Mi?rcoles, 15 de agosto de 2007
En la excursi?n ?Madrid y alrededores? organizada por el grupo parroquial de La Guancha, la visita a la ciudad de Chinch?n constituy? una agradable sorpresa para todos los componentes del grupo.

VISITA A LA CIUDAD DE CHINCH?N

7 de Agosto


Chinch?n es uno de los pueblos m?s pintorescos de la Comunidad de Madrid, conservando su propia singularidad: Racimos de casas agrupadas en cerros dan cobijo a su Plaza Mayor con calles intrincadas.

El gu?a acompa?ante incidi? en la siguiente descripci?n hist?rica:

Chinch?n conserva y atesora su historia armoniz?ndola con su presente, como recurso tur?stico y productor agrario de calidad.
Las actividades que han generado recursos econ?micos desde el siglo XV han sido principalmente la agricultura, la ganader?a y los productos afines.
Los principales cultivos han sido los cereales, la vid, el c??amo y el olivar. La ganader?a era un complemento de la agricultura, cri?ndose diferentes clases de ganados y aves como las gallinas, cerdos, ovejas, palomas, caballos, bueyes, abejas, etc. para uso dom?stico. La cr?a del cerdo ha sido muy com?n en Chinch?n hasta la primera mitad del siglo XX La elaboraci?n del pan como alimento b?sico genera la construcci?n y compra por el Concejo de Chinch?n en el siglo XV de varios molinos harineros en el recorrido del Taju?a por su vega. En este mismo siglo se construyen los primeros molinos aceiteros que tienen un notable desarrollo en el siglo XVI y posteriores, a medida que aumentan las plantaciones de olivos. En el siglo XVIII hab?a en Chinch?n 32 molinos aceiteros.
El ganado de la zona proporcionaba la materia prima a los pellejeros, curtidores y zapateros.
Chinch?n ha conocido a lo largo de la historia tres tener?as. Los tinarejos, tejeros y alfareros daban forma a sus tinajas y a los dem?s productos artesanos vinculados a los alarifes y dem?s oficios en la construcci?n.
El ajo y los productos afines empiezan a cultivarse en el siglo XVIII siendo en la actualidad unos de los productos mayores generadores de renta en el ?rea agr?cola y de puestos de trabajo temporales.
Se mantiene la producci?n vin?cola con la denominaci?n de origen de Arganda a trav?s de la Sociedad Cooperativa que engloba a la mayor?a de los cosecheros y expende su producto tinto, blanco y rosado, embotellado y a granel.
Existen otras dos Sociedades privadas que comercializan vinos tintos, blancos y espumosos. La industria inicial estaba orientada a la agricultura y sus productos derivados. La tradici?n vinatera desde el siglo XIV en que cada cosechero tiene su propia bodega donde obtiene su vino y destila los orujos, da origen a la destilaci?n del an?s. Este destilado de vino, macerado con grano de an?s matalahuga, lo redestila de nuevo en la alquitara para elaborar el aguardiente an?sado de Chinch?n En 1.911, m?s de 300 cosecheros fundan la Sociedad Cooperativa Alcoholera de Chinch?n que inicia la elaboraci?n y embotellado industrial del An?s Chinch?n. En la actualidad existen dos industrias en el t?rmino municipal.

Nos caus? impresi?n su gran iglesia que se yergue sobre el pueblo como atalaya, bajo la advocaci?n de Ntra. Sra. de la Asunci?n. Seg?n informaci?n que recogimos se inicia su construcci?n en 1534 con un proyecto de arquitectura g?tica, de Alonso Cobarrubias y se termina en 1626, tras m?s de 48 a?os de obras paradas, con la colaboraci?n del Patrimonio del Condado de Chinch?n, y el proyecto de Nicol?s Vergara de Mozo.

El tercer conde de Chinch?n, Diego Fern?ndez de Cabrera y Bobadilla, mayordomo de Felipe II y de su Consejo de Estado, contrat? para su finalizaci?n los mejores maestros que hab?an trabajado en el Escorial.
En 1808 es incendiada por las tropas francesas, y restaurada 1828. La iglesia se presenta actualmente como una reconstrucci?n de grandes dimensiones, sin torre, hecha con muros de siller?a, con una mezcla de estilos g?tico, renacentista, plateresco y barroco.
En el centro del retablo principal destaca el cuadro de la Asunci?n de la Virgen pintado por Francisco de Goya.

No nos marchamos de esta bella ciudad sin probar sus vinos y muchos compraron sus ajos y aguardiente.


Comentarios