Martes, 14 de agosto de 2007
Reflexi?n de Daniel padilla a las lecturas del Domingo XIX del Tiempo Ordinario, publicada en "Diario de Avisos" el domingo 12 de Agosto de 2007, bajo el ep?grafe "el domingo, fiesta de los critianos".

La fe es razonable

DANIEL PADILLA


No deja de sorprender la continua invitaci?n de Jes?s a "vivir vigilantes", a tener una actitud "despierta" ante los acontecimientos que nos rodean y ante las propias vicisitudes de nuestro caminar. Jes?s quiere que vivamos con los ojos bien abiertos, para que no nos contagie la corriente de superficialidad, de rutina, de "dormirse en los laureles", de "ir tirando", que suele ser la filosof?a del hombre, al menos en algunas etapas de su vida.

Como hombres. Efectivamente. Est? claro que esa es una constante tentaci?n. Ocurre que el hombre, en su primera juventud es inconformista, tiende a ser contestatario y sue?a utop?as. M?s tarde, en su segunda juventud, probablemente, empieza a ignorar muchos de sus sue?os. Y no es infrecuente encontrar a ese mismo hombre, ya en la edad madura, diciendo frases como esta: "?Pero, hombre, los j?venes de hoy creen que la vida es f?cil!".

Esa suele ser, amigos, la curva de nuestro discurrir. Llega un momento en el que somos propensos a "rebajar ideales" y a adormecernos en esas olas de "?todos lo hacen!", "?las cosas son as?!", "?no se puede cambiar el mundo en cuatro d?as!". Todos caemos, amigos, en el bache de un vivir sin compromiso, en el que, consciente o inconscientemente, aceptamos la filosof?a del "?ande yo caliente y r?ase la gente!". Muchas veces, quienes m?s aventuras proyectaban, han terminado "li?ndose la manta a la cabeza", "no queriendo saber nada de nada". Y esto, en el campo del trabajo, en el de la familia, en el de la convivencia social, en el de la solidaridad humana.

Como cristianos. Como cristianos, lo mismo. En la vida de cual-quiera de nosotros, han existido etapas, que parec?an especialmente tocadas por el Esp?ritu. Un peque?o y particular "Pentecost?s". Nos sent?amos transformados, como los ap?stoles. Dispuestos a "ser testigos de Jes?s en Jerusal?n, en Samaria y hasta en los confines de la tierra". ?Qu? es lo que ha pasado para que, luego, nos invada la rutina, y el desaliento, y una especie de tentaci?n enervante de "dejarlo todo" y refugiarnos en la evasi?n?

No lo neguemos, amigos. Mil veces hemos pasado del optimismo del Tabor al pesimismo de Getseman?. ?Qu? hacer?

La fe como vigilancia. Uno tiene la impresi?n, ante las continuas invitaciones de Jes?s a la vigilancia, de que esa ha de ser la gran ta-rea de la fe: la "vigilancia". Decimos que la fe es una "b?squeda", pensando por supuesto en la b?squeda de Dios, en un trabajo constante de descubrimiento del "invisible rostro de Dios". Pienso tambi?n en "otra" b?squeda: la de nosotros mismos, la de nuestros propios caminos, tan sorprendentes muchas veces. Es decir, ir analizando diariamente si mis pasos "tienen sentido" o se dejan llevar por la corriente de superficialidad y vac?o, que nos rodea por todas partes.

Fe y raz?n. Las palabras de Jes?s en el evangelio de hoy son una urgente llamada a hacerlo todo con fe y con inteligencia. Si uno tiene fe, no puede dormirse en los laureles. Si uno tiene fe, tiene que obrar con la cabeza. Si uno tiene fe, aunque pueda parecer que la fe nos propone cosas absurdas y dif?ciles, -"vender lo bienes y d?rselos a los pobres", etc?tera-, al final uno comprende que esas cosas qu? parecen disparatadas y absurdas, seg?n la ?ptica cristiana son las co?sas m?s sensatas y razonables del mundo. Porque siempre ser? razonable que uno se haga "talegas que no se echen a perder" y que uno "tenga ce?ida la cintura y encendidas las l?mparas, como los que aguardan a que el se?or venga de la boda".
Es decir, el hombre de fe tiene que hacer cosas "con sentido", con "coherencia": razonando con sus actos lo que cree por fe. Por el contrario, decir que se tiene fe y vivir bajo una perspectiva puramente material y adormecida es el m?s grande de los "sin sentidos".
Publicado por verdenaranja @ 11:07  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios