Jueves, 16 de agosto de 2007
El obispo, Bernardo ?lvarez, record? ayer en su homil?a las tragedias que han conmocionado a la sociedad canaria en los ?ltimos meses y las puso como ejemplo de la fragilidad humana, la importancia de la fe y la necesidad de abrirse a la palabra de Dios.



(EL D?A, 16 - VIII, Candelaria) El obispo de Tenerife, Bernardo ?lvarez, realiz? ayer una intervenci?n clara durante la solemne eucarist?a en honor de la Virgen de Candelaria. Desde el primer momento, el prelado capt? la atenci?n de los asistentes al oficio con una referencia directa a diversas noticias terribles que durante las ?ltimas semanas y meses han conmocionado a la sociedad de la Isla y del Archipi?lago, como los asesinatos, secuestros, desapariciones, violencia f?sica y psicol?gica, malos tratos, suicidios, incendios, el calor o los da?os en la agricultura.

?lvarez expres? su solidaridad con los afectados y su preocupaci?n por todas estas circunstancias. Pero no se olvid? de citar las drogas y las enfermedades que, cada vez m?s, invaden a los j?venes; o bien la llegada de inmigrantes desde ?frica y "tocan en nuestra puerta pidiendo un trozo de pan, igual que nosotros hicimos" en el pasado, record?.

Se acord? de las situaciones de corrupci?n pol?tica y cit? los casos de sacerdotes que, al igual que intelectuales, jueces o m?dicos, pueden verse involucrados en delitos de abuso de menores o de pornograf?a infantil.

Moral

En cuanto a que la Comunidad aut?noma figura a la cabeza en fracaso escolar y ruptura de matrimonios, atribuy? tal realidad "al desarme moral de nuestras familias".

A juicio del obispo, todas estas realidades son un ejemplo de que "somos fr?giles, dependemos unos de los otros y estamos expuestos a los peligros o amenazas del mal".

A los fieles que lo escuchaban les propuso la posibilidad de abrir los corazones para "dejar entrar la luz y la palabra de Dios", a?adiendo que "s?lo as? podemos frenar esta especie de locura colectiva".

Plante? que todos los problemas sociales citados anteriormente no se arreglan con "leyes sobre leyes, ni vigilancia sobre vigilancia".

Indic? que su discurso s?lo planteaba "una lectura teol?gica de la vida". Casi al final de su discurso, pidi? a la Virgen de Candelaria "que nos d? a todos fuerza (?) para educar las conciencias".

Entre las autoridades se encontraba el presidente del Gobierno canario, Paulino Rivero, que ostent? la representaci?n del Rey; el alcalde de Candelaria, Jos? Gumersindo Garc?a Trujillo; el delegado del Gobierno en Canarias, Jos? Segura.

Muchas de las autoridades civiles y militares que asistieron al evento institucional llegaron previamente a la Casa Consistorial, donde fueron recibidos por el regidor de la villa mariana.
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios