Domingo, 30 de septiembre de 2007
En el cap?tulo "DESDE LA MISI?N" se encuentra el interesante art?culo EL CENTRO SHINMEIZAN publicado por el Bolet?n "Misioneros Javerianos", n?mero 435 AGOSTO-SEPTIEMBRE 2007.

EL CENTRO SHINMEIZAN


El di?logo entre las religiones tiene un papel central en la actividad misio?nera, en la reflexi?n misionol?gica y en los tiempos actuales. Entre las diversas formas de di?logo se encuentran El di?logo de la vida, El di?logo de las obras y El di?logo de la experiencia religiosa. Di?logos y encuentro por el cual, personas de diferentes creencias viven una vecindad cordial, comparten esperanzas y preocupaciones, colaboran en proyectos comunes frente a las amenazas a la dignidad del hombre, se sienten convocadas por el Amor de Dios ?en quien creen? a favor de la persona humana que es hija de Dios, comparten la profundidad de su vida de oraci?n, la hondura de su contemplaci?n, la alegr?a y las dificultades en la b?squeda y el encuentro con Dios y con los hermanos y hermanas.
De una modesta experiencia en este campo del di?logo, desde el Centro de oraci?n SHINMEIZAN-Monta?a de la Vida, en Jap?n, nos habla el javeriano P. Sottocornola.


Cuando llegu? a Jap?n, hace 28 a?os, como misionero me sent?a ?enviado? y el enviado, el misionero no inventa el mensaje, lo porta. Todo esto es justo y es verdad. Por otra parte, El Concilio Vaticano II pon?a de manifiesto que es la Iglesia Local la responsable y la primera maestra en el arte de anunciar y pasar a otros el mensaje.

Yo me pregunt?: ?qu? me pide la Iglesia Local como misionero? No he encontrado muchas respuestas o indicaciones por parte del episcopado japon?s, pero las encontr? a nivel continental asi?tico.

El di?logo

En 1978 hab?a nacido la FABC (Federaci?n de los Episcopados Asi?ticos) y, leyendo con avidez los primeros mensajes de las asambleas plenarias, Taipei 1974 y Barrackpore 1978, he acogido la petici?n-invitaci?n de que la Iglesia de Asia se pusiera en di?logo con las religiones, para que el anuncio se realizara en el di?logo, un di?logo no s?lo de palabras, sino un di?logo basado en la experiencia de vida. Tambi?n se ped?a que la vida cristiana, rara que fuera mejor com prendida por personas de otra religi?n, estuviera ?inculturada?, encarnada. El di?logo deb?a realizarse no tanto entre occidentales y orientales, sino en el interior de la cultura. El lenguaje com?n deb?a ser el cultural.

Casa de oraci?n

Esta fue la idea que me empuj? a poner en marcha una casa de oraci?n ?inculturada?. Nuestro intento es el de inspirarnos en la cultura japonesa para dar forma a la manera de vivir nuestra espiritualidad cristiana y, al mismo tiempo, crear un centro de di?logo religioso. Por ejemplo, el primer ?mbito de nuestro di?logo, precisamente en cuanto di?logo de vida, es la convivencia con la gente de la localidad en la que vivimos, un peque?o pueblo rural: 50 familias en medio de campos de arroz. Somos los primeros cristianos que han visto en su vida. En todo el ayuntamiento de Nagomi (que es donde vivimos), que cuenta con 16.000 habitantes, hay una familia cat?lica y unos pocos cristianos protestantes.

Relaciones armoniosas

Tenemos relaciones armoniosas con la gente: participamos a sus fiestas, a sus reuniones, al trabajo. Una modesta contribuci?n, por nuestra parte, es el intentar hacer de tal forma que las religiones sean un motivo de empe?o en la convivencia armoniosa. Ellos saben que nosotros somos cristianos, los ?nicos del pueblo. Nosotros sabemos bien que ellos no lo son, son budistas, casi todos, de ?La Tierra pura?, esto es parte de su pueblo y de sus vidas, de un modo de ser sereno y rec?procamente acogedor, es una forma de vivir el di?logo de vida.

Acogida rec?proca

El hecho de que esta localidad nos haya acogido y considere al centro de oraci?n, el CENTRO SHINMEIZAN?Monta?a de la vida, un poco como ?su templo?; que muchos de ellos vengan al cen?tro, a la monta?a, para hacer la oraci?n del inicio del a?o; que el grupo de ancianos venga, cada a?o, a pasar un d?a con nosotros en el centro; que los j?venes nos hayan pedido ellos mismos, desde el inicio de nuestra presencia, organizar con ellos la fiesta de Navidad; es una peque?a experiencia de di?logo, de di?logo de vida.

El a?o pasado los visitantes han sido un millar algunos se quedan con nosotros unos d?as, o alguna semana. La mayor?a viene por una visita de un d?a, para conocernos, para saludarnos. Muchas, la mayor?a, de estas personas que nos encuentran y que encontramos en este centro no son cristianas. Organizamos un retiro espiritual mensual al cual puede asistir el que quiera y participan un buen n?mero de no cristianos.

P. Franco Sottocornola s.x.
Publicado por verdenaranja @ 21:02  | Misiones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios