Martes, 21 de agosto de 2007
Salutaci?n del p?rroco de la parroquia El Dulce Nombre de Jes?s de La Guancha, Tenerife, publicada en el Programa de las FIESTAS PATRONALES DE AGOSTO 2007.

EL SECRETO DE MAR?A




Estimados feligreses

San Jer?nimo dice que no es la fiesta la que provoca la reuni?n sino, al contrario, la reuni?n es la que crea la fiesta: ?Verse unos a otros es la fuente de gozo m?s grande?. Y San Juan Cris?stomo: ?Si ha pasado la cincuentena, no por eso ha pasado la fiesta: Toda asamblea es una fiesta. ?Cu?l es la prueba? Las propias palabras de Cristo: All? donde dos o tres est?n reunidos en mi nombre, estoy yo en medio de ellos. Cuando Cristo est? en medio de los fieles reunidos, ?qu? mayor prueba quer?is de que es una fiesta??

?C?mo ser?an nuestras vidas sin las fiestas? ?C?mo ser?an las fiestas sin nosotros? Las fiestas son un encuentro de unos y otros para compartir: La fe, la m?sica, el folklore, el arte, las vivencias, los recuerdos, la comida, las cosas? Son momentos de gracia para vivir juntos el misterio salvador de Cristo y, junto a ?l, el misterio de su Madre, la Virgen Mar?a. En el mes de Agosto y en las Fiestas Patronales a Ntra. Sra. de la Esperanza se nos invita como vecinos del municipio de La Guancha a dejarnos encontrar por Mar?a. ?Qu? vecino de La Guancha no tiene en el coraz?n el deseo de que Mar?a le visite?

?Qu? alegr?a tan plena invade el alma de quien se deja tocar por esta Madre!

?Cu?l es el don que ella nos trae en estas fiestas?

El secreto de Mar?a es el Esp?ritu Santo. Es el secreto de la extraordinaria potencia de sus ?visitas? a lo largo de la historia de la salvaci?n a partir de aquella primera visita en Ain Karim. Lo ha recordado el Santo Padre Benedicto XVI quien ha repetido a la Iglesia y al mundo quien es Mar?a: ?El Esp?ritu Santo, que hace presente el Hijo de Dios en la carne de Mar?a, dilat? su coraz?n a las dimensiones del de Dios y la impuls? por el camino de la caridad? Jes?s apenas acaba de comenzar a formarse en el seno de Mar?a, pero su Esp?ritu ya llena el coraz?n de ella, de modo que la madre comienza ya a seguir al Hijo divino: en el camino de Judea a Galilea es el mismo Jes?s quien lleva a Mar?a?? (Benedicto XVI, 31 Mayo de 2007).

Es maravilloso escuchar en boca del Sumo Pont?fice dicha expresi?n sobre Mar?a: ??el Esp?ritu Santo dilat? su coraz?n a las dimensiones de Dios!? De aqu? surge aquella exclamaci?n de estupor y alegr?a, ante las maravillas de Dios en Mar?a, que invadi? el coraz?n de Isabel y que contin?a invadiendo el coraz?n de los creyentes.

En nuestras fiestas patronales el Esp?ritu Santo quiere poner en los labios y en el coraz?n de cada uno de nosotros el testimonio alegre de sabernos siempre acompa?ados por la Virgen en el camino que nos ha trazado el Se?or Jes?s. Se trata de buscar la presencia de Mar?a en nuestra vida y de invocarla desde lo profundo del coraz?n, para tambi?n nosotros experimentar la alegr?a de ser visitados por el Hijo de Dios que viene a nosotros, hoy como entonces, tra?do por el ?nico Coraz?n que es inmaculado, el de su Madre. Precisamente porque es inmaculado el Coraz?n de Mar?a no interfiere, no compromete en modo alguno la acci?n del Hijo, sino que secunda todos sus movimientos, incuso el m?s imperceptible, para darnos la salvaci?n. Es siempre soplo del Esp?ritu Santo el que conduce a Mar?a. Comenzando por Isabel, son muchos los que han tenido experiencia de ello. Ojal? tambi?n nosotros la tengamos. Para ayudarnos a ello y a trav?s de la imagen de Ntra. Sra. de la Esperanza, de la que celebramos el cuatrocientos aniversario desde que por primera vez su nombre apareciera en la historia de nuestra parroquia (Inventario de 1607), organizaremos unos actos en la semana de permanencia en las andas. Quisiera que todo el pueblo -ni?os, j?venes, mayores, matrimonios, enfermos, instituciones- se encontrara con Mar?a y a trav?s de ella con Jesucristo. No habr? que hacer grandes cosas. S?lo ser d?ciles al Esp?ritu Santo como lo fue ella.

La se?al ineludible de que ha habido un aut?ntico encuentro con ella, y por tanto fiesta, ser?a que todo en nosotros -gestos y palabras- hablara de la acci?n del Esp?ritu Santo que se posa sobre todos aquellos a los que ella es enviada.

Sebasti?n Garc?a Mart?n
P?rroco


Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios