Viernes, 14 de septiembre de 2007
ASIA/INDONESIA - ?Flores, isla feliz para la convivencia isl?mico-cristiana en las familias, en las escuelas, en la sociedad?: es el testimonio de Sor Daniela Martinello, misionera en Indonesia desde hace 13 a?os.

Ende (Agencia Fides) - ?La isla de flores es un feliz ejemplo de armon?a isl?mico-cristiana. Cristianismo e Islam conviven pac?ficamente en las familias, en las escuelas, en la sociedad. Esto sucede cuando existe respeto, reciprocidad absoluta, convergencia hacia el objetivo del bien com?n para la sociedad?: es lo que explica en un coloquio con la Agencia Fides Sor Daniela Martinello, de las hermanas de la Sagrada Faz, misionera italiana en Indonesia desde hace 13 a?os.

La Isla de Flores (que los lugare?os llaman Pulau Bunga, es decir ?isla de las flores?) se encuentra en el archipi?lago indonesio, al este de Bali, y es el ?nico lugar de Indonesia - pa?s de gran mayor?a musulmana, con cerca de 200 millones de fieles - donde la religi?n cristiana es mayoritaria respecto del Islam, por herencia de la colonizaci?n portuguesa: de una poblaci?n de cerca de 1,5 millones de personas, los cat?licos son el 60% y los musulmanes el 40%.

Sor Daniela nos cuenta que desde el inicio de la misi?n de las Hermanas de la Sagrada Faz, congregaci?n fundada por la Beata Mar?a P?a Mastena con el carisma de ?propagar, repara, reestablecer la Sagrada Faz del dulce Jes?s en las almas?: ?En 1991, recibimos una invitaci?n en Asia y partimos para Indonesia, donde actualmente residimos en Flores y en Timor. En este pueblo del extremo oriente asi?tico el carisma ha sido acogida, encarnado y enriquecido en el estilo sobrio y meditativo propio de esta gente que sabe interiorizar el valor del silencio, de la serenidad, de la justa medida de todas las cosas. Nosotras, religiosas italianas e indonesias, vivimos con simplicidad el Evangelio con las personas entre las que trabajamos: los ni?os de las escuelas, aquellos de la catequesis, los j?venes universitarios y aquellos representantes de diversos grupos parroquiales, adultos de diversas asociaciones comprometidas en la pastoral parroquial. Adem?s, nos ocupamos de los pobres que vienen a nuestras casas y de aquellos necesitados que vamos a buscar: enfermos, encarcelados, y todos aquellos que se dirigen a nosotros, sean cat?licos, musulmanes, hind?es, protestantes, con los que vivimos serenamente, alimentando el di?logo y el ecumenismo?.

Hoy, las religiosas de la Sagrada Faz trabajan en la Arquidi?cesis de Ende, y tambi?n en los pueblos de Maumere, Kupang, en Timor, otra isla indonesia, comprometidas a desarrollar un servicio pastoral de base: ?Hemos encontrado un contexto en el que hay mucho entusiasmo hacia la fe, pero las ra?ces son poco profundas, ya que persiste un fondo de creencias animistas. Existe una realidad laical muy fuerte y desarrollada, pero se nota una carencia en la formaci?n: en esto es sumamente ?til nuestro trabajo. Hemos iniciado el trabajo con los ni?os, desarrollando una Infancia Misionera, y hemos abierto una escuela materna, en la que damos una educaci?n humana y religiosa a los ni?os, siempre en di?logo y en acuerdo con la autoridad gobernativa?.

Es extraordinaria en Flores, observa Sor Daniela, la experiencia de las relaciones isl?mico-cristianas: ?Hay una armoniosa convivencia isl?mico-cristiana tambi?n en las familias, las cuales con frecuencia tienen hijos de diversas religiones. Recuerdo la historia de dos gemelos, uno cat?lico, el otro musulm?n, ejemplo de armon?a. El hecho es que existe todav?a en Flores una instituci?n familiar con una s?lida tradici?n cultural, y prevalece el legamen de sangre. Adem?s, en Flores funciona muy bien el Forum para el di?logo Cultural, que frecuentemente interviene para dirimir los conflictos ligados a cuestiones de diversa ?ndole, que son resueltas por un equipo mixto, sin dejar que se introduzcan enemistades en dichas comunidades?.

Adem?s, las dos comunidades est?n siempre atentas a la eventual presencia de extremismos: ?En los periodos de las fiestas cat?licas e isl?micas se presta mucha atenci?n a las nuevas caras. Los habitantes locales mantienen lejos a eventuales exponentes radicales que vienen de afuera (recordemos el caso de la guerra en las islas Molucche). Frecuentemente los j?venes isl?micos hacen ronde en torno a Iglesias Cat?licas y los Cat?licos en torno a las mezquitas para evitar infiltraciones de extremistas. Y la polic?a misma est? muy atenta. Hay plena reciprocidad: se busca evitar que las peque?as tensiones se conviertan en grandes, tambi?n porque existe una situaci?n de pobreza que puede ser terreno f?rtil para los radicalismos?.

Tambi?n en las escuelas existe una ?smosis entre cat?licos y musulmanes: ?Las escuelas isl?micas no est?n cerradas r?gidamente, sino que est?n abiertas a la presencia de alumnos cat?licos, y viceversa, ni?os musulmanes frecuentan nuestras escuelas. En ambas, en acuerdo con las autoridades civiles locales, existe el permiso para la respectiva hora de religi?n: nosotras, las hermanas, hemos podido acudir a las escuelas musulmanas a realizar pastoral vocacional entre el alumnado cat?lico?.

Se debe notar que el de Flores es un Islam abierto y tolerante, profundamente influenciado por la m?stica isl?mica suf?. Y debemos recordar, dice Sor Daniela, ?que tambi?n el primer presidente indonesio Sukarno, que fue exiliado a Flores, tuvo modo de entrar en di?logo y en relaci?n con la comunidad cat?lica y recibi? algunos valores en la elaboraci?n de la ?Pancasila?, documento de los cinco principios fundamentales que inspiran la vida social indonesia?.

?Entre las comunidades -concluye la religiosa- hay pleno respeto y acuerdo, existen ?ptimas relaciones, ya que ambas comunidades tienen en mucho el bien com?n?. Un ejemplo que se espera pueda contagiar otras ?reas de tensi?n del archipi?lago indonesio y pueda llegar m?s all? de los confines de Flores, para la convivencia isl?mico cristiana en todo el mundo. (PA) (Agencia Fides 12/9/2007; l?neas 66, palabras 923)
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios