Domingo, 16 de septiembre de 2007
Trabajo sobre la presencia de Mar?a en Europa, publicado en DOSSIER FIDES de Agencia Fides.

MAR?A Y EUROPA
(Primera Parte)

Por N. Bux y S. Vitiello



ALEMANIA

Durante el reino del emperador cristiano del Sacro Imperio Romano, Carlomagno, vinculado tanto a Alemania cuanto a Francia, el culto mariano conoci? un momento de gran esplendor en el pueblo alem?n, esplendor que todav?a hoy se dirige a la Santa Madre de Dios llam?ndola con el t?tulo de ?Unsere Liebe Frau? (Nuestra amada Se?ora).

CAPILLA PALATINA ? AQUISGR?N

A este per?odo pertenece, por encargo del emperador mismo, la edificaci?n de la Capilla Palatina en la ciudad de Aachen (Aquisgr?n), sede perif?rica del imperio, en la cual se conserva el sepulcro del emperador del Sacro Imperio Romano, y donde por setecientos a?os recibieron la corona los emperadores germanos. All? fueron colocadas importantes reliquias marianas provenientes de Constantinopla que inmediatamente atrajeron un notable n?mero de peregrinos. Entre estos, una particular menci?n debe ser hecha, m?s all? del problema de su autenticidad, que no es f?cil solucionar, del vestido que us? la Virgen durante la Navidad y los pa?ales del Ni?o Jes?s. La exposici?n de las reliquias se realiza a?n cada siete a?os y el evento hace que muchedumbres de todas partes se dirijan al lugar.
La arquitectura mariana alemana se expresa notablemente en el estilo rom?nico durante los siglos X y XI, con la edificaci?n de las mayores catedrales del pa?s, entre las cuales la catedral de Spira y de Maguncia, as? como la edificaci?n de muchos monasterios que fueron siempre meta de peregrinaciones: Santa Mar?a en Capitolio en Colonia, el monasterio de Treviri, de Reichenau, de Ratisbona, y sobre todo el de Maria Laach, grandiosa construcci?n, c?lebre por su ininterrumpida tradici?n de estudios teol?gicos. A fines del 1200, la llegada del estilo g?tico estimul? fuertemente la producci?n de obras maestras arquitect?nicas dedicadas a Mar?a.
La orden de los capuchinos y la de los jesuitas fueron de importancia fundamental en la defensa de la aut?ntica y sana devoci?n mariana, sobre todo durante la iconoclast?a suscitada por la influencia luterana. Dichas ?rdenes tuvieron el m?rito de purificar al pueblo alem?n de las tendencias devocional?sticas. Una menci?n particular la merece el padre jesuita San Pedro Canisio.

NUESTRA SE?ORA DE LAS VERDES PRADERAS ? ALT?TTING

?Nuestra Se?ora de las verdes praderas?, en Alt?tting, principal santuario del Sur de Alemania y en particular de la cat?lica Baviera, tiene su origen en la obra de San Ruperto, ap?stol de la regi?n, quien transform? un templo pagano en un oratorio mariano. All? Carlomagno hizo edificar sucesivamente la Capilla de las Gracias, con planta octagonal, y un monasterio. Este ?ltimo fue devastado por las incursiones de los h?ngaros todav?a paganos, quienes dejaron sin embargo la iglesia intacta. En 1228 el santuario, abandonado por largo tiempo, fue restituido a su antiguo esplendor por obra de los duques de Baviera, en particular por los de la familia Wittelsbach. Los corazones de los reyes de esta dinast?a se conservan todav?a en las urnas situadas en la Capilla de las Gracias. La imagen que se venera hoy en Alt?tting se remonta al 1300 y es una peque?a estatua de tilo que representa a la Virgen sentada con el Ni?o, normalmente revestida por un grandioso vestido y colocada al centro de un altar riqu?simo.

SANTUARIO DE MARIA HILF ? PASSAU

El manto de la Reina del Cielo se extienda asimismo sobre numerosos Sancti Locii de la tierra alemana; entre estos recordamos en modo especial el primer santuario dedicado a ?Maria Hilf?, erigido en la ciudad de Passau a inicios del 1600, cuando el decano de la catedral de la ciudad, despu?s de haber mandado hacer, para su devoci?n, una copia del cuadro del famoso pintor Lucas Cranach, en el que el Ni?o parece casi refugiarse en los brazos de la Madre (de donde el t?tulo de Mar?a Ayuda), la expuso en una peque?a capilla que, despu?s de la enorme llegada de fieles peregrinos, tuvo que ser sustituida tempranamente por un santuario; cinco buenos vol?menes de grandes dimensiones recogen el testimonio de gracias y curaciones recibidas, por intercesi?n de la Bienaventurada Virgen, en este lugar.
Publicado por verdenaranja @ 0:19  | Art?culos de inter?s
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios