S?bado, 08 de septiembre de 2007
ZENIT publica el mensaje de monse?or Wilfredo Pino Est?vez, obispo de de Guant?namo-Baracoa, con motivo de este 8 de septiembre de 2007, fiesta de la Virgen de la Caridad del Cobre


Queridos hijos e hijas de nuestra provincia:

La historia nos ense?a que hace poco m?s de dos mil a?os, y en un peque?o pa?s del Medio Oriente, vivi? una mujer, de carne y hueso como nosotros, a quien se conoce como la Virgen Mar?a, y los cristianos del mundo entero veneramos como "la llena de gracia" y "bendita entre todas las mujeres". La grandeza de esta mujer se debe al hecho de haber sido escogida por Dios para ser la Madre de Jesucristo. ?A qu? criatura, despu?s de Jesucristo, han elevado los hombres m?s oraciones, m?s cantos, m?s iglesias? ?Qu? criatura humana ha sido m?s amada e invocada, en la alegr?a, en el dolor y el llanto? ?Qu? nombre ha sido mencionado, despu?s del de Jesucristo, con m?s frecuencia que el suyo?

Con el correr de los a?os, cada pa?s ha querido tener a la ?nica Virgen Mar?a como algo propio: para los mejicanos, por ejemplo, ella es la Virgen de Guadalupe; para los franceses es la Virgen de Lourdes; para los portugueses, la Virgen de F?tima; para los brasile?os es La Aparecida; para los venezolanos, Nuestra Se?ora de Coromoto; para los cubanos, ella es la Virgen de la Caridad del Cobre. Tambi?n ella es conocida con diversos t?tulos como Mar?a Auxiliadora, Mar?a Inmaculada, la Virgen Milagrosa, etc. A ella, adem?s, la invocamos como "consuelo de los afligidos", "refugio de los pecadores", "salud de los enfermos", auxilio de los cristianos", "madre del buen consejo" y otros preciosos t?tulos m?s.

La Biblia nos dice c?mo la Virgen Mar?a, al enterarse de que su prima Isabel estaba embarazada, fue "aprisa" a la monta?a donde ?sta viv?a para ayudarla en su maternidad. Si Mar?a camin? "aprisa" los 150 kil?metros que la separaban de Isabel, tambi?n lleg? "aprisa" a esta tierra cubana. Ya en 1492, hace 515 a?os, arribaba a Cuba el gran almirante Crist?bal Col?n capitaneando una nave con el admirable nombre de "Santa Mar?a". Y en 1612 (?pronto har? 400 a?os!), un ni?o negro de 10 a?os de edad nombrado Juan Moreno, y dos hermanos cubanos blancos, Juan y Rodrigo de Hoyos, encontraron flotando, en la Bah?a de Nipe, una peque?a imagen de la Virgen Mar?a. En la tabla que la sosten?a pod?a leerse: "Yo soy la Virgen de la Caridad". "Aprisa" tambi?n la llevaron ellos a El Cobre, donde ha quedado para siempre. Uno se pregunta qui?nes fueron los protagonistas de este hecho, si los cubanos o la Virgen... porque podr?amos preguntarnos qui?n encontr? a qui?n: ?Fueron los cubanos quienes encontraron a la Virgen de la Caridad o fue la Virgen de la Caridad quien vino al encuentro de su pueblo cubano?

A la Virgen Mar?a de la Caridad le han brindado su arte, su escultura, su pintura, su m?sica, su m?rmol, su oratoria, cubanos de la talla del Padre F?lix Varela, Gertrudis G?mez de Avellaneda, Jos? Mart?, Fina Garc?a, Lezama Lima, Luisa P?rez de Zambrana, Emilio Ballagas, Ernesto Lecuona, Dulce Mar?a Loinaz, Nicol?s Guill?n, Juan Manuel N?poles Fajardo, Rita Longa, Jos? Mar?a Vitier, Amaury P?rez, Rosita Forn?s y tantos otros. ?Cu?ntos pueblos, repartos y calles, cu?ntas tiendas llevan el nombre de la Virgen Mar?a o de alguna de sus advocaciones! No nos extra?e que el primer lugar donde fueron liberados los esclavos en nuestra patria haya sido El Cobre. No nos extra?e que nuestra Mariana Grajales bautizara a su hijo con el nombre de Antonio de la Caridad Maceo y Grajales, ni que los Veteranos de la Independencia la llamaran "Virgen mambisa". No nos extra?e que una persona devota llevara al Santuario del Cobre tierra de Guant?namo con motivo del viaje al cosmos de Arnaldo Tamayo, hijo de esta provincia. Y no olvidemos a los soldados rebeldes bajando victoriosos de la Sierra Maestra con sus rosarios al cuello.

En El Cobre, ante la peque?a pero poderosa imagen de la Virgen de la Caridad, rez? de rodillas Carlos Manuel de C?spedes, y Ernest Hemingway dej? su medalla de Premio Nobel. En el Santuario del Cobre, en 1898, se celebr? una misa, ordenada por el General Calixto Garc?a, y con su Estado Mayor presente, para celebrar "el triunfo de Cuba sobre Espa?a". All?, junto a la Madre de todos los cubanos, y cuando a?n no hab?an terminado los recientes Juegos Panamericanos de R?o de Janeiro, una de las primeras deportistas en regresar a la patria ya dejaba su medalla de oro a la Virgen de la Caridad con esta sincera dedicatoria: "Con gran j?bilo, emoci?n y sentimiento dedico esta medalla a quien ha sido mi fuente de inspiraci?n en mis mayores resultados deportivos: la Virgen de la Caridad del Cobre".

Un santo obispo de Cuba, ya fallecido, afirmaba que ir al Cobre y visitar a la Virgen de la Caridad "ha sido y es para los cubanos una dicha, una experiencia ?nica y una gracia que no se olvida nunca, porque del Cobre nadie regresa nunca con las manos vac?as. No se podr?an calcular los millones de cubanos que, en estos casi cuatro siglos han ido al Cobre para llevarle siempre a la Virgen algo de su vida profunda". ?Habr? alguien en Cuba que no conozca la letra y la m?sica de ese canto tan popular que dice: "Y si vas al Cobre quiero que me traigas una Virgencita de la Caridad"?

Muchos de ustedes recordar?n c?mo una imagen misionera de La Virgen de la Caridad peregrin?, entre los a?os 1951 y 1952, por las seis provincias cubanas de entonces, visitando 684 pueblos: 116 de Oriente, 67 de Camag?ey, 169 de Las Villas, 123 de Matanzas, 70 de Pinar del R?o y 139 de La Habana. Las cr?nicas de la ?poca reflejan que a nuestra provincia lleg?, a las 11 de la noche del 30 de junio de 1951, por el Central Baltony (Los Reinaldo). De all? la Virgen visitar?a: Ermita (Costa Rica), Soledad (El Salvador), Esperanza (Argeo Mart?nez), La Isabel (Honduras), Santa Cecilia, Romeli? (H?ctor Infante), San Antonio (Manuel Tames), Belona, Marianal, Tiguabos, Cuneira, Carrera Larga, Sempr?, Jamaica, Boquer?n, Caimanera, Baracoa, Guant?namo y otras localidades m?s.

La Virgen Mar?a actualmente pasa su cielo haciendo el bien en la tierra, y nosotros somos testigos de ello. Ella est? tan cerca de Dios, que conviene que acudamos a ella en nuestras necesidades. Hace 20 siglos ella le pidi? a su hijo Jes?s un milagro para unos j?venes que se casaban en un pueblo llamado Can? de Galilea. Se les acababa el vino de su fiesta. S?lo hizo falta que ella, sin que nadie se lo pidiera, tomara la iniciativa e intercediera ante Jesucristo: "Hijo, no tienen vino". Y Jesucristo hizo el milagro de convertir el agua en vino. Ella tambi?n hoy sigue intercediendo por nosotros y nuestras necesidades: "mira, Se?or, que su matrimonio est? en peligro" o "no tienen salud" o "les falta la alegr?a de vivir", o "mira que les hacen falta m?s sacerdotes y religiosas"... Y as? muchas necesidades m?s.

Hace unos a?os, un joven universitario cat?lico me cont? la conversaci?n que hab?a tenido con un amigo y compa?ero de estudios que ten?a otra religi?n. Este ?ltimo un d?a le pregunt?: "?Por qu? t? le rezas y le pides a la Virgen si puedes rezarle y pedirle directamente a Dios?". Y fue genial la respuesta de su amigo cat?lico: "Por la misma raz?n por la que t? me pediste hace unos d?as que rezara por ti porque ten?as un examen muy dif?cil. ?Por qu? no le rezaste directamente a Dios? ?O es que t? quer?as hacer m?s fuerte tu oraci?n rezando juntos, t? y yo, por lo mismo? ?Por qu?, entonces, no vamos a poder hacer lo mismo con la Virgen para que ella rece a Dios junto con nosotros?".

A la Virgen de la Caridad le rezamos con la oraci?n del rosario, donde cincuenta veces la saludamos y le pedimos que "ruegue por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte". ?Qu? maravilloso ser?a rezar cada d?a el rosario y as? pedirle a la Virgen en cada avemar?a que est? presente a nuestro lado no s?lo cuando nos llegue ese momento impresionante de nuestra muerte, sino tambi?n ahora, en este mismo momento, cuando quiz?s estemos pasando por un momento malo, o nos han dado una noticia desagradable, o vamos de viaje por la carretera, o no nos alcanza el salario del mes o se nos dificulta la comida de cada d?a! Imitemos al eminente sabio cubano Carlos J. Finlay quien afirm? que un d?a, "mientras rezaba el rosario", tuvo la inspiraci?n de que un tipo de mosquito (el Aedes aegipty) pod?a ser el causante de la transmisi?n de la fiebre amarilla.

Queridos todos: Los cubanos necesitamos de la Virgen de la Caridad para recordar nuestras ra?ces y para que no nos avergoncemos de nuestra fe en Dios y de nuestra historia cristiana. Cuba necesita de la Virgen de la Caridad para no olvidar c?mo debe ser un pueblo de sencillo, humilde, cordial, cort?s, nada rencoroso, hospitalario y apegado a la familia. Y de c?mo un pueblo debe saber sobreponerse a las mil vicisitudes por las que ha pasado en su larga historia. Cuba necesita de la Virgen de la Caridad, la Virgen del Amor, para saber buscar lo que une y no lo que divide; para saber perdonar y buscar la reconciliaci?n; para eliminar las rencillas y sanar nuestra memoria enferma. Cuba necesita de la Virgen de la Caridad para que ella nos lleve a conocer a Jesucristo, amarlo y seguirlo.

S?lo me resta invitarlos a las celebraciones que habr? en cada iglesia el 8 de septiembre o en los d?as cercanos. Este a?o tendremos en la provincia, Dios mediante, cuatro Procesiones en honor de la Virgen de la Caridad. En la ciudad de Guant?namo ser? el viernes 7 de septiembre, a las 7 de la noche, saliendo de la Iglesia de la Milagrosa, en la calle Paseo, hasta la Iglesia Catedral, en el Parque Mart?. Y en Baracoa, Im?as y San Antonio del Sur ser? el s?bado 8 de septiembre, a las 7 de la noche. ?Pres?ntenle a la Virgencita en esas Procesiones a sus hijos y nietos y pidan para ellos su protecci?n! ?Lleven una flor para dedic?rsela a ella en el d?a de su fiesta! ?Una velita encendida en sus manos ser? signo de su oraci?n para que Dios nos conceda la paz y la felicidad de cada familia! ?Ella esperar? por todos nosotros!

Aprovecho la ocasi?n para sugerirles que, si alguna familia guantanamera no tiene en su casa una estampa de la Virgen de la Caridad y desea tenerla, puede dirigirse a la Iglesia de La Milagrosa, en la calle Paseo, este mi?rcoles 5 de septiembre, de 8 a l2 del d?a y de 2 a 6 de la tarde, y se la podremos regalar.

Pido a la Virgen de la Caridad que cuide celosamente de cada uno de sus hijos cubanos, los que estamos aqu? y los que viven o trabajan en otros pa?ses. Que la Virgen de la Caridad inspire a las autoridades del pa?s para que todas sus decisiones tengan la bendici?n de Dios y sean siempre para el bien de nuestro pueblo. Que la Virgen de la Caridad proteja a los ni?os, ancianos, presos, enfermos, a los que viven solos, y a los que se sienten tristes o abandonados. Y que la bendici?n de Dios Todopoderoso: Padre, Hijo y Esp?ritu Santo, descienda sobre cada uno de ustedes y los acompa?e hoy y siempre.

AM?N
Publicado por verdenaranja @ 23:23  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios