Domingo, 02 de septiembre de 2007
Comentario a las lecturas del Domingo XXII del Tiempo Ordinario publicado en "Diario de Avisos" el 2 de Septiembre de 2007 bajo el t?tulo general "el domingo, fiesta de los cristianos".

Al contraataque


DANIEL PADILLA


Todo el evangelio es una sorpresa continua. En todo ?l surgen a cada paso las paradojas y los signos m?s bellos e inesperados. Pero hay p?ginas especialmente cautiva-doras. Como este fragmento de hoy.

Las t?cticas de Jes?s. Dice Lucas que "un s?bado que Jes?s entr? en una casa de uno de los principales fariseos para comer, ellos le estaban espiando". Para a?adir despu?s: "Notando Jes?s que los convidados escog?an los primeros puestos", les dijo: "Cuando te inviten a una boda, no te sientes en el puesto principal".

Eso, amigos, se podr?a titular: "El observado, observa?dor". O tambi?n: "Jugar al contraataque". Adelantarse a las t?cticas del adversario. Es decir, no permitir que ocurra aque?llo que el mismo Jes?s, en otra ocasi?n, advirti?: "Los hijos de las tinieblas suelen ser m?s astutos que los hijos de la luz".

Nos quejamos a veces de que nuestros hijos y nuestros j?venes son ganados para causas muy lejanas al ideal cristiano. ?No ser? porque el adversario nos ha tomado la delantera? ?No ocurrir? aquello que tambi?n Jes?s advirti? en otra par?bola: "el enemigo del hombre, mientras dorm?amos, sembr? la ciza?a?

Los primeros puestos. Pero dec?amos que "Jes?s advirti? que los convidados escog?an los primeros puestos". Y sobre este tema de "los primeros puestos", hizo unas puntualizaciones.
Ya comprenden que no se trata de una clase de urbanidad y de modales de convivencia. Como cuando un padre dice en casa: "Hijos m?os, no se atropellen, que hay para todos".
Tampoco se trataba de una preocupaci?n por los convencionalismos sociales y exigencias del protocolo. Nadie menos protocolario que Jes?s que romp?a todos los esquemas y que ven?a a decirnos que "los ni?os", los "enfermos", los "po?bres" son siempre los primeros.

Se trataba simple y llanamente de advertirnos que "debe?mos vivir en la verdad y no en la apariencia". Colocarse en "el primer puesto" siempre es peligroso. Puede ser una "apariencia". ?Qui?n es el m?s digno? ?Qui?n puede decir, con verdad, "yo soy m?s que t?, soy m?s merecedor de premio que t??" Un d?a que iba con sus disc?pulos observ? que dos de ellos, Santiago y Juan, sent?an tambi?n esa tentaci?n: "?Qui?n ser? el mayor en el reino de los cielos?". Parece ser que, en la misma noche de despedida, en la ?ltima cena, los ap?stoles andaban d?ndole vueltas al tema. Ya saben lo que hizo Jes?s. Levant?ndose, "tom? una jarra, una jofaina y una toalla y se puso a lavarles los pies". Y les dijo: "Si yo, siendo el maestro, les he lavado los pies, tambi?n ustedes l?vense los pies unos a otros".

?Ay, amigos! Cuando uno se mira con sinceridad en el limpio espejo de su interior, empieza a tener conciencia de su "peque?ez", de su menguada estatura. Y eso es justamente lo que quiso decirnos Jes?s: "Cuando vayas a una boda, no te sientes en el puesto principal, no sea que venga otro de m?s categor?a que t? y te digan: 'c?dele el puesto a ?ste '".
Santa Teresa, en sus sextas moradas, escribi? con mucho tino que "ser humilde es andar en la verdad". Es decir, no cre?ernos ni m?s que lo que somos, ni menos que lo que somos. No m?s, porque ya estar?amos en "la mentira", en la "apariencia", ocupando un puesto que no nos corresponde. Y no menos, porque entonces estar?amos escurriendo el bulto, escondiendo nuestras propias capacidades y responsabilidades.
Jes?s nos aconseja ponernos en el "?ltimo puesto". Es decir, en el del "servicio", el de la "disponibilidad". Es el puesto de los que saben que tienen "cinco talentos", no para pre?sumir y "salir en la foto", sino para rendir y producir "otros cinco".
Publicado por verdenaranja @ 23:50  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios