Mi?rcoles, 03 de octubre de 2007
Entrevista al padre Christian Manga publicada en Bolet?n n?mero 167, Abril-Junio 2007.

Sin educaci?n no
hay desarrollo


A favor del desarrollo

El padre Christian Manga naci? en 1959 en el pueblo de pescadores de Mlomp Djib?t?ne, cerca de Ziguinchor, capital administrativa de la regi?n de Casamance (Senegal). En Ziguinchor realiz? sus estudios de secundaria. En 1979 se traslad? a Francia, donde estudi? Filosof?a y Teolog?a. En 1987 fue ordenado sacerdote en su Mlomp natal. Desde entonces y hasta 1993, ejerci? como ec?nomo y profesor de liturgia y espiritualidad en el Seminario mayor de Brin, en Ziguinchor. En 1993 fue destinado a Diemb?ring, donde durante nueve a?os dirigi? el colegio cat?lico de ense?anza media y se hizo cargo de las tareas de la vicar?a de la parroquia. Desde 1994, compagina estas tareas con una vasta actividad en favor del desarrollo de la zona, donde lucha por la paz y contra la pobreza a trav?s de proyectos de desarrollo integral, sostenible y duradero.

Ha venido a Espa?a desde Senegal como invitado de la Campa?a de este a?o, y durante los d?as que ha pasado en nuestro pa?s ha demostrado su fuerza emprendedora, su entrega a la causa de los m?s pobres, capaz de cambiar la mentalidad de mucha gente, y su infatigable apoyo a Manos Unidas, a quien califica como "una buena madre que no abandona a sus hijos

La cercan?a de Senegal con Espa?a tiene una doble direcci?n y el problema de los cayucos se intensifica d?a a d?a.

S?, as? es, y tambi?n es doble o compleja la interpretaci?n del problema. Una parte de la poblaci?n lo ve bien, porque quien utiliza los cayucos demuestra que tiene ?nimo de buscar una vida mejor para ?l y su familia. Pero, por otro lado, no se entiende que la gente se arriesgue as?, cuando han de pagar tanto dinero, que podr?an invertir en mejorar su vida all? donde viven, en lugar de arriesgarla huyendo.

Y la ra?z de ese y de otros muchos problemas es la pobreza que vive el continente. Pero, ?c?mo se podr?a combatir?

Favoreciendo la educaci?n y el desarrollo econ?mico de aqu?llos que lo necesitan. Para m? las dos cosas son imprescindibles. Sin educaci?n no se puede te-
ner el conocimiento necesario para desarrollarse, y sin recursos econ?micos m?nimos no es posible acceder a una buena educaci?n. Adem?s, y dado que en los pa?ses del Sur no existe educaci?n para el desarrollo, har?a falta una revoluci?n: introducir en los programas de ense?anza en las escuelas esta materia, con lo que ?sta conlleva de educaci?n en el sentido del bien com?n y de conciencia de la responsabilidad desde una edad temprana.

?C?mo nacen las organizaciones en las que usted trabaja?

La historia es larga, pero intentar? resumida. Cuando llegu? al pueblo en el que empec? a trabajar para ocuparme de la escuela, me di cuenta de que mucha gente no ten?a posibilidades para educar a sus hijos y necesitaban contar con su trabajo para la subsistencia familiar. Para resolver la situaci?n, decidimos impulsar ciertas medidas para que ellos mismos generasen los recursos que les permitieran darles a sus hijos la formaci?n necesaria. Vimos la necesidad de crear una organizaci?n para controlar y seguir todo el proceso de desarrollo que hab?a nacido, y as? naci? CPAS (Centro de Promoci?n Agr?cola y Social). Doy las gracias a Manos Unidas por apoyarlo desde el principio, desde que no era nada. Pero yo no quer?a que este sistema se quedara s?lo en la comarca en la que hab?a nacido, sino que abarcara todo el departamento, y por eso inici? FADDO (Federaci?n de Apoyo al Desarrollo del Departamento de Oussouyel, que ha favorecido el desarrollo en toda la regi?n. Expliqu? la idea a las otras organizaciones que trabajan en el departamento; ahora estamos m?s unidos y podemos ir m?s lejos en el proceso de desarrollo.

?Cu?les son los objetivos de ambas organizaciones?

El primer objetivo es mejorar las condiciones de vida de la poblaci?n, darles lo que les falta para vivir dignamente, porque con las carencias que ten?an tambi?n se resent?a su acceso a la educaci?n. El segundo es darles la posibilidad de llevar ellos mismos su desarrollo, de ser agentes y protagonistas.

Y eso ya se est? consiguiendo, tal y como reflejan los resultados de sus proyectos.

Los resultados de nuestra experiencia del CPAS muestran que la educaci?n es el motor fundamental para el desarrollo de un pa?s, fuerza fundamental para luchar contra la pobreza y potenciar el desarrollo.

Con la ayuda de Manos Unidas la escolarizaci?n de la zona en la que trabajo ha mejorado mucho, y esto tiene una gran importancia. Ahora nadie duda de las capacidades de las ni?as para poder estudiar. Para muchas de ellas, sus perspectivas estaban reducidas a realizar las tareas dom?sticas; ahora han pasado a ser aut?nomas y a participar m?s activa-mente en la vida familiar y social. Los j?venes tienen m?s posibilidades de encontrar trabajo y los padres son felices de ver que sus hijos pueden tener una vida mejor que la suya. Empiezan a ser conscientes de que el desarrollo es posible, y de que comienza por ellos mismos y en sus casas.

Pilar Seidel
Departamento de Comunicaci?n

Publicado por verdenaranja @ 22:45  | Entrevistas
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios