Mi?rcoles, 25 de julio de 2007
Art?culo publicado en la revista de la Di?cesis de Tenerife "Iglesia Nivariense" JUNIO 2007, n?mero 76

LA TUMBA PERDIDA DE JES?S


Carmelo P?rez


La pol?mica, una vez m?s, est? servida. Aunque no tanto. La emisi?n del documental La tumba perdida de Jes?s. a pesar de la intensa campa?a de publicidad puesta en marcha por Antena 3 TV, ni siquiera consigui? superar en audiencia a los telespectadores de Los Serrano.

Con todo, la cadena privada consigui? hacerse con un honroso 15% de cuota de pantalla, aproximadamente dos millones y medio de personas en ese momento. Incluso la emisi?n de Ilouse cop? un mayor n?mero de tele-videntes, superando en m?s de un punto al reportaje que originalmente emiti? Discovery Channel para sus suscriptores sobre el presunto descubrimiento de la tumba en que Jes?s, su mujer y su familia hab?an sido enterrados.

B?sicamente, el mencionado documental apuesta por la hip?tesis de que el descubrimiento de una serie de tumbas bimilenarias, dotadas de inscripciones con diversos nombres b?blicos, avala la teor?a de que la moderna arqueolog?a ha conseguido dar con el verdadero lugar del enterramiento de Jes?s. Y a?n hay m?s: del hallazgo se deduce que es m?s que viable la hip?tesis de que Jes?s tuvo un hijo llamado Judas y fue enterrado junto a ?l, Mar?a Magdalena y su madre. Las consecuencias para la fe en el caso de demostrarse tales hip?tesis resultan evidentes.

Cifras de audiencia aparte, a pocos extra?a ya que de forma c?clica los medios de comunicaci?n y la literatura m?s asequible apuesten de tanto en tanto por nuevas y escandalosas revelaciones sobre la vida de Cristo y sus ?ltimos d?as. Muy presente est? a?n el efecto Da Vinci, con cifras de v?rtigo en lo que a ingresos editoriales y publicitarios se refiere.

Adem?s, en esta ocasi?n el morbo estaba garantizado a?n m?s si cabe. El prestigio cinematogr?fico del director de La tumba perdida de Jes?s, James Cameron, hac?a presagiar una puesta en escena digna de sus m?s conocidas realizaciones, entre ellas la galardonada Titanie.

Y as? fue. Cameron demostr?, una vez m?s, que convierte en oro todo lo que toca. El documental es capaz de mantener en tensi?n al espectador durante todo su metraje, m?s de una hora. La vivacidad del relato, los recursos para mantener el inter?s, la inclusi?n de testimonios. Todo estuvo a la altura de un gran director de Hollywood. Todo... excepto el contenido.

Incluso antes de que el trabajo de Cameron viera la luz, prestigiosas universidades de todo el mundo se hab?a pronunciado ya contra la veracidad de las conclusiones a las que llega el director canadiense. Consultado al respecto, el sacerdote diocesano Jos? Francisco Concepci?n Checa licenciado en Sagrada Escritura en el Pontificio Instituto B?blico de Roma y con estudios realizados en L'Ecole Biblique et Arqueologiquc Francaise de Jerusal?n, resume algunas de estas objeciones recordando que "el arque?logo que estudi? el sepulcro, Amos Kloner, hace ya 27 a?os, afirma que el documental falsea los datos y que no tiene base cient?fica, aunque se presente como tal". Es de destacar el hecho de que, adem?s, Amos Kloner es jud?o, por lo que, ni siquiera en el peor de los casos, resultar?a l?gico que un cient?fico de tan reconocida val?a mintiese para salvar a la Iglesia.

Esa misma postura viene reforzada, seg?n Concepci?n Checa, por otro dato: "Joe Zias, arque?logo de la Universidad Rockefeller de Jerusal?n, ataca duramente la credibilidad de Simcha Jacovici, subdirector del documental. Seg?n Zias, Jacovici carece de credibilidad hasta que se retracte de un documental publicado en el 2002 sobre una pretendida inscripci?n ("Santiago, Hijo de Jos?"), que demostrar?a que Jes?s tuvo hermanos Jacovici no se ha excusado tras demostrarse que el documental se basaba en la falsificaci?n moderna de la inscripci?n".

?Estamos, pues, ante una mentira malintencionada?, cabe preguntarse. "Prefiero quedarme con la parte positiva, si es que tiene alguna. Y es que afirmar que ?ste era el acontecimiento arqueol?gico m?s revelador de la Historia supone, indirectamente, poner de relieve la significaci?n que el personaje Jes?s de Nazaret tiene para la Historia misma", reflexiona el sacerdote.

En el mismo sentido, aunque con mayor contundencia, se manifiesta el prestigioso Studium Franciscanum Biblicum de Jerusal?n: "El anunciado descubrimiento de la tumba de Jes?s es un fen?meno entre arqueolog?a inventada, publicidad y ventas". El centro de investigaci?n, tras confirmar en un comunicado el parecer de todos los arque?logos israel?es que se han pronunciado contra este supuesto hallazgo, concluye: "Esperamos con ansia saber cu?ndo tendr? lugar la venta de las precios?simas reliquias y en qu? casa de subastas".


El anuncio del descubrimiento de la supuesta tumba de Jes?s no s?lo es contradicho por la arqueolog?a, sino tambi?n por la historia, considera uno de los te?logos cat?licos de mayor prestigio actual-mente en vida, el cardenal Bruno Forte, miembro de la Comisi?n Teo?l?gica Internacional. Extractamos en nuestra publicaci?n algunas de sus afirmaciones vertidas en una entrevista concedida a la Agencia Internacional de Noticias ZENIT.

"El dato de hecho es que se habla de tumbas antiguas, algunas del siglo 1 [...]. Pero tumbas como ?sas hay muchas en el territorio de Tierra Santa. Por tanto, no hay nada nuevo en esta revelaci?n. [...] ?Por qu?, entonces, tanto ruido?, se pregunta. Y responde: "Porque Hollywood ha querido lanzar una exclusiva. Dado el ?xito de operaciones como El C?digo da Vinci, se ha tratado de provocar otro ?xito an?logo, jugando con la aut?ntica cuesti?n en juego, es decir, si Jes?s verdaderamente ha resucitado [...]. De hecho, la tesis lanzada es que si all? est? sepultado Jes?s con su familia, entonces la resurrecci?n no ser?a m?s que una invenci?n de sus disc?pulos", reconoce.

"Ahora bien, dejando a un lado la inconsistencia de [a prueba arqueol?gica, que ha sido totalmente contestada por arque?logos israel?es, el dato de hecho de la resurrecci?n de Jes?s es documentado rigurosamente en el Nuevo Testamento por las cinco narraciones de las apariciones: cuatro de los Evangelios y [a de san Pablo".

Seg?n Forte, "hay un vac?o entre el Viernes Santo, cuando los disc?pulos abandonaron a Jes?s, y el Domingo de Pascua, cuando se convirtieron en testigos de El, resucitado, con un empuje y una valent?a tales que llevaron ese anuncio a todos los confines de la tierra, hasta dar la vida por ?l".

"?Que sucedi??" se pregunta el arzobispo. "El historiador profano no se lo explica. Los Evangelios nos lo dan a entender. Se dio un encuen?tro que cambi? su vida. [...]. Y este encuentro, narrado en los pasajes de las apariciones, se caracteriza por un dato fundamental: la iniciativa no es de los disc?pulos, sino de ?l, el que esta vivo, como dice el libro de los Hechos de los Ap?stoles (1, 3). [...] Esto significa que no es algo que sucede en los disc?pulos sino algo que les sucede. A partir de este hecho, a lo largo de la Historia, Cristo ha sido anunciado con un empuje que ha involucrado a genios del pensamiento, no visionarios, desde Agust?n de I-lipona y Tom?s de Aquino, hasta Teresa de Calcuta, por poner tres ejemplos".

El prelado, por ?ltimo, se pregunta: "?Por qu? tienen tanto inter?s los medios de comunicaci?n por poner en su punto de mira a Jes?s? Evidentemente porque Jes?s, en lo profundo de la cultura de Occidente y no s?lo de occidente, constituye un punto de referencia tan decisivo e importante que todo lo que le afecta nos afecta".
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios