Lunes, 10 de septiembre de 2007
DOMINGO 24 DEL TIEMPO ORDINARIO / C
16 de setiembre de 2007


La gracia y la paz de parte de Dios, nuestro Padre, y de Jesucristo, el Se?or y hermano nuestro, est?n con todos vosotros.


Hermanas y hermanos. Sed bienvenidos un domingo m?s a la casa del Padre, nuestro Dios. Tanto nos ama, que envi? a su hijo ?nico para salvar, no s?lo a los hombres y mujeres de hace dos mil a?os, sino a la humanidad de todos los tiempos. Y con la humanidad, todo el mundo creado. Hoy, Jes?s, el Se?or, nos acoge, a nosotros y a todos los que se acercan a escucharle; nos acoge y nos sienta a su mesa. Por ?l yen el Esp?ritu Santo, Dios, nuestro Padre, lo celebra con gran alegr?a.

A. penitencial: Somos la familia de los hijos de Dios, pero tambi?n somos pobres pecadores. Nuestra vida es d?bil. Nuestro coraz?n se cierra a la Palabra de Dios. No hemos vivido amando como Jesucristo nos ama. Por eso, al empezar esta celebraci?n, pedimos perd?n por nuestros pecados.

- T? que has venido a buscar al que estaba perdido: SE?OR, TEN PIEDAD.
- T? que has querido dar la vida en rescate por todos: CRISTO, TEN PIEDAD.
- T? que re?nes a tus hijos dispersos: SE?OR, TEN PIEDAD.

Dios todopoderoso, lento a la ira y rico en clemencia, tenga misericordia de nosotros...


El evangelio de hoy nos hace escuchar tres par?bolas muy conocidas: la oveja perdida, la moneda perdida, el hijo pr?digo. Las tres muestran la compasi?n de Dios Padre por nosotros. Por eso tiene sentido leerlas seguidas. Sin embargo, puesto que la par?bola del hijo pr?digo ya fue proclamada el domingo 4 de Cuaresma, hoy se podr?a optar por leer la versi?n breve que el mismo leccionar?o propone, y terminar la lectura con: ?... la misma alegr?a habr? entre los ?ngeles de Dios por un solo pecador que se convierta?. No obstante, la siguiente monici?n presupone la lectura evang?lica entera.

Antes de las lecturas: ?Cristo Jes?s vino al mundo para salvar a los pecadores?. En la segunda lectura oiremos esta afirmaci?n de san Pablo, y ?l se situar? como el primero de los pecadores necesitado de la gracia de Dios. Esta compasi?n, la lectura del libro del ?xodo nos dice que Dios ya la tuvo con el pueblo de Israel cuando, en el desierto, se desviaron pronto de los mandamientos del Se?or. La misma compasi?n que Dios muestra cuando se afana por ?r a encontrar la oveja perdida, o cuando se pone a barrer febrilmente para encontrar una moneda, o cuando sale cada d?a por si, en la lejan?a, puede entrever la figura del hijo perdido que vuelve. Siempre tenemos sitio en la mesa de la Palabra y del Cuerpo y la Sangre del Se?or. Y tanto en el cielo como en la tierra, entre los ?ngeles y los hombres de buena voluntad, hay una gran alegr?a cada vez que, arrepentidos, nos dejamos acoger por el amor del Padre.


Oraci?n universal: Oremos confiados a Dios Padre, sabiendo que escuchar? lo que le pidamos. Un?monos a las peticiones diciendo: PADRE, ESC?CHANOS.

1. Por toda la Iglesia: que sea una presencia viva del Se?or en el mundo. OREMOS.

2. Por los pastores de la Iglesia: que sean signo de la misericordia de Dios. OREMOS.

3. Por los que sufren en su coraz?n, por los enfermos, por los que han perdido toda esperanza, por los que no tienen recursos econ?micos: que encuentren junto a ellos gestos de ayuda y de solidaridad. OREMOS.

4. Por el curso que estamos comenzando: que sea provechoso para todos. OREMOS.

5. Por todos nosotros: que sepamos compartir lo que somos y lo que tenemos. OREMOS.

Dios, t? que eres amigo de los hombres, conc?denos lo que humildemente te hemos pedido. Por... ***


Padrenuestro: Dispuestos a perdonar a quienes nos han ofendido, para obtener el perd?n que Dios nos ofrece, nos atrevemos a decir al Padre que nos ama:

CPL
Publicado por verdenaranja @ 23:21  | Liturgia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios