Domingo, 12 de agosto de 2007
ASUNCIÓN DE MARÍA
15 de agosto de 2007



La gracia y la paz de nuestro Señor Jesucristo, el Hijo de Dios, el hijo de María, estén con todos vosotros.

Dios ha obrado maravillas en María. Aquella muchacha de Nazaret, que llevó en su corazón y en sus entrañas al propio Dios hecho hombre, es nuestra hermana mayor en el camino de la fe. Ella escuchó la llamada de Dios, y respondió con toda su alma.
Hoy nos hemos reunido para contemplarla glorificada con Dios, compartiendo la vida nueva de su hijo Jesucristo, como una luz de esperanza para cada uno de nosotros y para toda la humanidad.
En ella vemos realizada la salvación, la felicidad, la vida que deseamos para todos, para los que viven junto a nosotros y para los que viven en los lugares más alejados. Por eso hoy celebramos la Eucaristía con un especial espíritu de acción de gracias.

A. penitencial: En silencio, pongámonos ante Dios.

-Tú, hijo de María. SEÑOR, TEN PIEDAD.
-Tú, Hijo de Dios. CRISTO, TEN PIEDAD.
-Tú, nuestro Señor y nuestro hermano. SEÑOR, TEN PIEDAD.

Hoy no proponemos moniciones para las lecturas. Las lecturas de hoy, bien leídas, tienen sin duda una gran fuerza comunicativa.

Oración universal: En la alegría de esta fiesta, y unidos a María, que hoy contemplamos glorificada junto a Dios, presentémosle al Padre nuestras plegarias diciendo: ESCÚCHANOS, PADRE.

1.Para que la Iglesia entera, siguiendo el ejemplo de María, sepa ofrecer al mundo alegría y esperanza. OREMOS:

2.Para que aquellos que dudan de su fe no desfallezcan, sino que mantengan firme la confianza en el Señor. OREMOS:

3.Para que las parejas que empiezan su camino de amor, puedan vivir con mucha alegría su unión durante toda su vida. OREMOS:

4.Para que los pobres y desvalidos puedan descubrir, a través nuestro, la ternura de Dios que no les abandona. OREMOS:

5.Para que nosotros, que nos hemos reunido hoy en esta iglesia para celebrar la Eucaristía, aprendamos a ser cada día más fieles al Evangelio, como lo fue María.
OREMOS:

Escucha, Padre, nuestra oración, y llena al mundo entero con tu luz. Por Jesucristo, nuestro Señor.


Padrenuestro: Lo hemos escuchado en el evangelio, de labios de María: nuestro Dios muestra su misericordia a los que creen en él, y está a favor de los pobres. Por eso, confiadamente, como Jesús nos enseñó, nos atrevemos a decir:

CPL


Publicado por verdenaranja @ 23:19  | Liturgia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios