Viernes, 07 de septiembre de 2007
Entrevista al Profesor Agostino Giovagnoli, docente de Historia contempor?nea en la Universidad Cat?lica del Sacro Cuore, sacada de DOSSIER FIDES de Agencia Fides, 13 de Agosto de 2007.

D.: ??Piensa Ud., como estudioso de la Historia contempor?nea, que exista un sentir com?n en la opini?n p?blica del mundo contra la condena de muerte decretada por un Estado??

R.: ?El sentir com?n, desde el punto de vista general, es muy variado, y creo que es muy extendida una falta de reflexi?n seria. Muchos no tienen opiniones precisas al respecto y oscilan entre argumentos m?s bien emotivos. Se est? delineando, m?s bien, un sentir com?n de grupos de dirigentes, de aquellas m?s cultivados. En este sentido pienso que existe una orientaci?n favorable que est? creciendo con el tiempo.
Por lo dem?s, es necesario considerar que es extremamente contradictorio para un Estado sancionar la muerte de una persona; este hecho contradice la naturaleza misma del Estado, que debe salvaguardar la vida de sus conciudadanos?.

D.: ??Qu? significado podr?a tener para la humanidad el que las Naciones Unidas, en el curso del a?o 2007, decidiera votar una resoluci?n para la suspensi?n de las ejecuciones capitales con vistas a una abolici?n definitiva de la pena de muerte en el mundo??

R.: ?Un voto favorable tendr?a ciertamente un alto valor simb?lico, relevante desde el punto de vista moral. La aprobaci?n de una resoluci?n no comportar?a una obligaci?n por parte de los Estados, pero por primera vez se afirmar?a un principio que tendr?a que ver con todos y ser?a indudablemente un salto cualitativo; alentar?a a muchos pa?ses que est? a?n en una fase de incertidumbre a adherirse a una suspensi?n de la pena de muerte con vistas a su abolici?n.
En este sentido, una decisi?n favorable de las Naciones Unidas podr?a constituir un paso formidable hacia la superaci?n de dicha pena, que es diferente a todas las otras penas y que contrasta con el objetivo primario del Estado?.

D.: ??Podr?a, una decisi?n de esta naturaleza, constituir el inicio de un camino que renueve la esperanza de traer a la existencia o de reformar un sujeto internacional autorizado frente a los Estados, en un mundo que es cada vez m?s globalizado y transnacional, en el plano del derecho y de los derechos?

R.: ?Ciertamente, un pronunciamiento tendr?a un valor positivo para el sistema de las Naciones Unidas; reforzar?a la imagen de esta instituci?n, respecto a su rol fundamental, ser promotor del progreso a nivel internacional, como sede de una elaboraci?n cada vez m?s compartida para la tutela de los derechos humanos y la administraci?n de justicia.
Las Naciones Unidas deben medirse con los retos que nos ponen delante la globalizaci?n, y la pena de muerte constituye un paso obligado que tiene que ver con todos los seres humanos, ciudadanos del mundo. Ser?a ciertamente oportuna una reforma de la ONU. Dicho esto, sin embargo, no se debe creer que ante la ausencia de una reforma las Naciones Unidas no puedan hacer nada, ya que constituyen una sede en el sentido simb?lico, m?s que pr?ctico, cosa muy importante?.

D.: ?Hay quienes afirman que las clases dirigentes africanas tienen un rol decisivo respecto a la posibilidad de la suspensi?n de las ejecuciones capitales. En este sentido fue le?da la decisi?n de Ruanda, de hace algunos d?as, de abolir la pena de muerte en ese pa?s. ?Puede ser esto interpretado como un signo ? pol?tico e hist?rico ? de la evoluci?n en sentido democr?tico, positiva, de desarrollo, de la sociedad africana?

R.: ?La evoluci?n en esta direcci?n de los pa?ses africanos es sumamente interesante. Hasta ahora, en este tema, hay un continente l?der, Europa, pero en los ?ltimos a?os ?frica se ha ido acercando a Europa, lo que constituye una confirmaci?n del fuerte v?nculo que se presenta entre ?frica y Europa.
?frica es un continente en el que la vida humana cuenta poco y la abolici?n de la pena de muerte es un valor absoluto y representa un paso importante para la evoluci?n del derecho democr?tico.

D.: ?Existen algunos Estados democr?ticos que mantienen la pena de muerte. ?C?mo interpretar?a un historiador este dato f?ctico?

R.: ?Creo que este hecho se debe juzgar como una contradicci?n. El problema tiene que ver sobretodo con los Estados Unidos, que son una gran democracia, con profundas ra?ces cristianas. Indudablemente, en los Estados Unidos hay una carencia en la elaboraci?n jur?dica americana, que no por casualidad carece de una visi?n re-educativa de la pena, como la tiene la tradici?n europea.
En los Estados Unidos pesa una cultura de la seguridad que ofusca la responsabilidad del Estado. Por otra parte, son el ejemplo m?s evidente del valor nulo de la pena de muerte como medio para impedir otros delitos.
Publicado por verdenaranja @ 23:42  | Entrevistas
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios