Domingo, 16 de septiembre de 2007
Ante la violencia, los obispos consideran que el desaf?o de Chile es ?educar en la paz?

EDUCAR PARA LA PAZ, DESAF?O PARA CHILE


1. Los chilenos nos aprestamos a iniciar la celebraci?n de Fiestas Patrias. En los principales templos cristianos daremos gracias a Dios por el regalo de Chile. Para algunas familias ser? adem?s, ocasi?n de merecido descanso. Y para muchos ser?, sin duda, una oportunidad de relevar los valores y tradiciones de nuestra cultura nacional y popular. Lamentablemente, los violentos episodios ocurridos en Santiago la noche del pasado martes 11 de septiembre, estremecen nuestra memoria, y producen sentimientos encontrados en este tiempo de fiesta, en el mes de Chile.

2. Nos duele la muerte injusta de un carabinero, hombre querido por su familia y sus compa?eros, servidor de su patria y de su gente. Nos inquieta la violencia irracional de personas que se amparan en la oscuridad y en el tumulto para herir, agredir y saquear. Nos asombra ver a ni?os peque?os manipulando armas. Nos conmueve que se ataque a las escuelas donde se educan los pobres para que tengan mejores oportunidades, o que se destruya y robe los modestos bienes de los propios vecinos.

3. Nos preocupa esta colusi?n peligrosa en que la delincuencia y el narcotr?fico se apoderan de muchas poblaciones, barrios y v?as p?blicas. La violencia irracional todo lo desnaturaliza y corrompe. De un modo muy particular, nos preocupa la magnitud de las agresiones y de la violencia, como tambi?n la aparici?n de armas en manos irresponsables, que impulsan al caos. Creemos que estos s?ntomas son una luz poderosa y urgente de alerta sobre nuestra convivencia.

4. Si miramos nuestra convivencia social, constatamos c?mo la violencia se va enquistando en distintos ?mbitos de nuestra vida: al interior del hogar y la familia, con episodios tambi?n fatales que nos han conmovido; en los colegios, incluso en los cursos b?sicos; en la vida laboral; en el desenvolvimiento cotidiano de nuestras ciudades, en el tr?nsito y en el transporte p?blico. Hay una predisposici?n a la agresividad y la violencia que es sumamente preocupante.

5. Necesitamos redoblar esfuerzos en el desaf?o de educar para la paz. Educar para la paz no es s?lo una tarea de autoridades. Urge conversar el tema en el hogar, en los colegios, organizaciones comunitarias y sociales. A los medios de comunicaci?n tambi?n corresponde reflexionar sobre las maneras directas e indirectas en que se exacerba la violencia. Pero, ante todo, necesitamos apreciar m?s el testimonio coherente de la gente de paz, de las instituciones encargadas de proteger el orden y la seguridad, como Carabineros de Chile, y de las personas de buena voluntad que enfrentan las agresiones con di?logo y con amor. Esos gestos convencen m?s que cualquier discurso.

6. En este mes de la patria, en que celebramos el centenario del natalicio del Cardenal Ra?l Silva Henr?quez, hacemos nuestras sus palabras, pronunciadas en otro contexto hist?rico, pero que adquieren tambi?n hoy una dram?tica actualidad: ?Tenemos que matar el odio, antes de que el odio envenene y mate el alma de Chile?.

7. Al Se?or pedimos que nos regale una cultura de la paz. Encomendamos esta intenci?n a la Virgen del Carmen, Madre de nuestro Chile.



+ Alejandro Goic Karmelic
Obispo de Rancagua
Presidente de la CECh

+ Gonzalo Duarte Garc?a de Cort?zar
Obispo de Valpara?so
Vicepresidente

+ Cardenal Francisco Javier Err?zuriz Ossa
Arzobispo de Santiago

+ Ricardo Ezzati Andrello
Arzobispo de Concepci?n

+Cristi?n Contreras Villarroel
Obispo Auxiliar de Santiago
Secretario General


Santiago de Chile, 14 de septiembre de 2007
Publicado por verdenaranja @ 23:53  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios