presencia de las religiosas es muy importante: ayudan a los cristianos a valorizar con la oraci?n y la reflexi?n sus encuentros, sostienen o crean lugares de encuentro y de di?logo en los barrios pobres y en el campo.
Desde el punto de vista pastoral se realiz? un esfuerzo para dar un sost?n espiritual y apost?lico a los fieles practicantes. La pastoral diocesana implica a todos los fieles, no s?lo a los sacerdotes y religiosos. Es principalmente una pastoral de presencia, que se articula en 8 puntos: acompa?amiento a la comunidad cristiana, presencia en el di?logo interreligioso, presencia en medio de los estudiantes subsaharianos, inmigrantes, parejas isl?mico-cristianas, en el mundo del turismo y relaciones con las otras Iglesias y Confesiones. La Pastoral se desenvuelve a trav?s de la instrucci?n catequ?stica, la vida lit?rgica, la profundizaci?n de la propia fe y la toma de conciencia de la realidad ?rabe-musulmana.

Una particular atenci?n se da a los estudiantes subsaharianos, de los cuales alrededor de un millar frecuenta la Iglesia cat?lica. Viven en 19 ciudades universitarias y muchos viven en situaciones precarias desde el punto de vista material y afectivo. Un encuentro sobre el problema de los estudiantes se organiz? en 2002 en Rabat con la participaci?n de las Iglesias del Norte y del Sur de Sahara. El encuentro fue bastante fructuoso.
Por falta de personal se abandonaron obras educativas y asistenciales que actualmente se entregaron a los musulmanes. Los desaf?os son tres: el desaf?o de la vida de comuni?n, de tener confianza en el futuro y de ser puente entre ?frica y Europa.
La Arquidi?cesis de T?nger fue erigida en 1956, tiene una superficie de 30 mil km y una poblaci?n de 4.500.000 habitantes. Desde el 2007 es Ordinario, Su Ecc. Mons. Santiago Agrelo Martinez, OFM, espa?ol, 64 a?os, nacido el 20 de junio de 1942. A?n no ha sido consagrado. Em?rito es Su Ecc. Mons. Jos? Antonio Peteiro Freire, OFM, nacido en Espa?a en 1936, ordenado Obispo en 1983, que por motivos de salud renunci? al gobierno pastoral en 2004. Mientras tanto se nombr? como Administrador Apost?lico el Rev. P. Jos? Seijas Torres.
La Arquidi?cesis de T?nger presenta las mismas caracter?sticas de aquella de Rabat. El Ecumenismo es una de las preocupaciones de la di?cesis, especialmente en la ciudad de T?nger, en donde existen las comunidades anglicanas, evang?lica y batista, con las que la Iglesia cat?lica tiene buenas relaciones.
Despu?s de la visita del Santo Padre a Casablanca, se inici? una nueva etapa en las relaciones de la Iglesia diocesana con los musulmanes: por parte de los cristianos: por ejemplo actualmente hay una visi?n m?s objetiva de la realidad, un esfuerzo para superar prejuicios y resentimientos y obtener un mayor conocimiento entre las dos religiones.
La principal forma de di?logo isl?mico-cristiano se basa en relaciones de amistad y colaboraci?n, tambi?n a trav?s de la colaboraci?n con distintas ONG de Marruecos. Desde 1996 hasta 1998 se realiz? el S?nodo Diocesano con dos Asambleas generales. Existe tambi?n un proyecto de reconstrucci?n de un centro oncol?gico por parte de la Asociaci?n Nacional de Socorro para los Misioneros Italianos (ANSMI).
El n?mero de cat?licos disminuye como tambi?n aquel del personal religioso, mientras que aumentan los musulmanes. Se advierte una cierta ?euforia isl?mica?, aumentan las construcciones de mezquitas, y se nota un regreso a las pr?cticas y costumbres antiguas, adem?s de una falta de confianza hacia todo lo que es europeo y occidental. (L.M.) (Agencia Fides 23/7/2007 L?neas: 138 Palabras: 1820)
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios