Domingo, 23 de septiembre de 2007
Bajo el t?tulo ?Qu? buenos son los santos! Algunos consejos para poner en pr?ctica, el padre Antonio Mar?a Hern?ndez, de Hogar Santa Rita en el Puerto de la Cruz, Tenerife nos habla sobre la obediencia.
Publicado en la revista "Como las Abejas", n?mero 34, JULIO-AGOSTO.


Es la obediencia la virtud m?s recomendada por el Se?or y en el vocabulario de la vida religiosa se dice que el que manda puede equivocarse; pero el que obedece nunca se equivoca. A Santa Rita para probar su obediencia le mandaron que regar? un palo seco de una vi?a y Ella lo cumpli? a rajatabla y Dios premi? su obediencia haciendo que brotara de ese palo seco un hermoso parral que todav?a despu?s de m?s de 500 a?os sigue dando uvas. La Virgen despu?s de que el Angel San Gabriel le aclar? que iba a ser Virgen, como Ella quer?a y madre, como Dios quer?a, dijo sin m?s: Okey, "Fiat", "H?gase como T? has dicho". "He aqu? la esclava del Se?or". Dec?a un santo, que el amor propio, el amor a hacer lo que queremos, muere un cuarto de hora despu?s de morir nosotros. Hemos de tener mucha humildad y pedir a Dios mucha fe, para ver en todo la voluntad de Dios y decir cada d?a. Lo que T? quieras Se?or y no lo que yo quiera.

Las personas consagradas en la vida religiosa, hacen promesas ojuramentos de practicarlos tres conocidos votos de obediencia, pobreza y castidad; Algunas comunidades hacen un cuarto voto, pero el m?s dif?cil de cumplir es el voto de obediencia; porque es poner a disposici?n de otra persona tambi?n humana la voluntad propia y la libertad que es como la principal caracter?stica del ser humano. Los que viven en un convento ven con m?s claridad a quien tienen que obedecer y las normas, constituciones o reglas que deben de obedecer; pero en la calle, y hablo de una manera especial para la gente del pueblo, que no tienen ni voto ni constituciones, solamente las normas generales emitidas por Dios, para toda la humanidad que son los "10 mandamientos". Por eso debemos estar siempre despiertos y abiertos a cumplir el querer de Dios, manifestado a trav?s de las diferentes circunstancias de la vida. Debemos repetir cada d?a "h?gase Se?or tu voluntad y no la m?a".

Todos vivimos en una sociedad, en una familia y uno cumple la voluntad de Dios obedeciendo las leyes justas de la sociedad en la que vivimos. Cumplir las leyes de tr?fico en todos sus detalles; un stop, un ceda el paso, una direcci?n prohibida, aparcar donde s?lo se puede. Pagar los tributos legalmente
aprobados: luz, agua, tel?fono, basura, contribuci?n. Dec?a el Se?or, "p?guenle al C?sar lo que es del C?sar". Seguir las normas de una comunidad de viviendas, o el reglamento de un deporte concreto, el respeto y consideraci?n hacia nuestros padres, o superiores, o el jefe correspondiente de cada uno. Aceptar el fr?o o el calor, la lluvia, o el sol, todo querido o permitido por Dios. Saber que nuestra libertad est? limitada y condicionada. No solamente t? eres libre, todos somos libres y mi libertad termina donde comienza tu libertad. Dios que es el director de toda la humanidad no lo tiene nada f?cil.

Qu? f?cil ser?a dirigir este Mundo si cada uno cumpliera con su finalidad, el papel que le toca en este complicado puzzle de la humanidad, un d?a grit? el Se?or: "mi libertad les har? libre" y no hay nadie que haya sido m?s libre que el Se?or y que todos los Santos y Santas que han pasado por nuestro planeta Tierra con los ojos puestos en Dios, s?lo preocupados por cumplir su voluntad. Ver en la autoridad civil, tambi?n la voluntad de Dios, en todo aquello que no sea pecado ni vaya contra los mandamientos de Dios. Le dijo el Se?or a Pilatos; t? no me mandar?as, si no hubieras recibido de lo alto la autoridad. A la hora de obedecer o hacerle caso a alguien siempre miramos quien nos manda y no lo que manda, y seg?n qu? persona est? detr?s de esa autoridad le hacemos caso o no. Qu? poca fe tenemos. Se dice en San Lucas que Jes?s estaba sujeto a la Virgen y a San Jos? y ?l era Dios.

Una manera de obedecer y hacer la voluntad de Dios, es el estar siempre dispuesto a colaborar, a que cuenten con nosotros sin tener que ped?rnoslo por favor. El estar muy atentos escuchando el parecer de los dem?s, el admitir ideas de los dem?s, que reconozcamos que son superiores a las nuestras. El estar disponible a compartir proyectos, aunque uno se lleve la fama y otro el provecho, o que t? hagas algo y no te lo reconozcan y que encima otro se apropi? como suyo, lo que un d?a tu hiciste o dijiste. iQu? m?s da! Dios est? arriba. El lo sabe todo y la verdad al final se sabe, aunque t? hagas las cosas y otro se anote los puntos. Trabaja a fondo perdido, no pasa nada. Sencillamente coopera para que todo marche mejor, no te importe que a ti te anulen. Dios sabe y basta.
Publicado por verdenaranja @ 20:30  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios