Domingo, 12 de agosto de 2007
Art?culo publicado en programade mano de las fiestas de Ntra. Sra. de los Afligidos en Los Realejos (Bajo).

?SER?FICO LUNES DE AFLIGIDOS!


Cuando la hermana Luna, de blanca luz menor se hace due?a de la noche "Realejera", el tron?o de los fuegos desde la ermita de San Sebasti?n, despiertan y avivan al ser?fico peregrino que culmina el caminar con la oraci?n de "Completas", junto al hermano drago de San Francisco. Los fuegos se tornan en bellas piruetas que cruzan el azul noche del norte tinerfe?o, para anunciar que la Ser?fica Madre de los Afligidos est? en las calles y plazuelas de la antigua e ilustre Villa de los Realejos como "Se?ora", que se hace esplendor y belleza en la ma?ana del "Lunes de Afligidos", cuando el hermano sol se hace caer, para engalanar y contemplar el rostro de Mar?a.

La ma?ana es radiante, y el peregrino con paciencia aguarda la llegada de la Madre Bendita al lugar de Santa Luc?a, y contemplo con j?bilo la que fue d?cil al Esp?ritu Santo, cooper? y estuvo delicadamente unida a El, y la Iglesia la proclama: "Esposa del Esp?ritu Santo", ruega por nosotros. A la Madre que con esperanza aguard? la venida del Par?clito sobre la Comunidad reunida y unida en el Cen?culo, Ella, la Madre del Se?or, la Madre de la Iglesia, que por el anuncio del ?ngel dijo ?Si!. Pudo m?s la disponibilidad que la cerraz?n, la confianza que el ego?smo, para que la humanidad pudiera contemplar siempre y en todo lugar con sus propios ojos un Dios humanado, humilde, peque?o y d?bil, ante el cual el Poverello de Asisi exclamaba en Greccio: "Ni?o de Bethleem".

La fiesta de la Madre nos llena de ilusi?n, ante un Dios, (hecho Ni?o en sus brazos), que nos desconcierta en m?s de una ocasi?n eligiendo los caminos m?s insospechados (hoy la sencillez de una nazarena, se viste de gala, se cubre de elegancia, porque su riqueza, sus joyas son los "Realejeros", que por "Realejeros" y hermanos, todos son franciscanos), hoy ante su pueblo nos invita a querer a Dios, s? a querer a Dios, para no poner filtros ni par?ntesis a la voz de Dios, para evitar los prejuicios que podamos tener en nuestra misi?n de cristianos en un mundo donde apenas se escuchan ni interesan los voceros de Cristo. Mar?a nos ense?a a querer a Dios para curamos del egocentrismo que nos invade: con Dios podemos hacer obras grandes; recuperar la inocencia perdida: "he aqu? la Sierva del Se?or", responde Mar?a para que seamos capaces de sentirnos contemplados por Dios, porque se ha fijado en nosotros para prolongar su presencia en hombres y mujeres que seguimos apostando y creyendo en su Palabra.

Llega la Madre de los Afligidos al lugar santo, donde reposan los "nuestros", y la conmoci?n se adue?a del peregrino, que por un instante le pide a la Se?ora que le preste ,a su Ni?o, y el peregrino como un "lisboeta" lo toma en sus brazos, lo mira, se pregunta y con El os pregunto: ?Dudamos los cat?licos de la voz de Dios?, ?Abrimos el coraz?n a Cristo?, ?Acogemos al Esp?ritu del Se?or?

Esp?ritu que es llama que fortalece la fe, que ensalza la veracidad, que es don de sabidur?a, de entendimiento, de consejo, de ciencia, de paciencia, de piedad, si de piedad, ? Madre de Piedad! Para sentir la presencia y encontrarnos con Dios para superar tanta debilidad, tanta mediocridad, y huir del coraz?n indiferente y g?lido, de la frialdad de los que viven como si Dios no existiera, que se mofan de lo divino y se burlan de lo religioso, se r?en de lo humano...

Con el Verbo hecho carne en mis brazos, canto y rezo:
"?Madre de todos los hombres, ens??anos a decir am?n!"
"?Dios te Salve, Mar?a!"
Y alzo mis manos para devolverle a su Hijo "fruto bendito". Y el peregrino abre de par en par el coraz?n para decirles a los "Realejeros":

"He ah? la Paz y el Bien".

Fraternalmente

R.P. Fr. Francisco M. Gonz?lez Ferrera.
Franciscano
Guardi?n del Convento de San Miguel de las Victorias
Rector del Real Santuario del Sant?simo Cristo de La Laguna.

Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios